Archive for the '2gm' Category

28
Jun
10

nunca más

Todos dijimos ‘nunca más’, pero está sucediendo de nuevo
Por Ed Koch (Worldtribune.com) en Guysen International News
Domingo 27 junio 2010
Ocasionalmente, los lectores dicen que escribo mucho acerca de la hostilidad dirigida hacia Israel, particularmente por las Naciones Unidas. Mi respuesta es ésta: ¿no debería defender a Israel cuando creo que está siendo atacado injustamente, día tras día, en las Naciones Unidas y en todo el mundo? ¿No debería defender a Israel cuando, innegablemente, es maltratada por el Presidente de Estados Unidos, que me enroló en su campaña, en 2008, para hacer campaña por él en las comunidades judías de Florida? ¿No debería defender a Israel cuando creo que gran parte de las invectivas contra Israel son, en realidad, una manifestación de antisemitismo, que está aumentando en todo el mundo?
Me han decepcionado las acciones del presidente Obama contra Israel, y también he estado consternado por la prolongada aquiescencia de los miembros del Congreso a las acciones de Obama, particularmente entre los judíos del Congreso, tanto en la Cámara como en el Senado. Cuando, finalmente, los miembros, tanto de la Cámara como del Senado, dijeron lo que pensaban y expresaron sus diferencias con el Presidente, aunque a través de cartas dirigidas a la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, el Presidente recibió el mensaje. En total, 333 miembros de la Cámara y 76 Senadores firmaron cartas de protesta. Me sorprendieron los nombres de aquellos que no firmaron. Clave entre esas firmas faltantes, fue la de John Kerry, ex candidato presidencial del Partido Demócrata, que fue postulado contra George W. Bush en 2004, y que perdió por tres millones de votos.
Me sentí orgulloso de apoyar a George W. Bush en esa elección diciendo, en el momento de mi apoyo, que no estaba de acuerdo con él en un único tema nacional. Pero yo creía que el problema de hacer frente al terrorismo islámico superaba a todos los demás temas y sobre ese tema, dije, Bush era, por mucho, más enérgico que el candidato demócrata. Tuve razón y no me arrepiento de haber apoyado a George W. Bush. A pedido de Bush, hice campaña por él en Florida, tratando de persuadir a la comunidad judía de edad avanzada para que votara por él. No tuve mucho éxito con muchos de los votantes judíos que creían que FDR [NT. Roosevelt] estaba todavía postulándose, aunque sólo fuera en espíritu.
Fui a Florida en 2008 a favor del candidato presidencial senador Barack Obama, para hablar con esas mismas comunidades judías, instándolos a que votaran por él. Como le dije más tarde al Senador, en la cena de Alfred E. Smith en el hotel Waldorf Astoria, no era necesario que yo hiciera campaña. Le dije que antes de hablar en tres reuniones de votantes judíos, les pregunté cuántos apoyaban a John McCain y, en cada grupo de alrededor de 250 individuos, unos seis levantaron la mano. Pregunté cuántos no habían tomado una decisión. Una vez más, alrededor de seis. Entonces pregunté cuántos estaban por el senador Barack Obama. Y, Dios me ayude, en cada ocasión, todos los demás levantaron la mano a su favor.
El senador Obama recibió el 78 por ciento de los votos de la comunidad judía en todo el país. El único grupo que le dio un porcentaje más alto fue la comunidad afro-americana. Muchos líderes judíos, yo incluido, han concluido que el presidente Obama ha renegado de su apoyo a la seguridad de Israel, una de las principales prioridades para la mayoría de los judíos estadounidenses y para muchos cristianos, y está cambiando la política exterior de Estados Unidos a favor de los musulmanes y, en particular, de la causa palestina. No debería ser ninguna sorpresa que, en respuesta a una encuesta realizada por la Universidad de Quinnipiac preguntando: “¿Aprueba o desaprueba la forma como Barack Obama está manejando la situación entre Israel y los palestinos?”, el 67 por ciento de los judíos la desaprobaron y el 28 por ciento la aprobó. Esa misma encuesta mostró que el apoyo de los demócratas a Israel fue del 46 por ciento y, entre los republicanos, del 70 por ciento. ¿Esto me sacude, a mí y a muchos otros? Por supuesto.
A continuación del envío de las cartas de la Cámara y del Senado a la Secretaria de Estado Hillary Clinton, el Presidente pareció estar dando marcha atrás y, en una carta a una importante organización judía, le aseguró a la comunidad judía que estaba comprometido con la seguridad de Israel. Los líderes judíos, buscando poner fin a la brecha y poner fin a sus críticas hacia él en relación a este asunto, decidieron tomarle la palabra al Presidente Obama.
Sin embargo, esta semana pasada, el Weekly Standard declaró que se había enterado de que altos funcionarios de la administración Obama les habían estado diciendo a gobiernos extranjeros que la administración tenía la intención de apoyar, la semana siguiente, un esfuerzo en las Naciones Unidas de establecer una comisión independiente, bajo los auspicios de las Naciones Unidas, para investigar la conducta de Israel en el incidente de la flotilla de Gaza”.
Israel acaba de anunciar la formación de una comisión para investigar el incidente del bloqueo, que incluirá a dos no israelíes. Uno, Lord Trimble de Irlanda del Norte, el otro, el Brigadier General canadiense, retirado, Ken Watkin. Si el informe del Weekly Standard es cierto, esto seguramente volverá a despertar temores acerca de Obama en la cuestión del apoyo de EE.UU. a Israel.
Un escritor de correo electrónico me pidió que leyera los comentarios, publicados el 8 de febrero de 2010, de Pilar Rahola, una política, periodista y activista española. España es hoy una de las naciones más hostiles a Israel, probablemente debido a su gran población musulmana y a los contratos económicos con el mundo musulmán. La Sra. Rahola resume sus sentimientos con la siguiente declaración, dirigida a aquellos que asedian constantemente a Israel.
“¿Por qué, de todos los conflictos del mundo, sólo éste les interesa? ¿Por qué un diminuto país que lucha por sobrevivir es criminalizado? ¿Por qué la información manipulada triunfa con tanta facilidad? ¿Por qué todo el pueblo de Israel, es reducido a una simple masa de imperialistas asesinos? ¿Por qué no hay culpabilidad palestina? ¿Por qué Arafat es un héroe y Sharon un monstruo? Por último, ¿por qué, siendo el único país del mundo que está amenazado de destrucción, es el único al que nadie considera una víctima?”
A continuación, Rahola se ocupó de la “izquierda” y su hostilidad hacia Israel, declarando: “También hoy, como ayer, esa izquierda pregona ideologías totalitarias, se enamora de dictadores y, en su ofensiva contra Israel, ignora la destrucción de derechos fundamentales. Odia a los rabinos, pero se enamora de los imanes; grita contra Tzahal [Fuerzas de Defensa de Israel], pero aplaude a los terroristas de Hamas; llora por las víctimas palestinas, pero desdeña a las víctimas judías y, cuando se emociona por los niños palestinos, lo hace sólo si puede culpar a los israelíes. Nunca denunciará a la cultura del odio, o su preparación para el asesinato. Hace un año, en la conferencia de AIPAC en Washington, hice las siguientes preguntas: ¿Por qué no vemos manifestaciones, en Europa, contra las dictaduras islámicas? ¿Por qué no hay manifestaciones en contra de la esclavitud de millones de mujeres musulmanas? ¿Por qué no se declaran en contra del uso de niños porta-bombas, en los conflictos en los que el Islam está involucrado? ¿Por qué la izquierda esta únicamente obsesionada con la lucha contra dos de las democracias más sólidas del planeta, que han sufrido los más sangrientos ataques terroristas, Estados Unidos e Israel?… Porque la izquierda ya no tiene ideas, sólo consignas. Ya no defiende los derechos, sino los prejuicios. Y el mayor perjuicio de todos, es el que tiene contra Israel. Yo acuso, pues, de una manera formal: la responsabilidad principal por el nuevo odio antisemita, disfrazado de antisionismo, proviene de aquellos que deberían defender la libertad, la solidaridad y el progreso. Lejos de ello, defienden a déspotas, olvidan a sus víctimas y permanecen en silencio ante las ideologías medievales que tienen como objetivo la destrucción de las sociedades libres. La traición de la izquierda es una auténtica traición contra la modernidad”.
¿Recuerda las palabras que salieron después de la época de los nazis y su odio y asesinato de judíos? Esas palabras, “Nunca Más”, fueron pronunciadas en todos los países después de la Segunda Guerra Mundial. Seamos totalmente honestos. Hoy esas palabras, en casi todo el mundo, son huecas y carecen de sentido.
Aquellos que se enorgullecen de tener equidad y conciencia, cristianos y judíos, deben levantarse y hacerse escuchar. Sus protestas deben sonar por todo el mundo. No hay tiempo que perder.
Permítanme terminar con un último comentario de la Sra. Rahola: “No soy judía. Ideológicamente, soy de izquierda y soy periodista de profesión. ¿Por qué no soy anti-Israel como mis colegas? Porque como un no judío, tengo la responsabilidad histórica de luchar contra el odio antijudío y, en la actualidad, contra el odio contra su patria histórica, Israel. Luchar contra el antisemitismo no es el deber de los judíos, es deber de los no judíos. Como periodista, es mi deber buscar la verdad más allá de los prejuicios, mentiras y manipulaciones. No se dice la verdad acerca de Israel. Como una persona de la izquierda que ama el progreso, estoy obligada a defender la libertad, la cultura, la educación cívica para los niños, la convivencia y las leyes que las Tablas del Pacto, convertidas en principios universales. Principios que el fundamentalismo islámico destruye sistemáticamente. Es decir que, como no judía, periodista y de izquierda, tengo un triple deber moral para con Israel, ya que si Israel es destruido, la libertad, la modernidad y la cultura serán destruidas. La lucha de Israel, aún cuando el mundo no quiera aceptarlo, es la lucha del mundo”.
Edward I. Koch, que se desempeñó como alcalde de Nueva York desde 1978 hasta 1989, es socio de la firma de abogados de Bryan Cave.- http://www.worldtribune.com/worldtribune/WTARC/2010/ss_politics0535_06_16.asp – Traducción para porisrael.org : José Blumenfeld – Difusion: http://www.porisrael.org
(fuente: guysen.com)
Anuncios
14
Jun
10

