Archive for the 'FILOSOFÍA' Category

10
May
10

el conflicto Israel-Palestina

El filósofo y el error
por David Mandel

Un amigo me envió un artículo escrito por el venerable filósofo español Salvador Pániker, titulado “Israel, un error ya consumado”. Los argumentos que sustentan la tesis del Sr. Pániker, y mis comentarios acerca de ellos, son los siguientes:

• La creación del Estado de Israel fue un error.

La creación del Estado de Israel fue uno de los más grandes logros del siglo XX. Su contribución al avance tecnológico del mundo no tiene igual. Sus universidades y hospitales están entre los mejores del mundo. Un país cuya principal exportación en 1948 eran naranjas, hoy es un país, cuyo ingreso per cápita, rivaliza con el de Gran Bretaña. A pesar de que no es la perfección humana (ningún país lo es) es un ejemplo de democracia, donde judíos y árabes, hombres y mujeres, gozan de derechos que no se hallan en ningún otro estado de la región.
El único error en la creación del Estado de Israel es que no se realizó antes de la Segunda Guerra Mundial. Habría servido de refugio, y salvado a los millones de judíos de Europa que ningún país del mundo, incluido Estados Unidos, quiso recibir.

• La situación del “desdichado” pueblo palestino es injusta

Los árabes que viven entre el río Jordán y el Mar Mediterráneo recién se consideraron a si mismos “pueblo palestino” desde 1967. Antes de 1948 eran “árabes que viven en Palestina”. Desde 1948 hasta 1967 fueron jordanos.
Una gran parte de ellos inmigró al país, procedente de los países vecinos, a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX, atraídos por las fuentes de trabajo creadas por los inmigrantes judíos.
La “desdicha” se la infligieron a si mismos cuando rechazaron el plan de partición de las Naciones Unidas en 1947, el plan de paz del Camp David del año 2000, el plan de paz del 2008, y cuando prefirieron, en vez de sentar las bases de su estado en Gaza (luego de la retirada unilateral de Israel) usar esa región como base de disparo de cohetes a poblaciones civiles israelíes.
Los árabes palestinos son únicos en la historia del mundo en tener 4 generaciones de refugiados. En todos los otros casos (que son muchos) los refugiados son sólo la primera generación. Sus hijos y nietos son absorbidos por el país donde residen (lo que ocurrió en Israel con los cientos de miles de judíos que tuvieron que salir, o fueron expulsados, entre 1948 y 1950, de los países árabes, donde habían vivido durante milenios). Son sus hermanos árabes los que los tienen confinados en miserables campamentos como ciudadanos de tercera categoría, sin nacionalidad ni derechos.
En mi época yo jugaba ajedrez. Si algún opositor hubiese volteado el tablero y tirado todas las piezas al suelo, y, luego, hubiese protestado por haber sido descalificado, yo no lo llamaría “desdichado”.

• Si no se resuelve el conflicto Israel-Palestina no hay mejora posible de las relaciones entre Occidente y el Islam.

Los islámicos fanáticos no odian al Occidente debido a la existencia de Israel, sino que odian a Israel por considerarlo una avanzada del Occidente en una región que, según su teología, fue, y debe ser para siempre, islámica.
El Sr. Pániker es español y seguramente recordará que fanáticos musulmanes colocaron bombas en un tren de Madrid, causando la muerte de decenas. ¿Cuál es la relación entre la trágica muerte de españoles (residentes de un país considerado el más antisemita de Europa), víctimas del ciego fanatismo islámico, con el conflicto Israel-Palestina?
Los atentados terroristas islámicos en Londres, Nueva York, Washington, India, Rusia tienen poca o ninguna relación con el conflicto Israel-Palestina. Los fanáticos musulmanes indonesios que mataron a cientos de turistas en Bali, ¿lo hicieron protestando contra el conflicto Israel-Palestina?
En la década de los 90, después del Acuerdo de Oslo, el mundo (engañado por Arafat) tenía la impresión de que el conflicto Israel-Palestina estaba siendo resuelto. Eso no impidió que el 7 de agosto de 1998 cientos de personas murieran en las explosiones en las embajadas americanas en Dar es Salaam y Nairobi, causadas por el Jihad Islámico Egipcio y Osama Bin Laden.
¿Un filósofo, que presume de ser inteligente y culto, puede sinceramente creer que, si el conflicto Israel-Palestina se resuelve, los clérigos fanáticos, que gobiernan dictatorialmente Irán, cesarán de desarrollar armas nucleares, destruirán sus cohetes cuyo alcance llega a Europa, y abandonarán su teología que les exige islamizar el mundo?

• Israel es un estado artificial que sólo ha generado desgracias desde su nacimiento.

Confieso que no conocía el término “estado artificial”, pero, como nunca es tarde para que uno se culturice, lo busqué en el Internet. Encontré un artículo escrito por un Sr. Paúl Bellien, que define así al “estado artificial”:

a) Es un estado que existe en un lugar donde nunca en la historia existió un estado similar.

b) Su población no tiene una identidad común.

c) Une a gente diversa con distintas culturas, idiomas, religión y etnia. En Europa, hasta fines de la década de los 80, habían cuatro estados artificiales: Bélgica, Checoslovaquia, Yugoslavia y la Unión Soviética. La mayoría de los estados miembros de las Naciones Unidas son estados artificiales, especialmente los africanos que fueron creados por los países colonialistas dibujando líneas en el mapa, lo cual también se aplica a Siria, Líbano, Jordania e Irak, que fueron creados por Francia y la Gran Bretaña después de su triunfo sobre Turquía en la Primera Guerra Mundial. De los más de cuarenta estados musulmanes que existen hoy en el mundo, sólo dos, Turquía e Irán eran estados independientes en el año 1914.

d) Es un estado inestable porque sus ciudadanos carecen de conciencia nacional, sentimientos patrióticos y lealtad al estado.
Respetuosamente, tomando en cuenta las definiciones que van arriba, debo decir que el filósofo Pániker, al clasificar a Israel como “estado artificial”, está apuntando fuera de la bacinica:

a) Israel existe en el mismísimo lugar donde existió durante mil años un reino judío.

b) Su población, aparte de la minoría árabe, tiene una identidad común, la judía.

c) Su población habla el mismo idioma, hebreo (incluyendo la minoría árabe), y, como Pániker implícitamente reconoce, los judíos comparten la misma religión y etnia.

d) La población judía de Israel tiene conciencia nacional, sentimientos patrióticos y es leal al estado.

• Es desilusionante que, ya consumado el error, Israel no se comporta con humildad y moderación.

Aquí el distinguido filósofo se empieza a sacar la careta: ¡Qué tal concha (como decimos los peruanos) la de los judíos israelíes que van con la cabeza en alto! ¿Se ha visto tal cosa? ¡Los judíos deben comportarse con humildad y moderación!

• El sentimiento de identidad judía pertenece a la patología de la historia.

Los españoles tienen derecho a la identidad española, los franceses a la identidad francesa, los alemanes a la identidad alemana, etcétera. ¡Sólo los judíos no tienen derecho a su propia identidad!

• El hecho de que “el judaísmo es una religión de la alianza de Dios con el pueblo escogido” es un mal precedente.

El hecho de que Pániker es filósofo no lo hace experto en teología bíblica. La frase “pueblo escogido” no implica privilegios sino obligaciones. Su frase “mal precedente” es una acusación subliminal de que los judíos de hoy se sienten superiores a otros pueblos.

• Lo “judío” al igual que lo helénico y lo romano debió haberse acabado diluido en la corriente secularizada de la civilización occidental.

A Pániker le molesta la supervivencia de los judíos y su existencia actual. Claramente expresa su deseo de que hubiera sido mejor si hubiesen desaparecido, al igual como desaparecieron los helénicos y los romanos.

• En una “dialéctica irracional” los judíos, con su intransigencia religiosa, se negaron a dejarse asimilar.

Esos judíos, por su intransigencia, son culpables del crimen de no haberse asimilado y no haber desaparecido. ¿Por qué tienen que seguir existiendo?

• Israel probablemente no se hubiera creado si no fuera por la catástrofe hitleriana. Eso causó que “el mundo ya no vio con malos ojos el invento de ese Estado artificial, Israel”.

¡Y dale con lo de Estado artificial! El filósofo Pániker, aparte de no ser experto en teología bíblica, tampoco es conocedor de historia. Dos décadas antes del Holocausto se realizó en abril del año 1920 la Conferencia de Paz de San Remo donde los estados participantes votaron por la creación de un estado judío, y confiaron su administración temporal a la Gran Bretaña. El mundo, aparte de Hitler y su recién fundado partido Nacional Socialista, vio con buenos ojos la creación de un estado judío.

• Israel se creó “a costa del desdichado pueblo palestino que tiene la mala suerte de ocupar una tierra prometida por un viejo dios celoso a unas viejas tribus errantes, tres mil años atrás”.

¿Mencioné ya que el filósofo Pániker es un ignorante en materia de historia? Durante mil años existió un reino judío en lo que hoy es Israel, y, a pesar de que la enorme mayoría fue expulsada por los romanos después de dos cruentas rebeliones, siempre existió presencia judía en el país. Desde el año 1860 Jerusalén tuvo mayoría judía. El “pueblo palestino” (como así recién se definieron los árabes palestinos después de la creación del Estado de Israel) desciende, como ya lo expresé más arriba, en gran parte de inmigrantes árabes que llegaron al país a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. (Ver el libro “Desde Tiempo Inmemorial” de Joan Peters).

• Israel sólo existe gracias a la ayuda financiera americana.

Israel recibe ayuda financiera americana sólo para el sector militar, y está obligado a usar ese dinero para comprar sólo de firmas americanas. Ni un solo soldado americano ha muerto defendiendo a Israel, (lo mismo no se puede decir de Europa, Yugoslavia, Corea, Kuwait, Irak, Vietnam, y muchos otros países). Egipto recibe ayuda financiera de los Estados Unidos, y los palestinos han recibido miles de millones de los países europeos, hechos que Pániker convenientemente no menciona.

• Todo esto da idea del poder que tiene en América el lobby israelí.

Pániker se olvidó de mencionar que el lobby israelí es más conocido bajo el nombre de “Los sabios de Zion”. Estos malévolos sujetos, de narices ganchudas y largas barbas, se reúnen mensualmente en un lugar secreto en Jerusalén para decidir que órdenes secretas dar al presidente de los Estados Unidos, al Congreso, y a todos los medios de comunicación americanos.

En uno de sus párrafos más hipócritas, el Sr. Pániker escribe Algunos amamos tanto a los judíos que preferiríamos tenerlos entre nosotros, diseminados, diluidos, enriquecedores, fértiles, cruzados con los gentiles, en vez de tenerlos aislados en un Estado-nación artificial.

La única diferencia entre el filósofo Pániker, antisemita de salón, y los energúmenos que desfilan por las calles de Europa pidiendo la liquidación de Israel, es que Pániker expresa su antisemitismo con más elegancia. Pero, como dice la frase popular, “la mona aunque se vista de seda, mona se queda”. Un antisemita es un antisemita, y no tiene mayor importancia, ni hace gran diferencia, si expresa su odio y su prejuicio en cartelones groseros o en frases literarias.


Fuente: Mi Enfoque
(fuente: anajnu.cl)
Anuncios
28
Mar
10

PESAJ (MATERIALES EN ESPAÑOL BAMÁ – recomendado, tc)

Para volver a pensar sobre la Salida de Egipto y la libertad…

“¿Cómo pueden cambiar los esclavos hasta sentir el deseo de libertad? Mientras que son esclavos no conocen la libertad, y cuando son libres no necesitan la revolución. ¿Es posible entonces la revolución? ¿Es posible la transición de la esclavitud a la libertad? Además, en cuanto concierne al concepto bíblico de la historia, ¿qué papel desempeña Dios en el proceso de liberación? ¿Cambia él el corazón del hombre? ¿Lo libera por un acto de gracia? ¿Y si no sucede así, cómo puede hacerlo el hombre por sí mismo?

En verdad, el cambio histórico y la revolución parecen una paradoja lógica; el hombre esclavizado no tiene concepto de libertad y, sin embargo, no puede hacerse libre sin tener un concepto de la libertad. La historia bíblica da una respuesta a esta paradoja. El comienzo de la liberación reside en la capacidad del hombre para sufrir, y éste sufre si es oprimido, física y espiritualmente. El sufrimiento lo mueve a actuar contra sus opresores, a buscar el término de la opresión, aunque no puede aún buscar una libertad de la cual no sabe nada. Si el hombre ha perdido su capacidad de sufrir, ha perdido también la capacidad de cambiar. En el primer paso de la revolución, sin embargo, él desarrolla nuevos poderes que no podría poseer mientras vivía como esclavo, y estos nuevos poderes lo capacitan eventualmente, para alcanzar la libertad. En el proceso de liberación, sin embargo, corre el peligro de volver a caer en las antiguas pautas de la esclavitud.

¿Capacita Dios al hombre para hacerse libre mediante un cambio de su corazón? ¿Interviene Dios en el proceso histórico? No. El hombre es librado a sí mismo y hace su propia historia; Dios ayuda, pero nunca cambiando la naturaleza del hombre, haciendo lo que solamente el hombre puede hacer por sí mismo. Para expresarlo con mi propio lenguaje, no teístico: el hombre es librado a sí mismo, y nadie puede hacer por él lo que él es incapaz de hacer por y para sí mismo”.
Erich Fromm, “Y seréis como dioses”
“La diferencia entre el esclavo y el hombre libre no reside solamente en su posición social, o sea, en el hecho de que uno es dominado por  otro, y el otro no lo es. Podemos encontrar un esclavo que en su espíritu es libre, y a su vez, un hombre libre que su espíritu es de esclavo.
La verdadera libertad consiste en la posibilidad del hombre – y del pueblo – de elevarse y llegar hasta el núcleo espiritual y moral que se halla en su interior.
Esa cualidad no se encuentra en el espíritu del esclavo, puesto que él no puede actuar por convicciones propias, sino que lo hace de acuerdo a lo que es considerado como bueno por los otros, que influyen en él. Una persona con dichas características es fácilmente dominable por las cualidades y las acciones de los otros, y no logra manejar su propia vida.”
Abraham. I. Kuk, “Arajim Bemoadám
“La cuestión que os planteo y la que me planteo hoy es la relativa al significado que para los judíos tiene su carácter de tales. (…)
¿Por qué nos llamamos judíos? ¿Sólo porque nuestros padres lo hicieron? ¿Sólo es cuestión de hábito ancestral? ¿O nos llamamos así por causa de alguna realidad viviente?
La tradición puede representar la suprema libertad para quienes la incorporan con claridad y significativamente, y es abyecta esclavitud para quienes hacen de ella un hábito, porque son a la vez tercos y perezosos de ánimo. (…) Sólo la realidad interna determina la medida del significado que el judaísmo tiene para los judíos.”
Martín Búber, El significado
Hay algo en el alma que clama libertad
Hay algo, en lo profundo del alma del hombre, que busca a la Tierra de Canaán. La gente no puede conformarse con Egipto, en cierta etapa se ponen de pie y claman por llegar a la Tierra de Canaán.
Sin embargo, la libertad nunca le es otorgada al hombre de manera voluntaria, sin esfuerzo. El opresor te domina, él nunca renunciará a esto por propia voluntad. No se hagan ilusiones pues…La libertad jamás es entregada en bandeja de plata, nunca es fácil…
Quien desea salir de Egipto debe prepararse a sentir mucho dolor en sus músculos. La libertad nunca es conseguida fácilmente; se la consigue con trabajo duro, se la consigue con horas de desesperación y de frustración.
Este es el relato de la salida de Egipto, Antes de llegar a Canaán se toparán con un Mar Rojo que deberán atravesar, con el corazón de un faraón que deberán confrontar, con las montañas del mal y las colinas del azar que en el desierto deberán superar.
Y aun, cuando llegaran a la Tierra Prometida, sepan que allí habitan hombres gigantes. Lo bueno es que hay personas que ya llegaron a la Tierra Prometida, que espiaron y determinaron: “A pesar de que hay gigantes, subiremos a la Tierra y la heredaremos, porque podremos hacerlo”.
Martin Luther King, EEUU, 1957
La represión del Faraón, la liberación, Sinaí y Cnaan, están con nosotros siempre y marcan nuestras visiones.
Petaj Hatikvá” (la apertura de la esperanza) está abierta todavía. Todavía creemos en lo que nos enseñó la salida de Egipto:
Primero, que de alguna forma cada lugar en el cual vivimos es de alguna manera Egipto.
Segundo, que existe un lugar mejor, más placentero, una tierra prometida.
Tercero, que hacia esa tierra llegarás cruzando el desierto. Y que no existe otra forma de llegar desde allí hacia acá; sino que sumándote al grupo.