diplomáticos españoles

Se inauguró la muestra “Visados para la libertad” en honor a los diplomáticos españoles que ayudaron a los judíos perseguidos por el nazismo
14/6/2010
Itongadol/AJN.- El viernes 10 de junio, con el auspicio del Congreso Judío Latinoamericano, el Museo del Holocausto de Buenos Aires y la Federación Sefaradí Latinoamericana, se inauguró la reconocida muestra “Visados para la Libertad” en honor a los diplomáticos españoles que durante la Segunda Guerra Mundial ayudaron a los judíos perseguidos por el nazismo. Promovida y organizada por Casa Sefarad-Israel, la gran inauguración se realizó en el Museo del Holocausto de Buenos Aires.
Con una importante presencia de autoridades comunitarias argentinas, el viernes 10 de junio se inauguró en el Museo del Holocausto la muestra “Visados para la libertad” en honor a los diplomáticos españoles que ayudaron a los judíos perseguidos por el nazismo.
La muestra, que cuenta con el auspicio del Congreso Judío Latinoamericano (CJL), el Museo del Holocausto de Buenos Aires y la Federación Sefaradí Latinoamericana (FeSeLa), rinde homenaje a los diplomáticos españoles que durante la Segunda Guerra Mundial y por propia iniciativa ayudaron a los judíos perseguidos por el nazismo.
En diálogo con la Agencia Judía de Noticias, Diego de Ojeda, Director Ejecutivo de Casa Sefarad, anunció que la muestra recorrerá todo el país y que se presentará en diferentes colegios e instituciones.
El Director Ejecutivo de Casa Sefarad, organizadora de la muestra, explicó que “es una institución publica española objetivo es estrechar lazos entre España e Israel, entre España y las comunidades judías de la diáspora”.
En este contexto, indicó que Argentina es un país “prioritario”, por la importancia cualitativa y cuantitativa de la comunidad judía. “Relacionarnos con AMIA, con DAIA, con el CJL, FeSeLa y con el Museo del Holocausto, es prioridad. Son organizaciones internacionales de la comunidad judía en Argentina”.
Gracias a su labor humanitaria varios miles de judíos lograron salvar su vida y preservar su libertad. Su comportamiento constituye una prueba de que siempre es posible resistir a la injusticia y a la barbarie.

GL
(fuente: itongadol.com.ar)
27
May
10

munición de la Segunda Guerra Mundial

Unas 9.000 personas evacuadas tras hallarse una bomba de la II Guerra Mundial
Por Agencia EFE – 27-05-10
Unas 9.000 personas evacuadas tras hallarse una bomba de la II Guerra Mundial
Berlín, 27 may (EFE).- El hallazgo de una bomba aérea de la Segunda Guerra Mundial, de unos 500 kilos de peso, obligó esta noche a la evacuación de unas 9.000 personas en un distrito del sur de Berlín.
Pasada la medianoche, un equipo de artificieros de la policía logró desactivar la bomba de fabricación estadounidense, que fue descubierta por los trabajadores de unas obras de canalización en el distrito de Zehlendorf.
El hallazgo obligó a evacuar durante más de seis horas y en un radio de 500 metros todos los edificios, cuyos habitantes fueron acogidos por otros vecinos, amigos y familiares, aunque un millar de ellos fueron atendidos en un centro montado provisionalmente.
Los artificieros de Berlín recogen y desactivan anualmente entre 25 y 40 toneladas de bombas, granadas y otra munición de la Segunda Guerra Mundial que quedó enterrada en el subsuelo de la ciudad tras la contienda.
El Senado de Berlín supone que en el subsuelo de la capital alemana hay enterradas aún unas 3.000 bombas aéreas de más de 250 kilos cada una.
© EFE 2010. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.
19
Mar
10