Michael Waltzer, La salida de Egipto como revolución

“La salida de la esclavitud a la libertad comenzó cuando la esclavitud alcanzó niveles de sufrimiento insoportable. El decreto de Faraón de destruir a todo primogénito varón de Bnei Israelfue su punto cúlmine. Fue también la prueba más difícil que tuvieron que atravesar Bnei Israel en su esfuerzo de oponerse a tan terrible decreto, soslayando el riesgo que implicaba tal actitud; fue el inicio de la libertad, que se relaciona simbólicamente con el nacimiento de Moshé, su rescate, su crecimiento y educación, y su regreso al seno de su pueblo como líder, como legislador, como conductor hacia la liberación.
¿De qué nos habla esta oposición – por cierto, con pocas chances aparentes de éxito – al decreto de exterminio? Nos habla de la fe que existía, a pesar de todo. Sin fe no es posible engendrar vida en tiempos como éstos. Sin fe, no es posible animarse a esconder a un niño, y menos en el seno de la corriente del río. Iojeved deposita al niño en manos de D´s después de haber hecho todo lo que estaba a su alcance para salvarlo. D´s salva a Moshé, sin embargo, es aleccionador el hecho de que el medio de salvación reside en la chispa de humanismo creado “a imagen de D´s” y que no se apagó ni siquiera en el corazón del gobierno tirano, en la casa de faraón. La hija del faraón se apiada del niño, ella es quien lo rescata y lo cría. Así, Moshé no crece inmerso en la vivencia de la esclavitud de sus hermanos sino como hombre libre. Él conoce la modalidad del gobierno desde su interior, desde allí debe salir y llegar hacia sus hermanos, conocer la esclavitud y comprenderla no sólo en la relación opresor – esclavo, sino también como característica del alma del opresor. Es que esa es la doble enseñanza que se desprende de los dos primeros encuentros de Moshé con la esclavitud: el encuentro con el hombre egipcio que azota al hebreo, e inmediatamente después, con los dos hebreos peleando y la consiguiente acusación de haber matado al egipcio. Moshé aprende que la esclavitud consiste no sólo en el gobierno del malvado y del violento por sobre el débil, sino también en la pérdida del sentido de justicia en el corazón del débil, pues cuando el débil se encuentra en una situación de ventaja, imita al tirano en sus acciones. Moshé, que nació y fue rescatado gracias a un resto de fe que residía en el corazón de sus padres, y gracias a un resto de humanismo que existía en el corazón del gobierno, aprende que la esclavitud presenta facetas diferentes y similares unas a otras, entre los oprimidos y los opresores. Comprende que cuando finalice el período de su educación, regresará para cumplir con su función de líder del pueblo. Sabe que su función no finalizará con la salida del pueblo de Egipto; su tarea se iniciará recién cuando deba educar al pueblo para una vida en libertad, organizada en una cultura diferente a aquella cultura que conoció en la esclavitud…”
Eliezer Schweid, “Sefer majzor hazmanim
Una generación renovadora no tira al cesto la herencia de otras generaciones. La evalúa y prueba. A veces se aferra a alguna tradición y se le suma. Y a veces se acerca a aquel lugar donde guardamos las cosas viejas y saca de allí algún recuerdo. Lo pule, reviviendo una tradición antigua, la cual tiene algo para alimentar el alma de una generación renovadora.
Berl Katzenelson (1887-1944)
La vida muda es la del esclavo y la vida con que puede expresarse es vida en libertad.
El esclavo – si puede llamarse “vida” a una existencia semejante – vive en el silencio. No tiene nada para transmitir.
Un humano libre, a diferencia del esclavo, tiene qué transmitir, posee mucho para contar y espera con impaciencia el momento para poder relatarlo a todo el que quiera escuchar.
No nos sorprende el hecho de que la Torá explica cuatro veces la obligación del padre, esclavo que escapó para conquistar la libertad, de contarle a su hijo, el cual nació libre, la historia de su salida de Egipto.
Rabino Iosef Soloveichik
“No hay esclavos con menos esperanza que aquellos que creen ilusoriamente que son libres”
J. W. Goethe, de la “Hagadá Israelit”

01
Feb
10

ἀπάθεια και ἀταραξία (ESTOICiSMO)

el estoicismo es una filosofía que nos ayuda a enfrentarnos a situaciones extremas y también a situaciones de la vida cotidianas que se pueden convertir en extremas-

estoicismo

29
Ene
10

Ya sabes lo que siento por Albert… (G.N)

Cultural
Nueva biografía de Einstein (1879-1955)
La lotería divina
Agustín Courtoisie
SOBRE EL FONDO de un cielo nocturno el momentáneo brillo del filo habría parecido una estrella. Pero luego de que un oftalmólogo de nombre Henry Abrams pasara en forma casual por la sala de autopsias, la escena era algo diferente. Quizás su antiguo paciente no habría tenido reparos en donar sus globos oculares a la ciencia. Así que optó por extraerlos y llevárselos. En cualquier caso, esos ojos ya no mirarían a nadie con aire risueño. Por eso los guardó dentro de una caja fuerte.
Todo comenzó el 18 de abril de 1955, pocas horas después del fallecimiento de Albert Einstein. Un patólogo del hospital de Princeton, Thomas Harvey, había decidido practicar una autopsia de rutina. El destino de su cadáver sería la incineración -por voluntad del propio Einstein-, para evitar esas absurdas excursiones que tienen por objeto venerar una tumba ilustre.
Luego de inspeccionar los órganos principales, debió emplear una sierra eléctrica para cortar el cráneo. Además del oculista Abrams, que se retiró con su propio y pequeño doble trofeo, también contemplaba la mesa de disección Otto Nathan, amigo del científico genial. Por su parte, Harvey entregó el cuerpo de Einstein, debidamente cosido, pero se quedó con el cerebro. Y sin permiso de nadie lo embalsamó, usando para eso sustancias que impedirían más adelante tomar muestras para investigar el ADN. “Con los años, en un proceso que sería tan ingenuo como extravagante, Harvey iría enviando rodajas o trozos de lo que quedaba del cerebro a los investigadores que le cayeran en gracia. No exigió ningún estudio riguroso…”.
Después de muchos viajes y mudanzas de el siniestro Harvey, parece que un periodista lo encontró en 1978 en Wichita, “donde le enseñó un bote de conserva de cristal con trozos del cerebro de Einstein, que sacó de una caja con una etiqueta que rezaba «Sidra Costa» y que guardaba en un rincón de su despacho detrás de una heladerita de picnic de color rojo”.
Ese itinerario algo bizarro de los restos mortales de Einstein no parece un destino justo para nadie. Pero mucho menos para aquel hombre que había transformado las concepciones del universo, con repercusiones mucho más allá del ámbito de la ciencia.
RIGORES. El autor de esa historia -tan detallada y documentada- es Walter Isaacson, responsable de la monumental biografía Einstein. Su vida y su universo. Ex presidente de la CNN y director ejecutivo de la revista Time, Isaacson ha publicado también Benjamin Franklin: An American Life y Kissinger: A Biography.
Para su última obra, Isaacson contó con la participación -unas veces en equipo, otras en forma individual-, de un conjunto de colaboradores extraordinarios. Entre ellos figuran Zeiev Rosenkranz y Barbara Wolff de la Universidad Hebrea de Jerusalén, responsables ambos, en distintos períodos, del archivo de Einstein allí conservado.
El autor también consultó e hizo traducir por primera vez del alemán papeles privados hasta ahora desconocidos, y obtuvo el apoyo directo de grandes científicos para las áreas más sesudas del volumen. Por ejemplo, nada menos que Murray Gell-Mann, premio Nobel de Física 1969, acompañó el proyecto que culminó en la gigantesca biografía.
También fueron decisivos para garantizar la calidad de los tramos sobre cuestiones físicas y matemáticas Brian Greene, físico de la Universidad de Columbia, y Gerald Holton, de la Universidad de Harvard.
Para dar una muestra del rigor de Isaacson en todas las áreas, baste mencionar que pidió a dos profesores de física que chequearan que las explicaciones no solo fueran correctas, sino comprensibles para todas las personas cuyos últimos estudios de ciencias fuesen de nivel secundario.
El libro de Isaacson recorre en forma minuciosa todas las etapas de la vida de Albert Einstein, abarcando las anécdotas privadas, el surgimiento de sus ideas científicas, tanto como la progresiva afirmación de su ideario político y filosófico.
BRÚJULAS. Einstein había nacido un 14 de marzo de 1879, en Ulm, Alemania. Era hijo de Hermann Einstein y Paulina Koch. Su hermana Maria “Maja” Einstein (1881-1951) se convertiría con los años en una de sus más íntimas confidentes. El padre y el tío se dedicaban a negocios de electrotécnica, no demasiado prósperos. Ya desde las primeras páginas de la biografía se confirman varias cosas que se sabían y otras que eran desconocidas o habían sido desatendidas por los investigadores. Por ejemplo, eran conocidas sus dificultades cuando niño para aprender a hablar y la sospecha de que era disléxico. También que tocaba el violín, o que había rendido examen de ingreso al Politécnico de Zürich, para convertirse en profesor de Física y Matemáticas, pero sin poder entrar en una primera instancia por problemas con materias como Literatura y Francés.
Pero no es tan conocido el hecho de que se dedicó un año a prepararse de nuevo para dar la prueba, por consejo del director del Politécnico, en la escuela cantonal de la aldea de Aarau, situada a 40 kilómetros de Zürich. Y lo relevante es que esa escuela se basaba en los principios de un pedagogo suizo del siglo XIX, Johann Heinrich Pestalozzi, que daba mucha importancia en sus métodos a visualizar imágenes y estimular la individualidad de cada alumno, evitando repeticiones memorísticas y datos impuestos por la autoridad. Según Isaacson, “era lo opuesto a la educación alemana que tanto había odiado Einstein”. Además, “esa clase de experimentos mentales visualizados se convertiría en un rasgo distintivo de la trayectoria de Einstein”.
En 1900 logra ingresar en el Politécnico de Zürich. Y al poco tiempo conoce a la que sería su primera esposa, Mileva Maric, una estudiante serbia. El lado oscuro de Albert Einstein asoma ya en ese vínculo. Porque han desaparecido las cartas y son pocos los testimonios referidos a una primera hija prematrimonial, Lieserl, nacida en 1902. Probablemente dada en adopción y quizás muerta de escarlatina a finales de 1903, el enigma de Lieserl llevó al británico Philip Sington a escribir la novela La chica Einstein.
En 1901 Einstein se convierte en ciudadano suizo y trabaja en la Oficina de Patentes de Berna. En 1902 muere su padre y al año siguiente se casa con Mileva. En esos años vive modestamente dando clases particulares de Física y Matemáticas. A fines de 1903 presenta su comunicación sobre ondas electromagnéticas.
La historia de su infancia tanto como la de los años juveniles que precedieron al “año maravilloso” de 1905 -cuando Einstein presentó varios artículos científicos con los cuales iniciaría una verdadera revolución-, están poblados de detalles, algunos muy útiles y otros muy inquietantes. En primer lugar, no era tan malo en matemáticas tal como hizo circular una leyenda con poco fundamento. En segundo lugar, es cierto que provocó un accidente en un laboratorio que tal vez explica su posterior propensión a la física teórica. Tercero, como sus padres eran judíos seculares, Albert estudió en un colegio católico. Los profesores no lo discriminaron por ser judío pero “el hecho de ser objeto de burla en el camino de ida y vuelta a la escuela ayudó a reforzar la sensación de ser un extraño, algo que le acompañaría toda la vida”.
Cuarto. Siendo niño, recibió como regalo de su padre una brújula. Por entonces permanecía en cama por una enfermedad. “Posteriormente recordaría que al examinar sus misteriosos poderes se emocionó tanto que temblaba y sentía escalofríos. El hecho de que la aguja magnética se comportara como si estuviera bajo la influencia de algún campo de fuerza oculto, en lugar de hacerlo según el familiar método mecánico derivado del tacto o del contacto, le produjo un sentimiento de asombro que le motivaría a lo largo de toda su vida “.
El mismo hombre que años más tarde resistiría aceptar un universo meramente probabilístico, con la broma de que “Dios no juega a los dados”, ya asomaba en el estudiante irreverente y antes de eso aun, en el niño que buscaba explicaciones racionales. No en vano había sido iniciado por el tío Jakob en las delicias del álgebra y se había fascinado por la colección Libros populares sobre ciencias naturales, la geometría euclideana y las tempranas lecturas de Kant, David Hume y Ernst Mach.
ECLIPSES. Con 26 años de edad Einstein publica varios textos científicos fundamentales, entre ellos una primera versión de la Teoría de la Relatividad, y consigue afrontar sus responsabilidades familiares con un empleo de tiempo completo en la Oficina de Patentes. Acababa de nacer su hijo Hans Albert Einstein (1904-1973).
Pero en lo personal, el tiempo mostraría muchas fisuras afectivas. Al misterio del destino de su hija Lieserl Einstein, a la que quizás no llegó a conocer nunca, se uniría la tragedia de su segundo hijo varón Eduard Einstein (1910- 1965), que sucumbiría a una esquizofrenia al rondar los 20 años y pasaría el resto de su vida internado.
Además, el matrimonio con Mileva Maric (1875-1948) no duraría mucho: en 1914 se separan y cinco años más tarde se divorcian. Sus dos pequeños hijos, Hans Albert y Eduard, por momentos sufrirían las frecuentes tensiones entre sus padres -aunque deben reconocerse los intentos de Einstein por preservar la armonía pese a todo y no perjudicar a los niños-. La depresión y la melancolía de Mileva se agravaron con los años.
Suele hablarse del desapego emocional de Einstein y hasta de su frialdad con los seres queridos más cercanos. Pero quizás la investigación científica era su refugio, frente a una situación que de todos modos habría de empeorar.