Aún no lo leí, pero paso el dato

18 de marzo de 2010
Nuevo E-Book. “Una inquietud: el mañana“.
Por Samuel Leillen.
Los inmigrantes judíos trasladaron a la República Argentina ciertos modelos de organización basados en el voluntariado, que eran los que se ponían en práctica en sus pueblos de Europa. Estos modelos tienen como antecedente histórico a las tribus de Israel que tenían cada una su parcela de tierra, excepto la tribu de Levi que no necesitaba tierras porque vivía de los aportes que les hacían las demás tribus que explotaban la agricultura y la ganadería. En la tribu de Levi estaban los Kohanim que se ocupaban del templo y los Leviim que eran los maestros.
El voluntariado judío en Argentina estaba integrado por personas que durante las jornadas laborales se ocupaba de sus trabajos, de sus negocios, y luego, quienes podían, se dedicaban a las misiones específicas de la comunidad. Fue así como se creó una notable red de escuelas, centros de ayuda a los necesitados, comedores populares, jardines de infantes, hogares para ancianos, centros culturales, teatros y medios de comunicación. Con el paso del tiempo este movimiento comunitario se fue profesionalizando.
Israel Leillen era, como se dice en hebreo o en idish, un askan; literalmente: la persona que se ocupa. Era un hombre relativamente humilde, un kuentenik, vendedor ambulante, que vendía a quienes los integrantes de ese oficio denominaban las marías, mujeres a quienes les daba crédito y que pagaban por mes hasta que terminaban de pagar una compra, para luego obtener nuevos créditos para compras subsiguientes. Los kuenteniks estaban asociados a cooperativas judías que les vendían mercadería al por mayor. Leillen fue un típico askan que andaba todo el día en bicicleta para visitar a sus clientes, llevando la mercadería sobre los hombros en algunos casos.
Yo lo conocí cuando era el presidente de un establecimiento educativo ubicado en la calle Morón 3067, en Flores Norte. Había una escuela y una sinagoga. Todos los días llegaba en su bicicleta, se sacaba los broches que sujetaban las bocas del pantalón a la altura de los tobillos para no mancharlo con la grasa de la cadena, dejaba la bicicleta en la entrada y atendía las necesidades de la escuela con el director, que por entonces era yo, con los maestros, y hasta con los alumnos. Todo el mundo lo conocía.
Era un hombre de corazón fantástico, sionista y orgulloso, con razón, de su hijo varón, Samuel, quien vive desde hace muchos años en Israel, de sus hijas, Eva y Berta, quien por entonces estudiaba medicina y trabajó en el Instituto Lewinstein de Recuperación, en Raanana, Israel, y de su señora esposa, Rebeca Slafman de Leillen.
Seguramente que Israel Leillen restó mucho tiempo a su familia y también a sus negocios para dedicar practicamente toda su carrera al judaísmo y al sionismo. Recuerdo que cuando había un enfermo que necesitaba ayuda -la escuela estaba a pocas cuadras del Hospital Israelita- sólo había que comentárselo a Leillen para que se hiciera cargo y solucionara cualquier problema. Su conducta era intachable, él sólo recaudaba dinero para los demás y todo lo juntado era manejado por el tesorero, generalmente un hombre mayor, retirado, respetado, que se encargaba de administrar los fondos.
Es para mí un hecho importante que la Casa Argentina en Israel haya sugerido a Samuel Leillen hacerle un homenaje a su padre, un hombre de la vieja escuela, un soldado del gran ejército silencioso que colaboró para la creación del Estado de Israel. Yo no conozco una organización parecida, de voluntarios permanentes movilizados no en tiempos de guerras sino en tiempos de vida normal, de paz (excepto que consideremos que la vida de los judíos se puede comparar a batallas permanentes para mantener las tradiciones y transmitir la heredad, el legado, a las nuevas generaciones.)
Israel Leillen quedará para siempre como un símbolo imperecedero, un ejemplo a imitar, una luz de referencia en la historia del pueblo judío.
Invito, humildemente, a leer este libro. Es el homenaje que se merecen todos los askanim.
Baruj Tenembaum

(fuente: raoulwallenberg.net)
14
Mar
10

Iberoamérica”’

07-03-10
El Holocausto y sus consecuencias
Elena Poniatowska
Leonora Carrington entre Gabriel y Pablo Weisz, sus hijosFoto Guillermo Sologuren