En 1916 Einstein presenta la primera exposición sistemática de la Relatividad General y en 1919 el astrofísico inglés y “paladín de la relatividad” Arthur Stanley Eddington organiza dos expediciones para poner a prueba la Teoría de la Relatividad General. Las observaciones consignaron que la luz se desvió ante un cuerpo de gran masa como el sol. La explicación relativista, pues, era la correcta.
En ese mismo año, Einstein se casa con su prima carnal Elsa Einstein (1876 -1936), con quien mantenía relaciones amorosas desde tiempo atrás, mientras se deterioraba cada vez más el vínculo con Mileva. Según Isaacson, Elsa “era más inteligente de lo que aparentaba y sabía bien cómo manejarle”. La transcripción en su biografía de una carta de Ilse (1897-1934), hija del primer matrimonio de Elsa, sugiere que quizás Einstein jugaba a dos puntas o al menos fantaseaba con casarse con ella y no con su madre. Según Ilse, en una carta a su amante Georg Nicolai: “Ya sabes lo que siento por Albert. Le quiero mucho; le tengo el mayor respeto como persona (…) Jamás he querido ni he sentido el menor deseo de estar con él físicamente. No ocurre lo mismo en su caso. En una ocasión me reconoció lo difícil que se le hace mantenerse a raya”.
En cuestiones físicas de otra índole sí vendría un importante reconocimiento. Porque en 1922 se le otorga el Premio Nobel por su teoría del efecto fotoeléctrico, quizás porque la Relatividad todavía era muy discutida en el mundo académico. Para muchos estaba fresco el recuerdo de la competencia entre Albert Einstein y David Hilbert, el matemático alemán, “por descubrir las ecuaciones matemáticas de la relatividad general” durante el año 1915 (pág. 254 y 255), asunto finalmente zanjado en forma amigable.
Contra ese acuerdo, el planeta era un lugar cada vez menos cordial. En 1933, los nazis y sus cómplices comienzan una campaña contra la “ciencia judía”. Einstein debe enfrentar la confiscación de sus bienes, y la pérdida de sus cargos académicos. Habrá de renunciar a la Academia Prusiana y será bien recibido, al principio, en los Estados Unidos. Claro que el hecho de ser nombrado profesor del Instituto de Estudios Superiores de Princeton no le librará en el futuro de acusaciones infundadas de todo tipo. El FBI pergeñará o se hará eco de las más disparatadas.
En 1939 escribe la célebre carta al presidente Franklin D. Roosevelt advirtiendo de la posibilidad de que los nazis lograran construir la bomba atómica.
ESTRELLAS. La nobleza del texto de Isaacson no tiene desmayos. Cuando necesita referirse a asuntos de la intimidad de Einstein, no emite juicios morales. Parece confiar en que alcanza con suministrarle al lector información abundante para que se forme su propia opinión. Claro que no oculta su inmensa admiración por el personaje. Pero trata de contagiarla a quien recorre sus páginas por la presentación comprensiva de los acontecimientos y no procura inculcarla mediante argumentos. Si se trata de su precisión metódica, el autor chequea varias fuentes, coteja fechas, compara opiniones de testigos y expertos. Como botón de muestra puede señalarse que Isaacson destina 106 páginas en total a las notas de cada capítulo y a la bibliografía.
Y no se le escapa nada de aquello que necesariamente tiene que estar: el honesto pacifismo de Einstein y la puesta entre paréntesis de esa postura ante la amenaza totalitaria de Hitler; la carta dirigida al presidente Roosevelt y las reales responsabilidades del sabio por el proyecto Manhattan que condujo a la bomba atómica; su adhesión por igual al socialismo y a las libertades propias de la democracia; el ofrecimiento de la presidencia del Estado de Israel, su negativa respetuosa y el asumir cada día más su condición de judío.
Puede que se eche de menos en la biografía una confrontación más profunda -o tal vez más clara y no meramente replicadora de ciertas imprecisiones de lenguaje- de las teorías de Einstein con las nuevas propuestas científicas que fueron surgiendo a medida que el paradigma relativista insinuaba ciertas insuficiencias. Tal es el caso particular de la “Teoría de Cuerdas”, cuyo carácter altamente especulativo y sus aspectos epistemológicos siguen generando polémicas intensas.
Por otra parte, según científicos como Rodolfo Gambini “desde hace más de cincuenta años disponemos de una teoría que unifica la relatividad especial y la mecánica cuántica. Se llama teoría de los campos cuánticos y describe fenómenos electromagnéticos y nucleares de alta energía y la física de las partículas elementales”. Dentro de este enfoque, la unificación iniciada por Einstein entre los fenómenos mecánicos y electromagnéticos alcanzaría su expresión definitiva. Pero quizás pedir que se ahonde en esas cuestiones supone creer que se puede hablar con la misma sencillez de cualquier cosa. En realidad, Isaacson ha cumplido sobradamente su cometido: presentar a un gran hombre de ciencia sin perder matices cotidianos y a la vez dibujar el gran trasfondo histórico del siglo trágico en que le tocó vivir.
Albert Einstein emerge de esta biografía de modo muy verosímil y eso no es poco, al contrario. Es el mismo hombre que más allá de su “lado oscuro” o de sus escarceos sentimentales supo decir en Mi visión del mundo (Mein Weltbild): “Hay una contradicción entre mi pasión por la justicia social y mi completa carencia de necesidad de compañía, de hombres o de comunidades humanas. Soy un auténtico solitario. Nunca pertenecí del todo al Estado, a la Patria, al círculo de amigos ni aun a la familia más cercana”.
Es decir, el mismo individuo que declaró en 1933 que “mientras me sea posible viviré en un país donde haya libertades políticas, tolerancia e igualdad ante la Ley”. Y el que posteriormente observó que “en la base de todo buen trabajo científico existe un sentimiento religioso relacionado con convicciones de la razón. Por ejemplo, la comprensibilidad del mundo”.
Y el que muere en abril de 1955, a causa de un aneurisma aórtico, sin haber perdido jamás el asombro kantiano ante un cielo nocturno y estrellado.
Nota de Redacción: En el Número Especial 827 de El País Cultural (9 de setiembre de 2005) dedicado a la vez al centenario de la Teoría de la Relatividad (1905), al cincuentenario de la muerte de Einstein (1955) y al Año Internacional de la Física (UNESCO), varios especialistas expresaron sus opiniones, saludablemente contradictorias, sobre la vida y la obra de Albert Einstein.
EINSTEIN. SU VIDA Y SU UNIVERSO, de Walter Isaacson. Debate, México, 2009. Distribuye Random House Mondadori. 736 págs.
Grandes obras
A.C.
STEPHEN HAWKING (Oxford, 1942) es el admirado autor de Historia del tiempo (1987) y El universo en una cáscara de nuez ( 2001). Dicen que se ha jubilado y que anda peor de salud. Desde sus épocas de estudiante padece una atrofia que lo condena a su silla de ruedas e incluso necesita comunicarse utilizando una computadora que sintetiza su voz. Quienes hayan seguido sus explicaciones sobre las maravillas del universo con voz nasal de robot en una famosa serie de la BBC (“El Universo de Stephen Hawking”, BBC, 1997), sabrán que el científico británico que discurre sobre agujeros negros y el Big Bang tiene en sí mismo algo de milagroso. Porque a sus aportes a la física y a la cosmología contemporánea que le han dado tanta celebridad, une la cualidad de ser un riguroso divulgador, sea cual fuere el apoyo que razonablemente deba recibir de colaboradores y familiares.
En cuanto a su reciente selección de las obras de Albert Einstein hay un precedente. Hawking ya había hecho algo similar con agilidad didáctica en A hombros de gigantes. Las grandes obras de la física y la astronomía (2003), intercalando notas introductorias a una antología de obras de grandes sabios como Copérnico, Galileo, Kepler y Newton, además del propio Einstein.
Pero aquella plural antología incluía solamente “El principio de la relatividad” y en La gran ilusión, en cambio, además de ese texto clave, Hawking selecciona y comenta lo mejor -a su juicio- de Albert Einstein, con un volumen dedicado en forma exclusiva al padre del efecto fotoeléctrico, la curvatura de la luz, las contracciones del espacio-tiempo y otras rarezas.
Aquí puede encontrarse una mayoría de textos puros y duros como “Relatividad: la teoría especial y general”, “Otras consideraciones sobre la relatividad”, y tramos de páginas de “El significado de la relatividad” y “La evolución de la física”. Pero que el lego no espere alivio literario en las secciones tituladas “Notas autobiográficas” y “Mis últimos años”, porque allí no escasean las ecuaciones ni las reflexiones filosóficas. Más bien abundan y para bien.
Es en ese último tramo que Hawking recuerda que “al contrario que con la relatividad, que proveía una explicación determinista a fenómenos físicos, la mecánica cuántica es probabilística desde sus fundamentos, lo cual era de difícil aceptación para Einstein”. Y más adelante agrega: “Sus preocupaciones sobre los problemas filosóficos con la relatividad y la mecánica cuántica se resolvieron finalmente mediante el desarrollo de la mecánica cuántica relativista, la teoría cuántica de campos, que en última instancia forman las bases de la teoría de cuerdas. O que a su vez podría satisfacer el sueño de Einstein de unificar las fuerzas de la física”.
Es cierto que decepciona un poco la brevedad de los comentarios del editor, tratándose de un mamotreto de 686 páginas. Es que pueden contarse cuatro carillas introductorias, más seis carillas entre la Parte I y II, cuatro entre la Parte III y V, seis entre la Parte V y VI, y dos en la Parte VII, lo cual arroja un total de 22 carillas de Stephen y mucho más de 600 para Albert.
LA GRAN ILUSIÓN. LAS GRANDES OBRAS DE ALBERT EINSTEIN. Edición de Stephen Hawking. Editorial Crítica, Barcelona, 2008. Distribuye Planeta. 686 págs.
25
Ene
10

¡Sigue pinchando, Cruelísimo aguijón!

Friedrich Nietzsche
Así habló Zaratustra

El mago

1Y cuando Zaratustra dio la vuelta a una roca vio no lejos debajo de sí, en el mismo camino, a un hombre que agitaba los miembros como un loco furioso y que, finalmente, cayó de bruces en tierra. «¡Alto!, dijo entonces Zaratustra a su corazón, ése de ahí tiene que ser sin duda el hombre superior, de él venía aquel perverso grito de socorro, – voy a ver si se le puede ayudar.» Mas cuando llegó corriendo al lugar donde el hombre yacía en el suelo encontró a un viejo tembloroso, con los ojos fijos, y aunque Zaratustra se esforzó mucho por levantarlo y ponerlo de nuevo en pie, fue inútil. El desgraciado no parecía ni siquiera advertir que alguien estuviese junto a él; antes bien, no hacía otra cosa que mirar a su alrededor, con gestos conmovedores, como quien ha sido abandonado por todo el mundo y dejado solo. Pero al fin, tras muchos temblores, convulsiones y contorsiones, comenzó a lamentarse de este modo 2:«Quién me calienta, quién me ama todavía? ¡Dadme manos ardientes! ¡Dadme braseros para el corazón! ¡Postrado en tierra, temblando de horror, Semejante a un mediomuerto, a quien la gente le calienta los pies – Agitado, ¡ayl, por fiebres desconocidas, Temblando ante las agudas, gélidas flechas del escalofrío, Acosado por ti, ¡pensamiento! ¡Innombrable! ¡Encubierto! ¡Espantoso! ¡Tú, cazador oculto detrás de nubes! Fulminado a tierra por ti, Ojo burlón que me miras desde lo oscuro: – Así yazgo, Me encorvo, me retuerzo, atormentado Por todas las eternas torturas, Herido Por ti, el más cruel de los cazadores, ¡Tú desconocido – Dios! 3 ¡Hiere más hondo, Hiere otra vez! ¡Taladra, rompe este corazón! ¿Por qué esta tortura Con flechas embotadas? ¿Por qué vuelves a mirar, No cansado del tormento del hombre, Con ojos crueles, como rayos divinos? ¿No quieres matar, Sólo torturar, torturar? ¿Para qué – torturarme a mí, Tú cruel, desconocido Dios? – ¡Ay, ay! ¿Te acercas a escondidas? ¿En esta medianoche Qué quieres? ¡Habla! Me acosas, me oprimes – ¡Ay! ¡ya demasiado cerca! ¡Fuera! ¡Fuera! Me oyes respirar, Escuchas mi corazón.
Auscultas mi corazón, Tú celoso – Pero ¿celoso de qué? ¡Fuera! ¡Fuera! ¿Para qué esa escala? ¿Quieres entrar dentro, en el corazón, Penetrar en mis más ocultos Pensamientos? ¡Desvergonzado! ¡Desconocido – ladrón! ¿Qué quieres robar? ¿Qué quieres escuchar? ¿Qué quieres arrancar con tormentos? ¡Tú atormentador! ¡Tú – Dios-verdugo! ¿O es que debo, como el perro, Arrastrarme delante de ti? ¿Sumiso, fuera de mí de entusiasmo, Menear la cola declarándote – mi amor? ¡En vano! ¡Sigue pinchando, Cruelísimo aguijón! No, No un perro – tu caza soy tan sólo, ¡Cruelísimo cazador! Tu más orgulloso prisionero, ¡Salteador oculto detrás de nubes! Habla por fin, ¿Qué quieres tú, salteador de caminos, de mí? ¡Tú oculto por el rayo! ¡Desconocido! Habla, ¿Qué quieres tú, desconocido Dios? – – ¿Cómo? ¿Dinero de rescate? ¿Cuánto dinero de rescate quieres? Pide mucho – ¡te lo aconseja mi segundo orgullo! ¡Ay, ay! ¿A mí – es a quien quieres? ¿A mí? ¿A mí – entero? ¡Ay, ay! ¿Y me torturas, necio, Atormentas mi orgullo? Dame amor – ¿quién me calienta todavía? ¿Quién me ama todavía? – dame manos ardientes, Dame braseros para el corazón, Dame a mí, al más solitario de todos, Al que el hielo, ay, un séptuplo hielo Enseña a desear Incluso enemigos, Enemigos, Dame, sí, entrégame, Cruelísimo enemigo, Dame – ¡a ti mismo! – – ¡Se fue! ¡Huyó también él, Mi último y único compañero, Mi gran enemigo, Mi desconocido, Mi Dios-verdugo! – – ¡No! ¡Vuelve Con todas tus torturas! ¡Oh, vuelve Al último de todos los solitarios! ¡Todos los arroyos de mis lágrimas Corren hacia ti! ¡Y la última llama de mi corazón – Para ti se alza ardiente! ¡Oh, vuelve, Mi desconocido Dios!¡Mi dolor!¡Mi última -felicidad!.
Mas aquí Zaratustra no pudo contenerse por más tiempo, tomó su bastón y golpeó con todas sus fuerzas al que se lamentaba. «¡Deténte!, le gritaba con risa llena de rabia, ¡deténte, comediante! ¡Falsario! ¡Mentiroso de raíz! ¡Yo te conozco bien! ¡Yo voy a calentarte las piernas, mago perverso, entiendo mucho de – calentar a gentes como tú!» – «¡Basta, dijo el viejo levantándose de un salto del suelo, no me golpees más, oh Zaratustra! ¡Esto yo lo hacía tan sólo porjuego! Tales cosas forman parte de mi arte; ¡al darte esta prueba he querido ponerte a prueba a ti mismo! Y, en verdad, ¡has adivinado bien mis intenciones! Pero también tú – me has dado una prueba no pequeña de ti: ¡eresduro, sabio Zaratustra! ¡Golpeas duramente con tus “verdades”, tu garrota me fuerza a decir – esta verdad!» – «No me adules, respondió Zaratustra, todavía irritado, con mirada sombría, ¡comediante de raíz! Tú eres falso: ¡qué hablas tú – de verdad! Tú pavo real de los pavos reales, tú mar de vanidad, ¿qué papel has representado delante de mí, mago perverso, en quién debía yo creer cuando te lamentabas de aquella manera? » «El penitente del espíritu,dijo el viejo, ese personaje es el que yo representaba: ¡tú mismo inventaste en otro tiempo 4 esa expresión – – el poeta y mago que acaba por volver su espíritu contra sí mismo, el transformado que se congela a causa de su malvada ciencia y de su malvada conciencia.
Y confiésalo: ¡mucho tiempo pasó, oh Zaratustra, hasta que descubriste mi arte y mi mentira! Tú creías en mi necesidad cuando me sostenías la cabeza con ambas manos, – – yo te oía lamentarte “¡lo han amado demasiado poco, demasiado poco!” De haberte yo engañado hasta tal punto, de eso se regocijaba íntimamente mi maldad.» «Es posible que hayas engañado a otros más sutiles que yo, dijo Zaratustra con dureza.
Yo no estoy en guardia contra los engañadores, yo tengo que estar sin cautela: así lo quiere mi suerte 5.