No me molestes, ponte a pintar –le decía Leonora a su segundo hijo Pablo, tendiéndole unas hojas de papel y algunos colores.
Muy pronto, Pablo Weisz Carrington empezó a dibujar pegasos, caballos y figuras de espaldas y de perfil, pero él se enfilaba hacia la medicina. De niño, el mundo de su madre penetró en su inconsciente. A los 10 años interrumpía a su madre:
–¿Qué te parece mi dibujo?
Leonora entra y se sienta frente a la mesa en la que platicamos Pablo y yo, y Pablo le dice:
–When you were painting you gave me a piece of paper and told me to draw something in order to leave you alone…
Leonora se levanta y se pone de pie tras la silla en la que está sentado Pablo frente a su lap top en la que pasa uno por uno los 49 acrílicos que exhibirá el jueves 11 de marzo, a partir de las 7:30 de la noche, en el Museo José Luis Cuevas a la sombra de La Giganta. “José Luis Cuevas ha sido muy generoso conmigo.”
–Do you like them? –le pregunto a Leonora.
–Yes, of course.
–Because they are your son’s. ¿Even if Pablo wasn’t your son, would you like them?
—Yes.
–¿Si los vieras colgados sobre la pared en una galería te gustarían?
–Me gustan aquí (señala la pantalla de la computadora) y en la pared.
El núcleo Weisz-Carrington fue muy cerrado porque en la familia privó la atmósfera de persecución traída de la Segunda Guerra Mundial. Chiki Emérico Weisz, el fotógrafo húngaro ayudante de Robert Capa, salía de un campo de concentración (ya en el Holocausto habían asesinado a dos de sus hermanos) y Leonora venía de Nueva York, después de haber huido de St. Martin d’Ardeche, Francia, y sufrido mucho en Santander, España. Los Carrington se encerraron en sí mismos y hasta la fecha giran dentro del círculo de los judíos que huyeron de Europa. En Hungría, los campos de exterminio acabaron con hombres, mujeres y niños obligados a llevar la Estrella de David sobre su ropa. En las tarjetas de racionamiento, la policía ponía una “j” por judío, y la ignominia nazi quedó grabada en el antebrazo de muchos europeos que lograron sobrevivir y denunciar el Holocausto. En México, en 1946, cuando nació Gabriel, filósofo y poeta, los judíos de varias nacionalidades se unieron para protegerse, y cuando nació Pablo, el 14 de noviembre de 1947, ya la familia era lo que se ha dado en llamar un núcleo dispuesto a resistir todos los embates de la vida. Ni Leonora ni Emérico tenían un solo pariente en México, se apoyaron en otros judíos que padecían la misma soledad. No es que los Weisz fueran practicantes, lo que sí, en el colegio inglés Westminster a los niños Gaby y Pablo les recordaban que habían matado a Cristo (*), y eso los marcó, sobre todo a Gabriel, quien es más propenso a la angustia que Pablo.
El mundo de Leonora era el de la casa en la calle de Gabino Barreda, en la que se reunían en torno al dinamismo de Remedios Varo, Benjamin Péret, Gunter Gerszo, Kati y José Horna, y Esteban Frances. En esa casa llena de humedades y semi derruida los niños jugaban con los gatos mientras los mayores preparaban la comida y jugaban a cadáveres exquisitos que en Francia inauguraron André Breton y Marcel Duchamp.
Cuando el excéntrico Edward James entró por primera vez a la casa de los Weisz, le asombró que el estudio de Leonora fuera tan modesto y pareciera más bien un cuarto de trebejos en el que ella pintaba entre toda clase de objetos inservibles. James era un millonario inglés que coleccionó Dalies y Magrittes y de pronto descubrió a Leonora, compró algunos de sus cuadros y le organizó una exposición en la galería Julien Levy en Nueva York.
–Mis relaciones con Edward James no fueron perfectas, él no me quería –cuenta Pablo. En Navidad, a Gaby le regalaba un barco precioso y a mí una muñequita, así de chiquita, para niñas, porque en una ocasión en que él estaba durmiendo con la boca abierta, yo le eché adentro una mosca o un chapulín, no recuerdo bien, sólo tenía cinco años, pero él se enojó conmigo y siempre manifestó su preferencia por Gabriel. También a Benjamin Péret le mordí la pierna en París, a los cuatro años, porque quería hacerme cruzar una calle y me dio miedo, pero aunque a él le dolió mucho la mordida, nunca tomó venganza. Edward James usaba calcetines amarillos, se los quitaba y los dejaba detrás de la puerta. Se decía que era heredero del trono de Inglaterra, pero él nunca lo confirmó ni lo desmintió. “Es el hijo ilegítimo de Eduardo VII.” Invitaba a mi mamá a comer, y a la hora de la cuenta exclamaba: “Oh, olvidé mi cartera”. Cuando tenía dinero sacaba un sobre con billetes de a peso y así pagaba, pero si él no llega a nuestra vida, en la calle de Chihuahua, en la ciudad de México, nos habríamos muerto de hambre. Las pinturas que le compró a mi madre deberían estar en Westmeath, Inglaterra, pero a lo mejor ya se perdieron, porque en Xilitla también Edward James tenía Magrittes y De Chiricos abandonados contra los muros y todos descuidados.
–¿Tu padre también impulsó tu vocación?
—Sí, le gustaba que pintara, los dos me apoyaron mucho, a diferencia de Max Ernst, que fue mal padre de su hijo Jimmy, quien lo veía como a un dios.
“Quiero que mi madre oiga lo que voy a decir.” Leonora se sienta: “No podría haber tenido una mejor madre que ella”.
–Thank you –dice Leonora llevándose su cigarro a la boca.
–Ya en la secundaria sabía que mi vocación era la medicina. También a Gaby le fascinó la medicina, pero luego la dejó. En la UNAM, escogí ser patólogo, ver los colores a través del microscopio. En el 68, cursaba yo el segundo año de medicina, terminé mi carrera en la UNAM y luego viajé a Estados Unidos, y allá me hice patólogo en NYU, Universidad de Nueva York, al lado de Belleville, cerca del río Hudson, a espaldas del hospital en la calle 23 y la primera. Permanecí en NYU tres años. Antes, en México, Gaby y yo habíamos participado en el movimiento estudiantil de 1968 y escondimos una impresora en el patio de la casa. Repartíamos volantes en la calle, en los mítines, en las esquinas, y cuando a Elena Garro se le ocurrió denunciar a intelectuales simpatizantes del movimiento, dio el nombre de mi madre, simplemente porque ella era amiga de Octavio Paz, su ex marido. Entonces, Gaby y yo salimos a Estados Unidos con mi madre y yo hice allá mi carrera de patólogo. En los primeros cinco años de mi residencia, casi no pude pintar, pero después me casé en Nueva York con Wendy, y tuvimos dos hijos: Alex y David; desde entonces he hecho exposiciones de 150 dibujos o más en Shreveport, Louisiana; en Chicago en la galería Venzor, y la última, de 50 acrílicos, acuarelas y dibujos, así como esculturas de bronce y madera, en la principal galería de arte de Richmond, Virginia.
“En mi pintura aparecen muchos animales, porque en la casa siempre los hubo. Edward James traía víboras y cacatúas a la casa, y mi mamá las recibía, pero la que tenía más paciencia con las excentricidades de Edward era Kati Horna, la fotógrafa con la que mi papá hablaba húngaro.”
Los cuadros de Pablo Weisz Carrington parecen “milagros”, exvotos que se cuelgan a un lado del altar y dan las gracias por salvarse de peligros y calamidades. Tienen mucho de naive y mucho de cuento para niños. Sobre una superficie a cuadros, blanca y negra, que recuerdan a De Chirico, Pablo coloca, como en un ajedrez, caballos y personajes. De una taza saca el nacimiento del horizonte, fabricado por un hombre y una mujer. Casi todos sus personajes están de espaldas.
–¿Tú haces muchos apuntes para luego pintar?
–Sí, pero, ¿sabes lo que me pasa? Durante un tiempo largo no tengo ideas, y luego en un día vienen seis o siete, entonces tengo que anotarlas rápido, porque si no, se me olvidan. Hago un croquis. De éste, El árbol de los pájaros, hice un croquis previo.
—¿Crees que lo que pintas está relacionado con los sueños de tu infancia?
—No creo, no, no sé de dónde vienen. ¿Do you know where the things you paint come from? –le pregunta a Leonora.
–They just appeared.
–¿También tienes, como tu mamá, la obsesión por los caballos?
–I never had a horse, but I like them. My mother had many horses.
–Not so many –respinga Leonora.
–Este cuadro se llama Paseo de la Reforma, y le puse alas a los caballos porque estéticamente no me gustan los aviones. Antes, para transportarse lejos, el caballo era más humano, pero ahora el avión es el que galopa en el aire.
–Remedios Varo dibujó instrumentos exactos, tubos de química, insectos, hizo estudios de biología para libros y laboratorios. ¿No influyó en ti?
–Sí me interesaron sus dibujos, pero me interesan Magritte y Leonora, claro.
–Al mismo tiempo que tus dibujos son poéticos también son naive.
–Un poco naive, sí.
–Se parecen a lo que pintaría un niño, porque hay mucho de niño en ti. ¿Ha visto Cuevas tu pintura?
–Sí, yo quiero mucho a Cuevas, es un hombre maravilloso, me dio esta oportunidad de exponer en su museo y me siento agradecido. Siempre estaré en deuda con él.
–¿El peso del talento de tu mamá es duro de llevar?
–No, aunque mis temas se relacionan con los suyos y tenemos la misma obsesión del huevo, pero sus imágenes se remontan a su conocimiento de los celtas y mi mundo es completamente imaginario y está ligado a mi pasado judío-húngaro y a mi pasado mexicano. Ir a Xilitla con Edward James me marcó, porque James era una parte del mundo raro de mi mamá. Mira, aquí pinté un caballo encima de la cornisa de una construcción a punto de tirarse al vacío, porque no hay regreso posible, ninguna forma de dar la vuelta.
Como el Monte Análogo que unía la tierra con el cielo y en consecuencia guardaba conocimientos y saberes que guiaban a los hombres hacia otro horizonte. En La escuela de caballos voladores, los caballos tienen la ingenuidad primitiva de volar hacia el sol como en los exvotos de iglesia
–Tus cuadros parecen dar las gracias.
–¿Verdad? Como milagritos… Se meten al edificio como caballos y salen como pájaros. Es un tríptico que titulé La conversión.
Admirador de Leonardo da Vinci: “¿sabes que pintó muy pocos cuadros y su mejor cuadro, además de la “Mona Lisa y La última cena, es La Virgen del armiño?” Pablo se manifiesta una y otra vez contra el nazismo y Leonora lo secunda. Hitler es innombrable en la casa de la calle de Chihuahua y la memoria de Chiki Weisz puede sentirse honrada por sus dos hijos, Gabriel y Pablo, y por Leonora, quien ha combatido el fascismo y el autoritarismo. René Magritte es otro de los pintores que más han influido en Pablo, así como sus lecturas impulsadas por su padre: Rimbaud, Baudelaire, Mallarmé, y por su madre, Huxley, Shakespeare, William Blake y el maravilloso libro de Pierre Mabille, Mirror of the Marvelous. A los dos niños no se les daban juguetes, sino libros y discos; Mozart, Bach y Vivaldi subían por la escalera de la casa y se disolvían en la azotea.
Lo que más marcó a Gaby y a Pablo, que usaban capas para viajar y así conocieron a la blanca hija del minotauro (mitad hombre, mitad toro), es el nazismo, cuyo régimen de terror causó la muerte de cerca de 2 millones 500 mil personas (la mayoría judíos), tan sólo en el campo de concentración de Auschwitz. Para dos niños como Gabriel y Pablo debió ser muy difícil saber que los hermanos de su padre habían sido exterminados en el Holocausto y seguramente influyó en su crecimiento, sobre todo porque en México había admiradores de los nazis, y a la hora de los noticieros muchos espectadores aplaudían el paso de ganso de los soldados alemanes. Ana Frank, Elie Weisel, Edith Stein (monja católica de origen judío), Primo Levi, Imre Kertesz, Victor Frankl vivieron en carne propia el racismo, la persecución, y pocos sobrevivieron a los hornos crematorios; esto, obviamente, influyó en los dos hermanos, hijos de un húngaro judío y de una aristócrata inglesa: Chiki Weisz y Leonora Carrington.
(fuente:.jornada.unam.mx)
(*) Jesús
04
Feb
10

Shimon Peres

MENSAJE DEL PRESIDENTE SHIMON PERES ANTE EL PARLAMENTO ALEMÁN, BUNDESTAG
en conmemoración del Día Internacional de la Shoa, 27 de enero, 2010.
Sr. Presidente,
Sra. Kohler,
Sr. Presidente del Bundestag,
Sra. Canciller,
Sr. Presidente del Bundesrat,
Sr. Presidente de la Corte Federal Constitucional,
Profesor Tych,
Honorables miembros,
Su Excelencia,
Honorables invitados,
Me presento hoy, ante ustedes, como Presidente del Estado de Israel, Hogar del Pueblo Judío. Y, mientras mi corazón se quiebra frente a los recuerdos del terrible pasado, mis ojos se orientan hacia el futuro común de un mundo joven, de un mundo libre de todo odio; un mundo en el que las palabras “guerra” y “antisemitismo” sean palabras muertas.
Mis Honorables;
En la tradición judía, que nos acompaña desde hace miles de años, encontramos una oración en arameo, que es pronunciada en memoria del muerto, en memoria del padre y la madre, de hijos e hijas, hermanos y hermanas. Esa oración, antiquísima, que no alcanzaron a pronunciar ni escuchar las madres cuyos bebés fueron arrancados de sus brazos, los padres que acompañaron con mirada de espanto a sus hijos arrastrados hacia las cámaras de gas ni los niños elevados en las cenizas del crematorio. Desde esa condición, Damas y Caballeros, pido pronunciar las primeras palabras de esa oración, aquí y ahora, en nombre del Pueblo Judío y en recuerdo y memoria de los 6 millones que se convirtieron en cenizas.
Itgadal veitkadash shme rabá ,
Bealmá divrá jiruté veiamlij maljuté,
Veiatzmaj purkané, vikarev meshijé.
Bejaieijón uveiomeijón , uvejaiei dejol beit Israel
Baagalá uvizmán kariv, veimrú Amén.
Iehé shme rabá mevaraj Leálam uLeálmei almaiá.
Itbaraj veishtabaj, veitpaar,
Exaltado y santificado sea Su gran Nombre en el mundo que El ha creado según Su voluntad.
Que El establezca Su reino, haga florecer Su redención y aproxime la venida de Su Mashiaj durante nuestros días y vuestros días y en vida de toda la Casa de Israel, rápidamente y en una época cercana y decid, Amén.
Sea Su glorioso nombre bendecido por siempre y por toda la eternidad. Alabado, enaltecido, honrado, loado y venerado sea el nombre del Santo, Bendito Sea,
Y la oración termina con palabras que se convirtieron en el Estado de Israel, en un símbolo del sueño, en el mundo judío:
Osé shalom bimromav, hu berajamav/ iaasé shalom aleinu/ veal kol Israel, veimrú Amén
El que hace la paz en los cielos, hará la paz sobre nosotros y sobre
todo Israel y decid Amén.
Mis amigos,
Delegados del Pueblo Alemán y sus representantes,
En el Estado de Israel y a lo largo del mundo, los sobrevivientes de la Shoa se alejan, lentamente, de la tierra de la vida. Su número disminuye día a día. Y, al mismo tiempo, aún viven, sobre la tierra alemana, en Europa y en otros sitios del mundo, aquellos que se ocuparon de la tarea más vil sobre la tierra, El Holocausto. Les pido, por favor, hagan todo para someterlos a juicio.
No se trata de venganza.
Es hora de educar.
Es hora de gracia para la joven generación en todo lugar.
Que lo recuerde. Que no olvide. Que conozca lo que sucedió y que nunca, pero nunca, se le ocurra, que existe otra posibilidad más allá de la paz, la conciliación y el amor.
Hoy, el Día Internacional de Recordación a las Victimas de la Shoa, es el día en que el sol alumbró, por primera vez, hace 65 años, luego de seis años de oscuridad y sus rayos revelaron, ante los ojos de todos, la magnitud de la destrucción a mi pueblo.
El mismo día, el humo aún sobrevolaba por sobre los crematorios desmantelados y las manchas de sangre y polvo regaban, todavía, con densidad el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. Las vías del tren en silencio. La “rampa de selección”, vacía. Sobre el monstruoso valle reinaba la mentirosa calma. El oído solo podía captar el silencio pero, desde la profundidad de la tierra congelada, surgía el grito que rompía el corazón de la humanidad y llegaba hasta el silencioso e indiferente cielo.
El 27 de enero de 1945 llegó al mundo demasiado tarde. 6 millones de judíos ya no estaban con vida.
Éste día simboliza no solo la unidad con el recuerdo de los asesinados, no solo la limpieza de la conciencia humana hacia el horror más allá de lo entendible sino, también, la tragedia en la tardanza; la lección del período de tiempo en el que, la opinión mundial, quedó bajo las llamas y la industria de la muerte actuó, día tras día, años tras año, sin molestias.
Tres años antes, el 20 de enero de 1942, no lejos de aquí, en la villa de Wannsee, a orillas del bello lago, un grupo de importantes generales y comandantes, bajo la dirección de Reinhard Heydrich, se reunieron para organizar y coordinar la puesta en práctica del programa “Solución Final del “Problema Judío”.
Adolph Eichmann aplicó, al pie de la letra, el documento que detallaba la población destinada a la deportación y el aniquilamiento en la que se incluían todos los judíos del continente europeo; desde los tres millones que vivían en Polonia, Ucrania y en la ex Unión Soviética hasta los 200 judíos que vivían en la pequeña Albania. 11 millones de judíos fueron señalados para morir. Los nazis eran eficientes y, desde la villa de Wannsee, el camino condujo a Auschwitz, a las cámaras de gas y los crematorios.
– Estoy frente a ustedes, éste día y en éste lugar, mis respetados Líderes y Representantes de la otra Alemania, la democrática, como representante del Estado Judío, Estado de los Sobrevivientes, Estado de Israel.
Siento el tremendo peso y la grandeza de esa posición. Confío y espero que sientan como yo. Por un instante, coloco, ante mis ojos, la imponente imagen de mi abuelo, Rabbi Zvi Meltzer, de quien tuve el privilegio de ser su amado nieto.
Fue mi maestro y educador. Me enseñó la Biblia. Lo veo con su blanca barba y sus negras cejas, envuelto en el manto ritual, entre el público observante en la sinagoga, en mi pueblo de nacimiento, Vishniev, en Bielorrusia. Me sumaba entonces, a un lado de su manto y escuchaba, con fascinación, su transparente voz. Aún resuena en mis oídos en la oración de Kol Nidre del Día del Perdón, los momentos e instantes fijados, según su creencia, por el Creador del Mundo, quién vivirá y quién morirá.
Lo recuerdo parado en la terminal del ferrocarril que me condujo a mí, un niño de 11 años, desde el pueblo hacia el Estado de Israel.
Recuerdo su emocionado abrazo.
Recuerdo las últimas palabras y los preceptos que le escuché decir: “Mi niño, permanece judío, por siempre!”
El tren hizo sonar su bocina y comenzó su marcha.
Observé – desde la ventana – a mi abuelo hasta que su imagen despareció. Fue la última vez que lo vi.
Cuando llegaron los nazis a Vishniev ordenaron, a todos los miembros de la comunidad, reunirse en la sinagoga. Mi abuelo marchó primero, envuelto en el mismo manto ritual dentro del cual me envolvía de niño y, su familia, con él. Las puertas fueron cerradas por fuera y el fuego se apoderó de la estructura de madera. De toda la comunidad, sólo quedó el humo. Nadie sobrevivió.
Mis Honorables;
La Shoa despierta preguntas sobre la profundidad del alma humana.
¿Hasta dónde puede llegar el mal que habita en los hombres?
¿Hasta dónde puede llegar el silencio del pueblo que sabe de cultura y respeta la lógica?
¿Cuántas desgracias es posible provocar?
¿Silenciar la conciencia moral?
¿Silenciar un lógico balance?
¿Cómo puede un pueblo verse, a sí mismo, como hijo del “Racismo Supremo” y a su prójimo como a una creación nula?
Y persiste la pregunta actual, ¿por qué el nazismo vio en la existencia judía un peligro tan grande e inmediato?
¿Qué movilizó a los nazis a destinar tantos recursos hacia la industria de la muerte ?
¿Qué sentido vieron los nazis en continuar, y perseverar, en ello hasta el final, incluso cuando su causa ya se diluía en el horizonte?
¿Acaso el poder judío amenazaba con frenar al “Reich de los Cien Años?
¿Acaso podía un pueblo perseguido frenar la destructiva maquinaria nazi de matar?
¿Cuántas divisas tenía la comunidad judía en Europa?
¿Cuántos tanques, aviones de combate, cuántos rifles?
Damas y Caballeros,
Es imposible definir al odio nazi, simplemente, como “antisemitismo”. Es una definición banal. No explica el hervor asesino vital; la forzada determinación del régimen nazi por eliminar a los judíos.
¿Acaso la guerra no estaba destinada al control sobre Europa y no para hacer cuentas con la historia judía?
Y, parece que éramos nosotros, los judíos, una terrible amenaza a los ojos del régimen hitleriano.
No se trataba de una amenaza militar sino de una amenaza moral.
Frente al anhelo que negaba nuestra fe, que todo hombre nace a la sombra de
Dios, que todos son iguales ante Dios, iguales como seres humanos y que el judío, aún estando libre de armas, contaría con la gracia divina.
Desde el día que nació el pueblo judío, ordenamos: “No Matarás!” y “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, en todas las situaciones, en todos los lugares.
A ese judío inocente, que cree en esos preceptos, lo veo – en este momento – ante mis ojos en la figura de mi buen abuelo, el recto y querido hombre. Los nazis intentaron convertirlo en un demonio, no un hombre. Lo cremaron en vida a él y a sus hermanos. El fuego quemó sus cuerpos. No su espíritu.
Intentaron describir a mi pueblo en terribles películas de propaganda, como parásitos, como ratas enfermas, como propagadores de enfermedades. Los nazis olvidaron, e hicieron olvidar, los valores de justicia y misericordia.
Como judío, porto siempre el sello del dolor de la Shoa de mis hermanos y hermanas.
Como israelí lamento la trágica demora de la creación del Estado de los Judíos, que dejó a mi pueblo sin costas seguras.
Como abuelo, soy capaz de superar la pérdida de un millón y medio de niños, el potencial humano y creativo más importante en condiciones de modificar el destino de Israel.
Estoy orgulloso de ser el más acérrimo enemigo del mal nazi.
Estoy orgulloso de la herencia de nuestros antepasados, la total oposición a la Biblia del racismo.
Estoy orgulloso del levantamiento de Israel, la respuesta moral e histórica al intento de borrar al pueblo judío de la faz de la tierra.
Le agradezco a Dios que algunos pueblos se hayan levantado y frenaran la locura, la maldad y la masacre.
La Shoa debe permanecer frente a los ojos y la conciencia de la humanidad como una grave alerta eterna; como una orden que compromete al respeto por la vida, la igualdad entre los hombres, la libertad y la paz. No debe verse – en el asesinato de los judíos de Europa en manos de Alemania nazi – una especie de “agujero negro” astronómico, una estrella de la muerte que traga la luz, que reúne en su interior – como unidad – el pasado y el futuro. Está prohibido que la Shoa sea, ante los ojos de todos, una barrera a la fe en el bien, en la esperanza, en la vida.
Me pregunto hoy, en el Día Internacional de la Shoa, ¿cómo querría el judaísmo europeo que lo recordáramos? ¿Quizás solo a través del humo de los crematorios? ¿O, quizás, sea correcto recordar la vida que antecedió a la Shoa?
Si existe – para los millones de judíos de Europa- una voz colectiva; esa voz nos llama, a nosotros y a ustedes, a mirar hacia delante; ser los que pudieran haber sido las víctimas y no fue; reconstruir lo perdido. ¿Acaso la creación de los judíos alemanes, que se identificaban con su país y cuyo aporte a la cultura, a la ciencia, la economía, la posición general de Alemania no fue tan grande, sin relación al tamaño de la comunidad?
¿Acaso los judíos europeos no promovieron y desarrollaron la ciencia, la tecnología, la economía, la literatura y el arte de este continente?.
Ellos lo hicieron porque, después de haber sido expulsados de su tierra, se vieron obligados a ser un pueblo nómade, conocedor del Libro; artesanos y comerciantes en varias lenguas; un pueblo bendecido con médicos, escritores, científicos y artistas; un pueblo bendecido con personalidades que maquillaron la cultura de Alemania y aportaron al mundo todo.
Me conmueve el pensar en la enorme corriente de pensadores e inventores que surgieron de la profundidad de la aldea judía, del gueto judío, de los hogares de la burguesía judía, desde el momento en que – a los judíos- se les permitió el ingreso a las universidades. Como en una sesión de magia, nos surgieron Albert Einstein, Sigmund Freud, Martín Buber, Carl Marx, Hermann Cohen, Hanna Arendt, Heinrich Heine y Moshe Mendelsohn, Rosa de Luxemburgo, Walter Rathenau, Stefan Zweig y Walter Benjamin que tienen, en común – a pesar d e ser personalidades tan diferentes- el enorme aporte al pensamiento de la humanidad; su contribución a la modernidad en su camino excepcional. Ellos orientaron la mirada alemana, europea y mundial hacia un nuevo futuro.
Y, ahora, aprendieron la lección que dice: “Nunca más”, no más Biblia del racismo; no más sentimientos de superioridad; no más autoridad divina a la provocación, el asesinato, a la violación de la ley; a la negación de la Shoa y de
Dios; no más abstinencia de una dictadura sedienta de sangre, escondida detrás de máscaras demagógicas y, sobre ellas, consignas de muerte.
Mis amigos,
Representantes del Pueblo Alemán,
Las amenazas de exterminio de un pueblo y de un estado son oídas a la sombra del desarrollo de armas de exterminio masivo, en manos desequilibradas, con una idea insensata, con un lenguaje mentiroso. Para evitar otra Shoa, nuestro compromiso es educar a nuestros hijos a respetar la vida humana y mantener relaciones entre los pueblos a través de la paz; respetar la cultura particular y los valores universales; imprimir cada vez la lista de los Diez Mandamientos, encender las luces, orientar los telescopios y microscopios que iluminen los escondites de la ciencia, que encierran los remedios del hombre y de su alma; alimentos para los pobres, agua para los sedientos, aire para respirar.
Sabiduría para la humanidad.
Con el fin del Mandato Británico, Ben Gurion, líder de la nación renovada, declaró la creación del Estado de Israel. Los árabes rechazaron la resolución de Naciones Unidas y sus ejércitos atacaron a Israel. Y, entonces, algunas horas después de la Declaración, en el momento de nacer, siete ejércitos árabes atacaron a Israel para destruirla. Los enfrentamos solos. No teníamos aliados ni respaldos. Esa era la única esperanza que quedaba para el pueblo judío. Si hubiéramos perdido esa batalla, hubiera sido el fin de nuestro pueblo.
El Ejército de Defensa de Israel ganó esa enorme campaña, mientras la justicia histórica y la valentía humana permanecieron unidas. En ese ejército, en esa guerra, sirvieron los sobrevivientes de la Shoa que habían llegado a las costas y se enrolaron durante los combates. Parte de ellos cayó bajo fuego.
Mientras se reponía de las heridas de la guerra, la pequeña Israel comenzó con su primera prioridad de abrir sus puertas a los sobrevivientes de la Shoa y a los refugiados judíos de los estados árabes. Para ellos, todas las otras puertas estaban cerradas.
Mis Honorables,
Recordamos bien el día en que aún, en el colapso de nuestra sangre, llegó la ayuda, del lugar menos pensado, de la nueva Alemania. Dos líderes de estatura histórica, se dieron la mano, desde ambos lados del abismo: el Canciller Konrad Adenauer, padre de la Alemania Federal Democrática y David Ben Gurion, padre fundador y Primer Ministro del Estado de Israel. El 27 de septiembre de 1951, Adenauer habló sobre la tarima del Bundestag sobre la responsabilidad del pueblo alemán por los delitos del Tercer Reich hacia el pueblo judío; sobre la disposición de su gobierno por restituir los bienes judíos robados y la ayuda al levantamiento del Estado de Israel.
La decisión del gobierno de Israel de mantener negociaciones directas con el gobierno de Alemania despertó una tormenta, que no habíamos conocido en el mundo judío. Sobrevivientes – en cuyos brazos se tatuaron los números de la muerte en los campos de exterminio- fueron parte de las piedras en la Knesset y se contaron entre los que no apoyaron a Ben Gurion. Pero Ben Gurion se mantuvo en sus ideas: hay una Alemania distinta. Con ella hablaremos sobre el futuro, no solo sobre el pasado. La doliente Kneset dio su aprobación. Los pagos de Alemania ayudaron a sacar a Israel de su miseria y aportaron a su desarrollo.
Tuve la suerte, en mi juventud, de ser el asistente y luego vice de Ben Gurion en el Ministerio de Seguridad y aprendí que, la Israel que construye su hogar, está obligada a defenderlo. También en ello encontramos un oído atento en Alemania, que nos suministró recursos de defensa. Entre Alemania e Israel se desarrollaron relaciones de un estilo particular. La amistad que nació no vino a cuenta de la negación de la Shoa sino a partir de la conciencia sobre la nube sombría del pasado, a la luz de la decisión común y determinada de torcer la mirada hacia adelante, hacia un horizonte de buena esperanza, hacia la redención del mundo. El puente sobre el precipicio fue construido por manos dolientes y por hombros inclinados ante el peso de los recuerdos; sostenido sobre sólidas bases morales.
A nuestros hermanos y hermanas asesinados, les construimos un monumento vivo, en arados que convirtieron el desierto en lugares fértiles, en laboratorios que inventan nuevas vidas, en una Fuerza de Defensa capaz de defender nuestra existencia, en una democracia sin concesiones.
Creímos y, agregamos, creemos que la nueva Alemania hará todo lo necesario, para que el Estado Judío no se encuentre más sobre su alma cuando esté sola; para que una dictadura asesina, llena de odio, pueda en nuestros días, levantar su cabeza, otra vez.
Gracias.
Konrad Adenauer, que encontró un idioma común con Ben Gurion,
Willy Brandt que se arrodilló en memoria de los héroes del Gueto de Varsovia y a ustedes, miembros del Budenstag y del Budenstrat, por Helmut Schmidt y Helmur Kohl y otros líderes, por profundizar las bases y su aporte a la amistad.
Y a los organismos sociales, organizaciones económicas, centros de cultura, gente del pensamiento y de la práctica, que aportaron al enriquecimiento de esa red de vínculos especiales.
Gracias y, otra vez, gracias.
Usted, Presidente Ernst Keller declaró en la Kneset en Jerusalén que “La responsabilidad por la Shoa es parte de la identidad alemana”. Lo valoramos mucho.
Y usted, Señora Canciller, Ángela Merkel, conquistó el corazón de nuestro pueblo por su sinceridad y por la calidez de su vínculo. Les dijo a las dos cámaras de Estados Unidos que “El ataque a Israel será considerado un ataque a Alemania”. No olvidaremos ese apoyo que alienta a nuestro corazón.
Honorables Damas y Caballeros,
Más de 62 años transcurrieron desde la creación del Estado de Israel y ya pasamos por la prueba de nueve guerras. Alcanzamos dos acuerdos de paz, con Egipto y Jordania. Con los países con los que firmamos la paz, devolvimos los territorios que cayeron en nuestras manos durante la guerra.La tierra en nuestro poder es muy difícil y,a pesar de ello, logramos crear una agricultura considerada entre las mejores del mundo. La localización de materias primas en capacidades científicas y tecnológicas, nos condujo a la primera línea de los esfuerzos científicos. Es la grandeza de un país pequeño.
Nuestro pueblo retornó de la Diáspora.
La mayor parte del pueblo judío se encuentra hoy en Israel.
Retornamos a nuestra lengua.
Somos el único país de la región cuyos hijos hablan el mismo idioma antiguo que hablaron, desde hace más de 3000 años, la lengua hebrea, la lengua de las Sagradas Escrituras.
La historia judía se mueve en dos ejes paralelos: el eje moral, desplegado en los Diez Mandamientos; ese documento que nos fue entregado hace 3500 años, que no hubo necesidad de modificarlo y se convirtió en la base de la cultura occidental y el eje científico, que descubre misterios y escondites que desaparecieron en el pasado de los ojos humanos y, lo que descubre, modifica la calidad de nuestras vidas.
Israel es un país judío y democrático. Viven en el alrededor de un millón y medio de ciudadanos árabes en igualdad de derechos. No permitiremos que nadie haga el mal por nacionalismo o por religión.
Salimos de la crisis económica mundial y retornamos al florecimiento.
Nuestra cultura es renovadora y, a la vez, tradicional . La democracia israelí es activa, no descansa ni un minuto; ni en tiempos de guerra se detiene. El éxito de Israel no puso fin a sus peligros. No tenemos apetito de tierras ajenas. No tenemos voluntad de controlar a otro pueblo, pero tampoco podemos cerrar los ojos. Nuestra voluntad nacional es tajante: llegar a la paz con nuestros vecinos.
Damas y Caballeros:
Como bien saben, Israel apoya el principio de “Dos estados para dos pueblos”.
Pagamos el precio de las guerras. No dudamos de pagar el precio por la paz.
También en el presente estamos dispuestos a ceder territorios por llegar a la paz con los palestinos, que levanten un estado para ellos, independiente, próspero y en paz.
Al igual que nuestros vecinos, nos identificamos con los millones de iraníes que se ubican contra la dictadura y la violencia. Como ellos, negamos el gobierno fanático, que contradice la declaración de principios de Naciones Unidas; un gobierno que hace oír amenazas de aniquilamiento, acompañado por reactores y misiles nucleares y despliega el terror en su país y en otros.
Ese gobierno representa un peligro para el mundo todo.
Es nuestra voluntad aprender de la Unión Europea, que liberó al continente de 1000 años de guerra y amarguras y permitió, a los jóvenes de Europa, cambiar el odio de sus padres en fraternidad. Es posible aprender de su experiencia, soñar con un Medio Oriente cuyos estados se liberen del conflicto de sus padres a favor de la paz de sus descendientes; crear una economía regional moderna que combata los peligros actuales, comunes a todos: hambre, enfermedades, desierto, terror; crear una cooperación científica que mejore el nivel de vida y su calidad.
Nuestro Dios común es el Dios de la paz, no el de la guerra.
Mis Honorables,
Estoy aquí, frente a ustedes, como un hombre que cree en sus fuerzas y en nuestras fuerzas de aportar a la creación de una nueva historia. Creo que la paz está al alcance de la mano. Las amenazas sobre Israel no desviarán su corazón de la paz.
Estoy aquí hoy, frente a ustedes, como el hijo de un pueblo que aspira a aportar todo lo que puede a un mundo iluminado y transparente, en el que un hombre para otro hombre, sea un hombre.
El Día Internacional de Recordación de la Shoa es un día de unidad y entendimiento; un tiempo de educación y esperanza.
Comencé con el Kadish de duelo y finalizaré con Hatikva:
No se habrá perdido nuestra esperanza;
la esperanza de dos mil años,
de ser un pueblo libre en nuestra tierra:
la tierra de Sión y Jerusalén.
Nos tomaremos el permiso y, estoy seguro, que ustedes también lo harán, de soñar el bienestar y cristalizar los sueños.
traducción: pluraljai
foto: radiojai
video: resumido, está completo en la página oficial de s.p en youtube (inglés, hebreo y árabe)
04
Feb
10

y santifican a otro y punto!

Publicado 02/02/2010
“Porque sería peor”
“Pío XII no podía hablar contra el nazismo”
Pío XII, el Papa al que los judíos acusan de antisemita y de no haber levantado la voz con más fuerza contra el nazismo, aseguró en 1942 al jesuita Paolo Dezza (foto) que “si no hablaba era porque no podía hablar, ya que sería peor”, informó el diario vaticano L’Osservatore Romano.
“Se lamentan que el Papa no habla, pero el Papa no puede hablar. Si hablase sería peor”, le confesó Pío XII en diciembre de 1942 a Dezza -el jesuita nombrado en 1991 cardenal por Juan Pablo II-, que en aquella ocasión, en plena Segunda Guerra Mundial, fue llamado al Vaticano para predicar los ejercicios espirituales.
Dezza, según cuenta el diario de la Santa Sede, mantuvo una larga audiencia con Pío XII, quien le habló de las “atrocidades del nazismo en Alemania y en los países ocupados” y le manifestó su “dolor y angustia” ante las acusaciones que le hacían de callar ante el Holocausto judío.
El jesuita agregó que Pío XII le contó que le envió sendas cartas al arzobispo de Cracovia, el futuro cardenal Sapeha, y a varios obispos de Polonia en las que deploraba las “atrocidades” nazis y que le respondieron pidiéndole que no podían hacerlas públicas “porque se agravaría la situación!
“Pío XII le recordaba el ejemplo de Pío X que frente a las vejaciones en Rusia decía: ‘tenéis que callar para impedir males peores”, agregó el diario de la Santa Sede, que subraya que ya en 1964 Dezza publicó esa audiencia con Pío XII.
El medio señaló “históricamente se podrá discutir si habría sido mejor hablar más o más fuerte, pero que lo que está fuera de discusión es que si Pío XII no habló más fuertes fue únicamente por ese motivo, el temor a empeorar la situación de los oprimidos pero no por miedo u otros intereses”.
El Pontífice le aseguró a Dezza que aunque el “peligro comunista existía” en aquellos momentos “es más grave el peligro nazi”.
Pío XII gobernó la Iglesia desde el 2 de marzo de 1939 al 9 de octubre de 1958 y le tocó vivir los duros años del nazismo y muchos historiadores le acusan de antisemita y de no haber elevado la voz con más fuerzas contra el régimen de Hitler, algo siempre negado por el Vaticano.
El pasado mes de diciembre, Benedicto XVI le proclamó “venerable”, primer paso hacia la santificación, lo que ha desatado una oleada de protestas por parte de la comunidad judía internacional.
El proceso de beatificación de Pío XII (Eugenio Pacelli, 1876-1958) se abrió en 1967 y avanzó con lentitud, en medio de las duras críticas de los judíos. EFE
fuente: aurora digital



agosto 2018
L M X J V S D
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos


este blog intenta reflejar de forma objetiva, pluralista y humanista los acontecimientos que nos rodean.
es por eso, que te invito a opinar y comentar (con respeto, claro está), así podremos comprender las distintas miradas de una misma moneda.

Top Clicks

  • Ninguna

Categorías

RSS es porque soy

  • sunnitas y chiítas
    La crisis en Egipto alerta sobre la sepación entre sunnitas y chiítas19.02.2011 La crisis en Egipto puso al descubierto un fenómeno sobre el cual no se puso tanto atención y es la verdadera... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • Sin título
    Fotos inéditas del Graf Spee revelan soplos de Batalla del Río de la PlataUna veintena de fotografías inéditas del acorazado alemán "Graf Spee", que se exhiben desde este viernes, revelan nuevas... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • Inéditas fotos nazis de Navidad
    La pesadilla antes de Navidad23.12.2010 15:42En épocas de fiestas, a modo de testimonio de una Navidad espeluznante, la revista Life dio a conocer una serie de fotos inéditas de una fiesta navideña... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • El mail de Facebook
    El mail de Facebook, a punto de lanzarse Facebook está realizando el anuncio en Estados Unidos Ya está todo preparado. Después de escuchar muchos rumores sobre el mail de Facebook, parece que... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • En Uruguay se plantan dos variedades de tabaco
    Sábado 14.08.2010 Que PasaCaminos del tabacoNo muchos lo saben pero en el norte del país existen productores tabacaleros. Desde hace tres generaciones se han dedicado a un cultivo y a una... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

RSS amor vacío

  • ¿Por qué no?
    visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Condenada a muerte
    Ana Gabriela Rojas, El País.com Entrevista: Asia Bibi - Condenada a muerte en Pakistán "Me llamaron blasfema porque protesté" Ana Gabriela Rojas - Sheikhupura - 20/02/2011 La mujer, de 45... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • La Pena de Muerte
    por María Elena WalshFui lapidada por adúltera. Mi esposo, que tenía manceba en casa y fuera de ella, arrojó la primera piedra, autorizado por los doctores de la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Día Internacional contra la Violencia de Género
    Del género que sea22.11.2010 14:39Este jueves se conmemora el Día Internacional contra la Violencia de Género. El técnico celeste Oscar Tabárez, el director del Ballet del Sodre, Julio Bocca, y la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Marcha por la Diversidad - Montevideo 2010
    Marcha por la DiversidadLe dieron color25.09.2010 La Marcha de la Diversidad reclamó este viernes por la despenalización del aborto en Uruguay, el matrimonio homosexual, la educación sexual y la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
Anuncios