Pero tú – tienes que engañar: ¡hasta ese punto te conozco! ¡Tú tienes que tener siempre dos, tres, cuatro y cinco sentidos! ¡Tampoco eso que ahora has confesado ha sido ni bastante verdadero ni bastante falso para mí! Tú perverso falsario, ¡cómo podrías actuar de otro modo! Acicalarías incluso tu enfermedad si te mostrases desnudo a tu médico.
Y así acabas de acicalar ante mí tu mentira al decir: “¡esto yo lo hacía tan sólo por juego!” También había seriedaden ello, ¡tú eres en cierta medida un penitente del espíritu! Yo te comprendo bien: te has convertido en el encantador de todos, mas para ti no te queda ya ni una mentira ni una astucia, – ¡tú mismo estás para ti desencantado! Has cosechado la náusea como tu única verdad. Ninguna palabra es ya en ti auténtica, pero sí lo es tu boca, es decir: la náusea que está pegada a tu boca». – – «¡Quién crees que eres!, gritó en este momento el mago con voz altanera, ¿a quién le es lícito hablarme así a mí, que soy el más grande de los que hoy viven?» – y un rayo verde salió disparado de sus ojos contra Zaratustra. Pero inmediatamente después cambió de expresión y dijo con tristeza: «Oh Zaratustra, estoy cansado, siento náuseas de mis artes, yo no soy grande ¡por qué fingir! Pero tú sabes bien que – ¡yo he buscado la grandeza! Yo he querido representar el papel de un gran hombre, y persuadí a muchos de que lo era: mas esa mentira era superior a mis fuerzas. Contra ella me destrozo: Oh Zaratustra, todo es mentira en mí; mas que yo estoy destrozado – ¡ese estar yo destrozado es auténtico!» – «Te honra, dijo Zaratustra sombrío, bajando y desviando la mirada, te honra, pero también te traiciona, el haber buscado la grandeza. Tú no eres grande.
Viejo mago perverso, lo mejor y más honesto que tú tienes, lo que yo honro en ti, es esto, el que te hayas cansado de ti mismo y hayas dicho: “yo no soy grande”.
En esto yo te honro como a un penitente del espíritu: y si bien sólo fue por un momento, en ese único instante has sido – auténtico.
Mas dime, ¿qué buscas tú aquí en mis bosques y entre mis rocas? Y cuando te colocaste en mi camino, ¿qué prueba querías de mí? – – ¿en qué querías tentarme a mí?» – Así habló Zaratustra, y sus ojos centelleaban. El viejo mago calló un momento, luego dijo: «¿Te he tentado yo a ti? Yo – busco únicamente 6.

Oh Zaratustra, yo busco a uno que sea auténtico, justo, simple, sin equívocos, un hombre de toda honestidad, un vaso de sabiduría, un santo del conocimiento, ¡un gran hombre! ¿No lo sabes acaso, oh Zaratustra? Yo busco a Zaratustra. » – Y en este instante se hizo un prolongado silencio entre ambos; Zaratustra se abismó profundamente dentro de sí mismo, tanto que cerró los ojos. Mas luego, retornando a su interlocutor, tomó la mano del mago y dijo, lleno de gentileza y de malicia: «¡Bien! Por ahí sube el camino, allí está la caverna de Zaratustra. En ella te es lícito buscar a aquel que tú desearías encontrar. Y pide consejo a mis animales, a mi águila y a mi serpiente: ellos te ayudarán a buscar. Pero mi caverna es grande.
Yo mismo, ciertamente, – no he visto aún ningún gran hombre. Para lo que es grande el ojo de los más delicados es hoy grosero. Éste es el reino de la plebe.
A más de uno he encontrado ya que se estiraba y se hinchaba, y el pueblo gritaba: “¡Mirad, un gran hombre!” ¡Mas de qué sirven todos los fuelles del mundo! Al final lo que sale es viento.
Al final revienta la rana que se había hinchado durante demasiado tiempo: y lo que sale es viento. Pinchar el vientre de un hinchado es lo que yo llamo un buen entretenimiento.
¡Escuchad esto, muchachos! El día de hoy es de la plebe: ¡quién sabe ya qué es grande y qué es pequeño! ¡Quién buscaría con fortuna la grandeza! Un necio únicamente: los necios son afortunados.
¿Tú buscas grandes hombres, tú extraño necio? ¿Quién te ha enseñado eso? ¿Es hoy tiempo de eso? Oh tú, perverso buscador, ¿por qué – me tientas?» – – Así habló Zaratustra, con el corazón consolado, y siguió a pie su camino riendo. 7

notes
1   Otro título anotado por Nietzsche para este apartado era El penitente del espíritu.

2  El largo «lamento» del mago que viene a continuación fue compuesto por Nietzsche en el otoño de 1884 y llevaba entonces el título de El poeta. – El tormento del creador. En otra copia manus crita le puso estos dos títulos: De la séptima soledad, luego borrado, y El pensamiento. De hecho este poema no se hallaba destinado originalmente a Así habló Zaratustra, pero Nietzsche lo insertó en él al componer la cuarta parte. De la importancia que este poema tenía para Nietzsche da idea el hecho de que más tarde lo incorporase a los Ditirambos de Dioniso, bajo el título de Lamento de Ariadna. Allí lleva al final una «respuesta » de Dioniso, quien, tras un rayo, «se hace visible con una belleza de esmeralda». La citada respuesta dice así: ¡Sé inteligente, Ariadna!..
Tienes oídos pequeños, tienes mis oídos: ¡Introduce en ellos una palabra inteligente! – ¿No tenemos que odiarnos primero a nosotros mismos cuando debemos amarnos a nosotros mismos?..
Yo soy tu laberinto…

3 Ya en su juventud (en el otoño de 1864) había compuesto Nietzsche una poesía con el título Al dios desconocido. El «dios desconocido» alude al Dios encontrado por Pablo en el Areópago de Atenas (véase Hechos de los Apóstoles, 17, 23).

4  Véase, en la segunda parte, De los sublimes. 

5  Véase, en la segunda parte, De la cordura respecto a los hombres. 
6  Nietzsche juega en alemán con las palabras versuchen (tentar) y suchen (buscar), de idéntica raíz. 

7  Alusión a la conocida fábula narrada por Fedro.

19
Ene
10

bendito lenguaje

“¿por qué habría de decir otra cosa cuando se trata de eso precisamente?” J.L
a.
*”NO ENTIENDO EL LENGUAJE DE UN LEON PORQUE NO ENTIENDO CÓMO ES SU MUNDO” L.W.
* no tiene sentido decir que sabes algo si ese algo es indudable
*no hay nada escondido…son los filósofos los que enredan la madeja
* la filosofía es una consecuencia de entender mal el lenguaje
b.
* el lenguaje es una herramienta, un instrumento
* no hay una sola imagen del mundo, sino muchos juegos del lenguaje distintos…
LOS LÍMITES DEL LENGUAJE SON LOS LÍMITES DE MI MUNDO
c.
*los rompecabezas filosóficos surgen al mezclar distintos juegos del lenguaje
* aprendemos a utilizar las palabras porque pertenecemos a una cultura… a una forma práctica de hacer cosas… es un asunto público
* ¿es la filosofía una forma de cultura?
es la filosofía la forma más característica y general. a partir del pensamiento griego, hasta heidegger, la filosofía fue siempre el espejo donde se reflejó la cultura occidental. (entrevista realizada en 1965 – tc)
EN TAL SENTIDO, LA FILOSOFÍA NO ES UNA FORMA DE CULTURA, SINO LA FORMA DE CULTURA MÁS GENERAL DE NUESTRA CULTURA (M.F)
respuesta 2:
la filosofía es la forma de cultura más universal de occidente, se produjo en un elemento dado, dicha forma de cultura y dentro de los interrogantes que autorizaba, se produjo un evento bastante fundamental… una reflexión antropológica…la pregunta que Kant formuló en su Lógica…¿QUÉ ES EL HOMBRE?

10
Ene
10

creías que nos conocías? miráte esta entrevista (RECOMENDADO, TC)

¿Qué judaísmo tenemos, qué judaísmo queremos?
Publicado por: David Salischiker el 08 January 2010
Autor: Mirta Goldstein
Fuente: Plural JAI – YOK
¿Judaísmo democrático, humanista, pluralista o…?
Este es el interrogante central del que parte Bernardo Sorj en la entrevista que le hiciera Dario Sztajnszrajber para YOK.
¿Hay más de un judaísmo?
¿Quiénes aceptan la diversidad y quiénes se oponen a ella?
¿Todos los aspectos de la construcción discursiva judía son humanistas?
Lo que nos queda claro del diálogo entre Darío y Bernardo es que cada uno de los conflictos y hechos comunitarios que hoy no enfrentamos con responsabilidad, que no debatimos con sinceridad y que no consensuamos con armonía y tolerancia, se convertirán en los traumas que legaremos a las futuras generaciones.
Sorj nos insta a pensar un judaísmo no traumático, nos invita a reformular el judaísmo de la diáspora Iluminista y nos impulsa a construir instituciones seculares.
También formula interesantes ideas respecto de la marca imborrable de la Shoah; en este sentido sugiere recrear la riqueza de la vida judía de la Europa previa al nazismo y de la que se desarrolló dentro de los guetos, en lugar de merodear permanentemente la muerte de los campos aunque no por ello olvidar lo ocurrido. Sus ideas, por momentos agudas y punzantes, son las de un judío comprometido que vislumbra un judaísmo inserto en la universalidad de las paradojas y, por ende, un judaísmo que pueda transformarse a si mismo.
Plural JAI retoma esta entrevista por considerarla un hito intelectual que hecha luz sobre aspectos no resueltos y conflictivos del judaísmo israelí y galútico. Invitamos a leerla, a pensarla y a discutirla ya que inspira al intercambio constructivo.
Podemos acordar o disentir, preguntar y responder, solo así pondremos en acto nuestra ética judía.
Esta es la propuesta.
Dra. Mirta Goldstein (Plural JAI)
-*-
video1:
hay tensiones entre judaísmo (como comunidad, hay de todo dentro de ella, es una diversidad) y el humanismo (es un conjunto de valores, un abstracto, un ideal moral).
sí hay elementos humanistas en la religión judía, por ejemplo…
hillel: “no hagas al prójimo lo que no quieres que a ti te hagan” (eso está en la torah) lo demás, Bullshit (ESO NO INCLUYE LA PALABRA D-S)
video2:
¿cómo hace un judío secular para re-significar los ritos tradicionalistas (jaguim) sin caer en el ritual religioso?
una forma, es como se hizo en israel, por ejemplo las grandes fiestas (como casamientos)
darle un tenor agrícola…
pero hoy los kibutzim y el folklore, ya casi no tiene vigencia….
pero….
por ejemplo, en EL DÍA DEL PERDÓN, debo pedir perdón a d-s? (entra nuevamente la cuestión RACIONALISTA DEL JUDAÍSMO)
+ la relación con la shoá + intento de derrida de resignificar los ritos (agrega dario s.)
bernardo agrega, que al ser el judaísmo una religión creada por individuos, debemos respetar la voz individual, PERO tiene una acción colectiva;
también agrega bernardo que hoy se da una “pérdida de referencias” por parte de los jóvenes: los más ortodoxos parecen más judaicos, por vestirse como se vestían en el sxviii
POR ELLO debemos intentar crear más instituciones judías seculares
(con ritos judíos seculares)
para justamente llevar a cabo rituales judíos alternativos seculares (múltiples)
hablamos de un judío posmoderno?
ES MUY DIFÍCIL SALIR DEL GHETTO! (afirma)
video3:
relación de la shoá y la creación del estado de israel
la shoá como trauma (muuuy recomendable)
en este video, bernardo cuenta su experiencia personal y familiar con el judaísmo y la shoá.
video4:
es israel el centro del judaísmo humanista?
hay una variedad de judaísmos
hay quienes insisten en que israel es el centro de la vida judía.
(quizá mañana lo sea) agrega bernardo la situación de los palestinos…
para un judío humanista, israel (y por su historia) sólo le merece interrogantes
el rol de la golá? cuál es su valor?
INTERESANTE DIFERENCIACIÓN ENTRE EL BUND ANTES DE LA CREACIÓN DEL ESTADO Y EL JUDAÍSMO SECULAR HOY!
el mundo se diasporisa, pero el judaísmo comienza un efecto opuesto.
el judaísmo es una opción?
soy libre de elegirlo?

LAS NOTAS Y OPINIONES SOBRE LOS VIDEOS, SON MÍOS,
NADA TIENE QUE VER NI DARÍO NI BERNARDO
(ACLARO, POR SI LAS MOSCAS).

 

 

 

ENJOY!



noviembre 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos


este blog intenta reflejar de forma objetiva, pluralista y humanista los acontecimientos que nos rodean.
es por eso, que te invito a opinar y comentar (con respeto, claro está), así podremos comprender las distintas miradas de una misma moneda.

Top Clicks

  • Ninguna

Categorías

RSS es porque soy

  • sunnitas y chiítas
    La crisis en Egipto alerta sobre la sepación entre sunnitas y chiítas19.02.2011 La crisis en Egipto puso al descubierto un fenómeno sobre el cual no se puso tanto atención y es la verdadera... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • Sin título
    Fotos inéditas del Graf Spee revelan soplos de Batalla del Río de la PlataUna veintena de fotografías inéditas del acorazado alemán "Graf Spee", que se exhiben desde este viernes, revelan nuevas... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • Inéditas fotos nazis de Navidad
    La pesadilla antes de Navidad23.12.2010 15:42En épocas de fiestas, a modo de testimonio de una Navidad espeluznante, la revista Life dio a conocer una serie de fotos inéditas de una fiesta navideña... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • El mail de Facebook
    El mail de Facebook, a punto de lanzarse Facebook está realizando el anuncio en Estados Unidos Ya está todo preparado. Después de escuchar muchos rumores sobre el mail de Facebook, parece que... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • En Uruguay se plantan dos variedades de tabaco
    Sábado 14.08.2010 Que PasaCaminos del tabacoNo muchos lo saben pero en el norte del país existen productores tabacaleros. Desde hace tres generaciones se han dedicado a un cultivo y a una... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

RSS amor vacío

  • ¿Por qué no?
    visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Condenada a muerte
    Ana Gabriela Rojas, El País.com Entrevista: Asia Bibi - Condenada a muerte en Pakistán "Me llamaron blasfema porque protesté" Ana Gabriela Rojas - Sheikhupura - 20/02/2011 La mujer, de 45... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • La Pena de Muerte
    por María Elena WalshFui lapidada por adúltera. Mi esposo, que tenía manceba en casa y fuera de ella, arrojó la primera piedra, autorizado por los doctores de la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Día Internacional contra la Violencia de Género
    Del género que sea22.11.2010 14:39Este jueves se conmemora el Día Internacional contra la Violencia de Género. El técnico celeste Oscar Tabárez, el director del Ballet del Sodre, Julio Bocca, y la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Marcha por la Diversidad - Montevideo 2010
    Marcha por la DiversidadLe dieron color25.09.2010 La Marcha de la Diversidad reclamó este viernes por la despenalización del aborto en Uruguay, el matrimonio homosexual, la educación sexual y la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc