Archive for the 'nazismo' Category

28
Jun
10

Cuando la culpa viene de la víctima

24/06/2010
Cuando la manifestación de un hecho político, se transforma en un rechazo racial
por: Eli Cohen (Desde Madrid)
A continuación, el autor del siguiente artículo, demuestra porque el rechazo de algunos sectores de la sociedad española, ante los trágicos hechos ocurridos contra la tripulación del barco de bandera turca “Mármara”, cerca de las costas de Gaza, se transformaron en hechos antisemitas. La violencia física sufrida por tres empresarios israelíes, que viajaron a Madrid para participar de un encuentro de “Energías Renovables”, o el impedimento de la delegación israelí, de participar en el “Día del orgullo gay”, en esa misma ciudad española, dan cuenta de ello.
Muchos en España se echan las manos a la cabeza cuando, al criticar a Israel, se les acusa de antisemitas. El espíritu que encierra esta acusación ha circulado de forma incesante por decenas de artículos, comentarios, tertulias, críticas…y en todo lo relacionado con los tristes sucesos ocurridos con la “flotilla humanitaria”. Nada más cerca de la realidad, lo que se ha vivido en este país las dos primeras semanas de junio tiene un nombre muy claro: Antisemitismo. Que no cueste decirlo.
Ciertamente, el efecto principal -y también uno de los objetivos principales de los organizadores- de la flotilla ha sido una tergiversación ensordecedora sobre Israel en todo el mundo buscando su deslegitimación constante. Así, concretamente en España, se han cruzado las líneas de la crítica u oposición a las políticas israelíes y se ha incurrido en un antisemitismo recalcitrante. No es una opinión personal, son los hechos: Tres empresarios israelíes que acudían a un encuentro sobre energías renovables -no representaban a Israel como Estado ni a ninguna de sus instituciones, sino que sólo pertenecían al ámbito privado- fueron agredidos en la Universidad Autónoma de Madrid por una turba de doscientos jóvenes encolerizados que, de no ser por la policía, habrían conseguido lincharlos.. Ocurrió el pasado 7 de junio, apenas 6 días después del asalto a la flotilla. Al día siguiente, 8 de junio, los organizadores del Día del Orgullo Gay en Madrid vetaban a la representación de gays israelíes que estaban invitados a dicho evento argumentando que el Ayuntamiento de Tel Aviv no condenó la actuación del ejército israelí.
Cuesta encajar semejantes actuaciones. La primera, porque inmediatamente recuerda los peores sucesos del pasado Siglo XX, cuando echaban a los judíos de las universidades a hostia limpia. Esta vez, cambiaron la palabra “judío”, por “Israel”: esquema básico del antisemitismo de nuestros días, en el cual, es reprobable declarar un odio abierto a los judíos pero, en cambio, es hasta políticamente rentable declarar ese mismo odio hacia Israel. La segunda, porque Israel es el único país de Oriente Medio en donde un homosexual puede vivir sin que le lleven a la horca o algo similar.
Pero sucedió. Lo más escalofriante, sin lugar a dudas, no sólo fue la falta de acción por parte de las autoridades universitarias, o por parte del Rector de la institución, en última instancia. Lo que de verdad aterró, lo que nos heló la sangre a unos cuantos, fue la pasividad de los estudiantes ajenos a la manada de violentos, que en lugar de intervenir o evitar la agresión se dedicaban a mirar o a hacer fotografías con sus teléfonos móviles. La indiferencia es el mayor crimen de Europa, como dijo Hermann Bloch, en plena locura nazi. Las conclusiones son obvias. Resulta incontestable calificar esta agresión de antisemita en su grado más alto, puesto que obedece a varios aspectos intrínsecos en las actuaciones de dicha índole. El primero y más característico es la responsabilidad colectiva. Al igual que en los peores ejemplos de los ataques contra judíos -los “porgromos”- el pasado 7 de junio en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), por los actos del gobierno israelí, se hizo responsables a dos ciudadanos -y empresarios- israelíes que acudían a un encuentro de energías renovables junto a expertos españoles en la materia.
¿Si viniera Steve Jobs, que es ciudadano norteamericano, a España, ¿se le intentaría agredir y boicotear por las víctimas civiles que dejan las operaciones de su ejército en las guerras de Afganistán e Irak? ¿Atacarían el comercio de un ciudadano chino por la falta de libertad en China?
Como en el proromo del año 1938, conocido como “Kristallnacht”, o como en 1480 con los sucesos del niño de La Guardia que marcó un proceso irreversible hacia la expulsión de los judíos de España, y como en tantas otras veces en la historia, se ha buscado una excusa para la explosión de odio y agresiones. Con un idéntico proceso. Porque idénticas metas y objetivos tienen sus hacedores. Esta vez ha sido el asalto a la llamada Flotilla de la Libertad. Hace un año fue la Operación Plomo Fundido en Gaza, hace cuatro años la guerra contra el grupo terrorista Hezbollah, en Líbano. Y así seguiremos hasta que los prejuicios ciegos dejen de dominar la conciencia colectiva tanto de los países árabes como de los países democráticos. No habrá paz mientras el odio se enseñe en las escuelas y se difunda en los medios de comunicación.
Cuando la culpa viene de la víctima
El epílogo de estos días tan oscuros, lo ha escrito el Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón en el diario “El País”, el primer diario nacional. En dicho artículo, titulado: “Israel, de perfil y de frente”; Gallardón comienza mostrando sus credenciales de amigo de Israel y del pueblo judío para luego acusar a los israelíes de haber caído en posiciones radicales, calificar el asalto a la flotilla de ilegal y sanguinario, amén del bloqueo a Gaza y exigir a Israel que reconozca la “Nakbá” (“Tragedia”, según la mítica árabe-palastina, al referirse a la Independencia de Israel en 1948) y otros tantos tópicos que bien podrían haber sido manifestados por cualquier líder de extrema izquierda, para colmar su tira de improperios con esta sentencia sobre lo ocurrido en la ciudad de la cual es regidor: La brutal agresión a tres empresarios israelíes en la Universidad Autónoma de Madrid o la intolerable exclusión de la delegación israelí en la marcha del Orgullo Gay tal vez no obedezcan a un antisemitismo histórico. Pero bien podría degenerar en él. No puede descartarse que un empeoramiento de la situación en Oriente Próximo reavive los peores demonios del pasado europeo, reavivando un problema que constituye la mayor vergüenza histórica de este continente. Gallardón suscribe así otro de los clichés del antisemitismo clásico: Los propios judíos son culpables del odio que reciben.
El conflicto entre israelíes y palestinos -y todo lo que esto suscita en España- nos muestra algo desasosegante en el panorama nacional, una hostilidad que moviliza lo que ninguna otra causa contemporánea hace. Veamos un claro ejemplo: Al Qaeda tiene secuestrados en Mauritania a tres cooperantes españoles desde hace seis meses y aun ni un solo ciudadano ha salido a la calle para protestar. Las muertes de civiles siempre deben ser condenables, pero lo que aquí está en juego, es la falta de criterio -o la subjetividad del mismo- para que los mismos sectores que inmediatamente salen a las calles a quemar banderas israelíes y/o criticar y hasta agredir físicamente a ciudadanos israelíes, por el sólo hecho de serlo, sen los mismos que callan o miran para otro lado, cuando otra formas de racismo -como el desprecio a los ciudadanos norafricanos que en delicadas “pateras” acuden a estas tierras o ejecuciones medievales, como las cometidas en el mundo musulmán contra mujeres y hombres, por el sólo hecho de pensar distintos o intentar asumir su vida en libertad, dan cuenta de que -en definitiva- el odio a lo “judío”, prevalece por sobre la razón.
(fuente: revistahorizonte.org)
Anuncios
22
Mar
10

¿es cierto que el Vaticano escondió o facilitó la fuga de criminales de guerra nazis?

Archivos secretos podrían arrojar luz sobre Eichmann

lunes 22 de marzo
Pero el servicio de inteligencia alemán BND tiene un archivo de 4.500 páginas sobre Eichmann que una periodista está tratando de conseguir para aclarar algunos interrogantes de su vida de posguerra: ¿Quién lo ayudó a escapar? ¿Sabían los alemanes su paradero? ¿Hay cosas importantes que no han trascendido?
BERLIN (AP) – Los datos básicos de Adolf Eichmann son bien conocidos: se lo considera el cerebro del Holocausto judío por la forma en que coordinó el genocidio perpetrado por los nazis y se sabe que escapó de Alemania, fue capturado en Argentina por la Mossad israelí, juzgado y ahorcado en Jerusalén.
Foto del criminal de guerra nazi Adolf Eichmann durante su juicio en Jerusalén en 1962, a donde fue llevado tras ser capturado en Buenos Aires. Archivos secretos podrían ayudar a determinar si alguien ayudó a escapar a Eichmann y si algún gobierno sabía que se encontraba en Buenos Aires. (Foto AP)
Los archivos podrían ayudar a determinar si es cierto que el Vaticano escondió o facilitó la fuga de criminales de guerra nazis, como afirman algunos. La Iglesia Católica niega tajantemente haberlo hecho.
El BND sostiene que los archivos deben permanecer secretos, por lo que la periodista independiente Gabriele Weber acudió a los tribunales. Tres jueces de Leipzig están estudiando los documentos. Weber dijo que espera un fallo en uno o dos meses y que los jueces concedan acceso al menos a una parte de los documentos.
“Me parece imposible que en la Alemania de hoy estemos escondiendo documentos de un asesino en masa nazi que ha sido convicto”, declaró Weber en una entrevista telefónica desde Buenos Aires, donde reside parte del año.
“No concibo que logren mantener el 100% en secreto”, agregó.
La agrupación estadounidense American Gathering of Holocaust Survivors and their Descendants (Asociación de Sobrevivientes del Holocausto y sus Descendientes) se ha sumado al pedido de que se den a conocer los documentos.
“Para los sobrevivientes del Holocausto, el que retengan los archivos de Eichmann, ‘el arquitecto de la Solución Final’, más de medio siglo después es escandaloso e indecente”, declaró su vicepresidente Elan Steinberg en un comunicado. “El que lo haga Alemania es doblemente grave”.
El BND dijo que no podía hablar del tema porque el caso está en los tribunales.
Documentos presentados en el juzgado indican que la agencia sostiene que la difusión de los documentos comprometería el trabajo de un informante y que, dado que buena parte de la información fue suministrada por un “servicio de inteligencia extranjero”, se podría afectar la futura cooperación con ese país, expresó el abogado de Weber, Remo Klinger. El país en cuestión no ha sido identificado.
El BND aclaró que la información no fue suministrada por el servicio de inteligencia estadounidense, por lo que se presume que vino de Israel, según Klinger.
Rafi Eitan, político israelí y ex agente de la Mossad que ayudó a capturar a Eichmann, dice que jamás oyó hablar de los documentos y que no sabe cuál puede ser su contenido, indicó su oficina. Tampoco fue posible conseguir comentarios de la Mossad.
Klinger rechaza el argumento del BND para retener la información y dice que sería fácil pintar de negro todo tramo que pueda aludir al informante. Cree que la verdadera razón por la que la BND no quiere dar a conocer los documentos es que podrían contener elementos incómodos.
La CIA dio a conocer en el 2006 documentos según los cuales le notificó al BND en 1958 que tenía información de que Eichman “estaría viviendo en Argentina con el seudónimo de ‘Clemens'” desde 1952. Como se supo más adelante, Eichmann efectivamente estaba en Argentina y se hacía llamar Ricardo Klement.
Ni Estados Unidos ni Alemania hicieron nada, aparentemente porque les preocupaba lo que Eichmann pudiese decir sobre Hans Globke, un ex nazi que ayudó a coordinar las iniciativas anticomunistas de Estados Unidos en Alemania Occidental.
Los agentes israelíes capturaron a Eichmann en 1960 en Buenos Aires y lo llevaron a Jerusalén para que fuese juzgado. Eichmann, quien ayudó a organizar el exterminio de judíos desde la Gestapo, fue hallado culpable de crímenes de guerra, sentenciado a muerte y ahorcado en 1962.
La difusión de los archivos de la CIA y el hecho de que esa agencia haya hablado con los alemanes es lo que impulsó a Weber a preguntar al BND qué más tiene.
“Siempre supe que el BND tenía algo, pero cuando la CIA difundió sus documentos y dijo que tenía documentos sobre el BND, pude probarlo”, expresó Weber.
Agregó que se sorprendió cuando le dijeron que tal vez se podría forzar la difusión de 4.500 páginas de archivos y sospechosos que las autoridades jamás pensaron iban a tener que dar a conocer.
“Estaban seguros de que era un secreto, un secreto para siempre”, comentó.
_____
El redactor de AP Aron Heller colaboró con este despacho desde Jerusalén.
(fuente: ar.news.yahoo.com)
14
Mar
10

Iberoamérica”’

07-03-10
El Holocausto y sus consecuencias
Elena Poniatowska
Leonora Carrington entre Gabriel y Pablo Weisz, sus hijosFoto Guillermo Sologuren

No me molestes, ponte a pintar –le decía Leonora a su segundo hijo Pablo, tendiéndole unas hojas de papel y algunos colores.
Muy pronto, Pablo Weisz Carrington empezó a dibujar pegasos, caballos y figuras de espaldas y de perfil, pero él se enfilaba hacia la medicina. De niño, el mundo de su madre penetró en su inconsciente. A los 10 años interrumpía a su madre:
–¿Qué te parece mi dibujo?
Leonora entra y se sienta frente a la mesa en la que platicamos Pablo y yo, y Pablo le dice:
–When you were painting you gave me a piece of paper and told me to draw something in order to leave you alone…
Leonora se levanta y se pone de pie tras la silla en la que está sentado Pablo frente a su lap top en la que pasa uno por uno los 49 acrílicos que exhibirá el jueves 11 de marzo, a partir de las 7:30 de la noche, en el Museo José Luis Cuevas a la sombra de La Giganta. “José Luis Cuevas ha sido muy generoso conmigo.”
–Do you like them? –le pregunto a Leonora.
–Yes, of course.
–Because they are your son’s. ¿Even if Pablo wasn’t your son, would you like them?
—Yes.
–¿Si los vieras colgados sobre la pared en una galería te gustarían?
–Me gustan aquí (señala la pantalla de la computadora) y en la pared.
El núcleo Weisz-Carrington fue muy cerrado porque en la familia privó la atmósfera de persecución traída de la Segunda Guerra Mundial. Chiki Emérico Weisz, el fotógrafo húngaro ayudante de Robert Capa, salía de un campo de concentración (ya en el Holocausto habían asesinado a dos de sus hermanos) y Leonora venía de Nueva York, después de haber huido de St. Martin d’Ardeche, Francia, y sufrido mucho en Santander, España. Los Carrington se encerraron en sí mismos y hasta la fecha giran dentro del círculo de los judíos que huyeron de Europa. En Hungría, los campos de exterminio acabaron con hombres, mujeres y niños obligados a llevar la Estrella de David sobre su ropa. En las tarjetas de racionamiento, la policía ponía una “j” por judío, y la ignominia nazi quedó grabada en el antebrazo de muchos europeos que lograron sobrevivir y denunciar el Holocausto. En México, en 1946, cuando nació Gabriel, filósofo y poeta, los judíos de varias nacionalidades se unieron para protegerse, y cuando nació Pablo, el 14 de noviembre de 1947, ya la familia era lo que se ha dado en llamar un núcleo dispuesto a resistir todos los embates de la vida. Ni Leonora ni Emérico tenían un solo pariente en México, se apoyaron en otros judíos que padecían la misma soledad. No es que los Weisz fueran practicantes, lo que sí, en el colegio inglés Westminster a los niños Gaby y Pablo les recordaban que habían matado a Cristo (*), y eso los marcó, sobre todo a Gabriel, quien es más propenso a la angustia que Pablo.
El mundo de Leonora era el de la casa en la calle de Gabino Barreda, en la que se reunían en torno al dinamismo de Remedios Varo, Benjamin Péret, Gunter Gerszo, Kati y José Horna, y Esteban Frances. En esa casa llena de humedades y semi derruida los niños jugaban con los gatos mientras los mayores preparaban la comida y jugaban a cadáveres exquisitos que en Francia inauguraron André Breton y Marcel Duchamp.
Cuando el excéntrico Edward James entró por primera vez a la casa de los Weisz, le asombró que el estudio de Leonora fuera tan modesto y pareciera más bien un cuarto de trebejos en el que ella pintaba entre toda clase de objetos inservibles. James era un millonario inglés que coleccionó Dalies y Magrittes y de pronto descubrió a Leonora, compró algunos de sus cuadros y le organizó una exposición en la galería Julien Levy en Nueva York.
–Mis relaciones con Edward James no fueron perfectas, él no me quería –cuenta Pablo. En Navidad, a Gaby le regalaba un barco precioso y a mí una muñequita, así de chiquita, para niñas, porque en una ocasión en que él estaba durmiendo con la boca abierta, yo le eché adentro una mosca o un chapulín, no recuerdo bien, sólo tenía cinco años, pero él se enojó conmigo y siempre manifestó su preferencia por Gabriel. También a Benjamin Péret le mordí la pierna en París, a los cuatro años, porque quería hacerme cruzar una calle y me dio miedo, pero aunque a él le dolió mucho la mordida, nunca tomó venganza. Edward James usaba calcetines amarillos, se los quitaba y los dejaba detrás de la puerta. Se decía que era heredero del trono de Inglaterra, pero él nunca lo confirmó ni lo desmintió. “Es el hijo ilegítimo de Eduardo VII.” Invitaba a mi mamá a comer, y a la hora de la cuenta exclamaba: “Oh, olvidé mi cartera”. Cuando tenía dinero sacaba un sobre con billetes de a peso y así pagaba, pero si él no llega a nuestra vida, en la calle de Chihuahua, en la ciudad de México, nos habríamos muerto de hambre. Las pinturas que le compró a mi madre deberían estar en Westmeath, Inglaterra, pero a lo mejor ya se perdieron, porque en Xilitla también Edward James tenía Magrittes y De Chiricos abandonados contra los muros y todos descuidados.
–¿Tu padre también impulsó tu vocación?
—Sí, le gustaba que pintara, los dos me apoyaron mucho, a diferencia de Max Ernst, que fue mal padre de su hijo Jimmy, quien lo veía como a un dios.
“Quiero que mi madre oiga lo que voy a decir.” Leonora se sienta: “No podría haber tenido una mejor madre que ella”.
–Thank you –dice Leonora llevándose su cigarro a la boca.
–Ya en la secundaria sabía que mi vocación era la medicina. También a Gaby le fascinó la medicina, pero luego la dejó. En la UNAM, escogí ser patólogo, ver los colores a través del microscopio. En el 68, cursaba yo el segundo año de medicina, terminé mi carrera en la UNAM y luego viajé a Estados Unidos, y allá me hice patólogo en NYU, Universidad de Nueva York, al lado de Belleville, cerca del río Hudson, a espaldas del hospital en la calle 23 y la primera. Permanecí en NYU tres años. Antes, en México, Gaby y yo habíamos participado en el movimiento estudiantil de 1968 y escondimos una impresora en el patio de la casa. Repartíamos volantes en la calle, en los mítines, en las esquinas, y cuando a Elena Garro se le ocurrió denunciar a intelectuales simpatizantes del movimiento, dio el nombre de mi madre, simplemente porque ella era amiga de Octavio Paz, su ex marido. Entonces, Gaby y yo salimos a Estados Unidos con mi madre y yo hice allá mi carrera de patólogo. En los primeros cinco años de mi residencia, casi no pude pintar, pero después me casé en Nueva York con Wendy, y tuvimos dos hijos: Alex y David; desde entonces he hecho exposiciones de 150 dibujos o más en Shreveport, Louisiana; en Chicago en la galería Venzor, y la última, de 50 acrílicos, acuarelas y dibujos, así como esculturas de bronce y madera, en la principal galería de arte de Richmond, Virginia.
“En mi pintura aparecen muchos animales, porque en la casa siempre los hubo. Edward James traía víboras y cacatúas a la casa, y mi mamá las recibía, pero la que tenía más paciencia con las excentricidades de Edward era Kati Horna, la fotógrafa con la que mi papá hablaba húngaro.”
Los cuadros de Pablo Weisz Carrington parecen “milagros”, exvotos que se cuelgan a un lado del altar y dan las gracias por salvarse de peligros y calamidades. Tienen mucho de naive y mucho de cuento para niños. Sobre una superficie a cuadros, blanca y negra, que recuerdan a De Chirico, Pablo coloca, como en un ajedrez, caballos y personajes. De una taza saca el nacimiento del horizonte, fabricado por un hombre y una mujer. Casi todos sus personajes están de espaldas.
–¿Tú haces muchos apuntes para luego pintar?
–Sí, pero, ¿sabes lo que me pasa? Durante un tiempo largo no tengo ideas, y luego en un día vienen seis o siete, entonces tengo que anotarlas rápido, porque si no, se me olvidan. Hago un croquis. De éste, El árbol de los pájaros, hice un croquis previo.
—¿Crees que lo que pintas está relacionado con los sueños de tu infancia?
—No creo, no, no sé de dónde vienen. ¿Do you know where the things you paint come from? –le pregunta a Leonora.
–They just appeared.
–¿También tienes, como tu mamá, la obsesión por los caballos?
–I never had a horse, but I like them. My mother had many horses.
–Not so many –respinga Leonora.
–Este cuadro se llama Paseo de la Reforma, y le puse alas a los caballos porque estéticamente no me gustan los aviones. Antes, para transportarse lejos, el caballo era más humano, pero ahora el avión es el que galopa en el aire.
–Remedios Varo dibujó instrumentos exactos, tubos de química, insectos, hizo estudios de biología para libros y laboratorios. ¿No influyó en ti?
–Sí me interesaron sus dibujos, pero me interesan Magritte y Leonora, claro.
–Al mismo tiempo que tus dibujos son poéticos también son naive.
–Un poco naive, sí.
–Se parecen a lo que pintaría un niño, porque hay mucho de niño en ti. ¿Ha visto Cuevas tu pintura?
–Sí, yo quiero mucho a Cuevas, es un hombre maravilloso, me dio esta oportunidad de exponer en su museo y me siento agradecido. Siempre estaré en deuda con él.
–¿El peso del talento de tu mamá es duro de llevar?
–No, aunque mis temas se relacionan con los suyos y tenemos la misma obsesión del huevo, pero sus imágenes se remontan a su conocimiento de los celtas y mi mundo es completamente imaginario y está ligado a mi pasado judío-húngaro y a mi pasado mexicano. Ir a Xilitla con Edward James me marcó, porque James era una parte del mundo raro de mi mamá. Mira, aquí pinté un caballo encima de la cornisa de una construcción a punto de tirarse al vacío, porque no hay regreso posible, ninguna forma de dar la vuelta.
Como el Monte Análogo que unía la tierra con el cielo y en consecuencia guardaba conocimientos y saberes que guiaban a los hombres hacia otro horizonte. En La escuela de caballos voladores, los caballos tienen la ingenuidad primitiva de volar hacia el sol como en los exvotos de iglesia
–Tus cuadros parecen dar las gracias.
–¿Verdad? Como milagritos… Se meten al edificio como caballos y salen como pájaros. Es un tríptico que titulé La conversión.
Admirador de Leonardo da Vinci: “¿sabes que pintó muy pocos cuadros y su mejor cuadro, además de la “Mona Lisa y La última cena, es La Virgen del armiño?” Pablo se manifiesta una y otra vez contra el nazismo y Leonora lo secunda. Hitler es innombrable en la casa de la calle de Chihuahua y la memoria de Chiki Weisz puede sentirse honrada por sus dos hijos, Gabriel y Pablo, y por Leonora, quien ha combatido el fascismo y el autoritarismo. René Magritte es otro de los pintores que más han influido en Pablo, así como sus lecturas impulsadas por su padre: Rimbaud, Baudelaire, Mallarmé, y por su madre, Huxley, Shakespeare, William Blake y el maravilloso libro de Pierre Mabille, Mirror of the Marvelous. A los dos niños no se les daban juguetes, sino libros y discos; Mozart, Bach y Vivaldi subían por la escalera de la casa y se disolvían en la azotea.
Lo que más marcó a Gaby y a Pablo, que usaban capas para viajar y así conocieron a la blanca hija del minotauro (mitad hombre, mitad toro), es el nazismo, cuyo régimen de terror causó la muerte de cerca de 2 millones 500 mil personas (la mayoría judíos), tan sólo en el campo de concentración de Auschwitz. Para dos niños como Gabriel y Pablo debió ser muy difícil saber que los hermanos de su padre habían sido exterminados en el Holocausto y seguramente influyó en su crecimiento, sobre todo porque en México había admiradores de los nazis, y a la hora de los noticieros muchos espectadores aplaudían el paso de ganso de los soldados alemanes. Ana Frank, Elie Weisel, Edith Stein (monja católica de origen judío), Primo Levi, Imre Kertesz, Victor Frankl vivieron en carne propia el racismo, la persecución, y pocos sobrevivieron a los hornos crematorios; esto, obviamente, influyó en los dos hermanos, hijos de un húngaro judío y de una aristócrata inglesa: Chiki Weisz y Leonora Carrington.
(fuente:.jornada.unam.mx)
(*) Jesús
14
Mar
10

Iberoamérica”

Aliancitis aguda, extraña enfermedad política
René Avilés Fabila
Miércoles 10 de Marzo, 2010
Una encuesta reciente arroja datos interesantes: luego de las alianzas y de los escándalos suscitados, de las mentiras externadas por todos los dirigentes de partidos políticos, el menos dañado fue el PRI, mientras que PAN y PRD disminuían sus simpatías electorales. Esto era algo visible desde que César Nava, estimulado por Felipe Calderón, arrancara su proyecto de alianzas para frenar no sólo al PRI, sino a Peña Nieto, tal como añadiera hace poco la periodista Beatriz Pagés. La maniobra fue tan burda que no resultó, sirvió para producir un intenso malestar ciudadano contra aquellos partidos que se habían prometido odio eterno luego de la apretada victoria de Calderón sobre López Obrador.
A unas cuantas semanas de anunciadas las alianzas PAN-PRD para eliminar a los “caciques”, el PRI aparece con mayores posibilidades de triunfo, pese a las contradicciones de su dirigente nacional, Beatriz Paredes. Lo extraño es que fue el propio Peña Nieto quien puso en la discusión las conversaciones y acuerdos para que la coalición no avanzara en el Estado de México. Ante esta declaración, César Nava reaccionó de modo infantil: ¡Ah!, entonces ahora sí vamos a formar una alianza contra el gobernador mexiquense. No cabe duda que Nava promete batallas que no serán fáciles de ganar. En el Estado de México, el PRI tiene un enorme poderío. No es Oaxaca, ni Puebla, sin duda tampoco Veracruz, donde Acción Nacional va con un candidato, ciertamente desprestigiado, de escasa conducta ética, pero con mucho apoyo, en particular de Felipe Calderón, cuyo afecto vimos cuando, al mejor estilo de Viruta y Capulina, el Presidente le metió la cara en su pastel de cumpleaños y Yunes, mientras se limpiaba, festejaba la broma idiota. La escena probó los niveles de ridiculez a los que ha llegado la política mexicana. Una acción de pésimo filme nacional llevado a la práctica por un panista y un ex priista que ahora trabajan juntos para derrotar al PRI en Veracruz.
La coalición PAN-PRD podrá tener algunos éxitos, no tantos como ambas formaciones esperan, posiblemente Oaxaca e Hidalgo. No mucho más. El problema es que ambos partidos, al coaligarse, exhibieron su ausencia de escrúpulos: no es fácil mostrar tanto odio, intercambiar tantas ofensas y luego tomarse de la mano e ir juntos a enfrentar al enemigo. Lo que está viendo la nación es una mayor simpatía por el viejo PRI, incluso hasta esperan que en todo este tiempo fuera de Los Pinos haya podido cambiar su estructura pesada, autoritaria y corrupta. Defectos que han mostrado en exceso los nuevos aliancistas, sobre todo el PRD, que ha saqueado de manera escandalosa a la ciudad capital.
Pero mientras que PAN y PRD se dicen palabras de falso amor y se prometen compartir el botín en distintos puntos de la república, en el DF se miran tal como son: los primeros, políticos recién llegados incapaces de enfrentar a sus rivales; los segundos, como una serie de tribus que se ha reunido para envilecer las distintas delegaciones capitalinas. Aquí no habrá alianza, aquí sí son honestos en la aversión que se tienen. Piensan que la lucha por el dominio del DF será solamente entre ambos partidos, que el PRI no cuenta y no recuerdan que ante sus escándalos, discretamente, sin mucho trabajo y sin candidatos jóvenes y aguerridos, ha aumentado mucho su votación. Podría dar una sorpresa en 2012, si la tendencia sigue como va, resultado de una mala serie de acuerdos entre PAN y PRD.
Alianzas extrañas no hay tantas en el mundo. Alguna vez la poderosa Alemania de Hitler firmó un pacto de no agresión con la Unión Soviética. Ambas naciones trataban de darse tiempo para tener mejores ejércitos. El pacto Molotov-Ribentrop duró unos cuantos meses antes de que las divisiones nazis entraran sin declaración de guerra oficial al inmenso territorio dominado por Stalin. Fue una alianza frágil antes de llegar al choque brutal, del que Alemania salió derrotada. En Stalingrado, Leningrado, Moscú y Kursk, fueron destrozadas las divisiones nazis.
Suponiendo que la asociación PAN-PRD triunfe en Oaxaca o en Hidalgo, ¿qué seguirá?, ¿cómo van a gobernar esos estados, ¿se los repartirán equitativamente? En Francia vimos varias veces la unión entre socialistas y comunistas para derrotar a la derecha. Cuando al fin lograron triunfar con Miterrand al frente, los comunistas estaban debilitados por la historia y no tenían mucha fuerza para exigir su parte en el gabinete. Tampoco fue una alianza definitiva y allí sí había un programa común, afinidades entre ambas fuerzas. ¿Pero en México, PAN y PRD se entenderán en el momento de cohabitar en los estados donde podrían triunfar? Pocos confían en que compartan la cama sin tener problemas. Nada más opuesto que un panista de cepa, bonito y formado en escuelas confesionales, y un perredista que suele venir de los bajos fondos de las luchas sociales, que no habla con corrección y que busca el dinero que no ha podido obtener de forma decente.
Por fortuna, la discusión sobre estas alianzas está a punto de desaparecer para iniciar los comentarios que producirán su puesta en práctica, si es que triunfan.
(fuente: cronica.com.mx)
13
Mar
10

interesante… bah, qué sé yo!

Cultural
Robert Brasillach (1909-1945)
El escritor que De Gaulle no perdonó
Virginia Martínez
Photobucket Robert Brasillach
ROBERT BRASILLACH cayó frente al pelotón de fusilamiento, gritando “Viva Francia, a pesar de todo”. Era el 6 de febrero de 1945. Tres días antes, el general De Gaulle había aceptado recibir a su abogado defensor. Cuando este, en un desesperanzado intento por salvar la vida de su cliente, se ofreció a aportar más información sobre el caso, imperturbable el general respondió: “No vale la pena”. Es probable que en ese momento, De Gaulle ya hubiera firmado el decreto que confirmaba la pena capital.
Novelista, periodista, crítico literario y cinematográfico, Brasillach fue el único escritor de prestigio juzgado y fusilado por colaborar con los nazis. En sus Memorias, al explicar su conducta respecto de la llamada política de depuración que siguió a la liberación, De Gaulle se refiere a él sin nombrarlo pero de manera inequívoca: “Si no habían servido directa y apasionadamente al enemigo, conmuté las condenas, por principio. En un solo caso, el único, no me sentí con derecho a conceder la gracia. Pues, en las Letras, como en todo, el talento es título de responsabilidad”. De Gaulle emplea dos palabras, talento y responsabilidad, que repitieron una y otra vez el fiscal y el defensor, durante el sonado juicio.
Cincuenta años después de los hechos, Alice Kaplan, profesora de Literatura e Historia francesa de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, se puso a investigar su caso y el de otros escritores colaboracionistas en los archivos judiciales franceses. Con ese material publicó The collaborator, the trial and execution of Robert Brasillach (University of Chicago Press, 2000). Al año siguiente Gallimard editó la obra con el título de Intelligence avec l`ennemi.
Crítico literario. El padre de Brasillach era un militar que había servido en las fuerzas coloniales de Marruecos y que cayó en combate durante la Primera Guerra Mundial. El segundo matrimonio de la madre llevó al niño y a Suzanne, la hermana mayor, a mudarse a la pequeña ciudad de Sens. A los 16 años Brasillach partió a París para preparar el ingreso a l`École Normale Supérieure (ENS). Allí conoció al joven Maurice Bardèche, que iba a tener gran influencia política e intelectual en él y con quien hizo íntima amistad. Años después Bardèche se casó con Suzanne. Eran tan inseparables que Brasillach acompañó a su hermana y a su cuñado en la luna de miel. A partir de ese momento los tres vivieron bajo el mismo techo.
Ya en su época de estudiante en la ENS, Brasillach se distinguió por su adhesión a la monárquica y ultra nacionalista Acción Francesa, de Charles Maurras. A los 21 años escribía en la revista de la Acción. Su primer artículo de éxito fue la “Oración fúnebre por Gide”. En realidad era una malévola pseudo necrológica pues Gide no había muerto, pero como a juicio del autor, el vejete hacía tiempo que no tenía nada que decir, bien podía dárselo por muerto. Esa nota definió el estilo con que ejercería el periodismo y la crítica literaria. En 1931 publicó su primer ensayo, Presencia de Virgilio, canto a la sensualidad e idealización de la amistad masculina.
Ese año abandonó la carrera universitaria, se convirtió en escritor de tiempo completo y publicó El proceso a Juana de Arco. Poco después su firma comenzó a aparecer en el semanario pro nazi Je suis par tout.
Portavoz del fascismo. A mediados de la década del treinta, Brasillach se definía como un fascista a la francesa. Daba conferencias, escribía y militaba a favor de la causa. En 1934 viajó a la reunión del Partido Nacional Socialista en Nürenberg. A su regreso escribió “Cien horas con Hitler”, artículo en el que exhibía la fascinación que le despertaba el Führer.
El nazismo de Brasillach no era un sistema político totalitario sino una gesta épica, exultante, hecha de jóvenes fuertes y musculosos y banderas al viento. Francia tenía que elegir entre hundirse en el escepticismo y la decrepitud o sumarse a la impetuosa cosmovisión nacionalsocialista. A medida que se acercaba al nazismo, Brasillach se volvía más ácido y violento contra los escritores de izquierda o con aquellos que tenían algún compromiso democrático: le resultaban mediocres, mustios, sin virilidad.
Antisemita racional. Entre 1931 y 1939, fiel a su internacionalismo fascista, viajó por Alemania, Bélgica, Italia, España y el norte de África. Publicó cinco novelas, dos libros sobre la guerra civil española, dos ensayos y una Historia del cine (1935), escrita en colaboración con Bardèche. El trabajo fue muy bien recibido y tres años más tarde lo editó el Museo de Arte Moderno de Nueva York.
La crítica cinematográfica no quedó al margen de las elecciones ideológicas del autor. Así Leni Riefenstahl, cuyo film El triunfo de la voluntad, en la primera edición del libro es sólo “monótono y por momentos magnífico”, en 1942 pasa a ser “la más grande artista del Tercer Reich”, una cineasta que se abre paso en un mundo sofocado por la corrupción judía.
A fines de la década del treinta había consolidado su antisemitismo. Sin embargo él se definía como un moderado: “No queremos matar a nadie, no deseamos organizar ningún pogromo. Pero también pensamos que la mejor manera de impedir las reacciones siempre imprevisibles de un antisemitismo de instinto es organizar un antisemitismo racional”. Seguramente esa moderación lo llevó a pedir que se privara de la ciudadanía a los judíos.
En respuesta al gobierno que prohibió a la prensa incitar al odio racial, Brasillach publicó el artículo “El asunto simio”, en el que sustituyó la palabra judío por mono: “¿Vamos al teatro? La sala está repleta de monos. Se cuelgan por todos lados, en el palco, en el escenario. ¿En el ómnibus, en el metro? Monos. ¿Me siento inocentemente en un bar? A derecha y a izquierda los monos se acomodan. Su habilidad para imitar los gestos de los hombres hacen que, a veces, no los reconozcamos enseguida…”.
Prisionero liberado. En setiembre de 1939 lo llamaron al Ejército y en junio del año siguiente fue hecho prisionero por los alemanes. Pasó diez meses en campos de internación junto a soldados compatriotas. Allí escribió la obra de teatro Berenice, el Diario de un hombre ocupado y la novela Los cautivos.
Poco después de su internación, la Embajada alemana comenzó gestiones ante las autoridades del Reich para lograr que lo liberaran. De vuelta a París, Brasillach habló en un acto organizado por Je suis partout, en el que fundamentó la necesidad histórica de una Francia fascista. Gallimard reeditó El proceso a Juana de Arco, muy elogiado por sus valores ideológicos en la Nouvelle Revue Francaise, que dirigía el fascista Drieu la Rochelle.
Brasillach desayunaba y almorzaba en el Instituto Alemán, se fotografiaba en las recepciones en compañía de nazis uniformados y seguía escribiendo contra los judíos, que ahora ya no eran simios sino ratas. Cuando los atentados contra la ocupación empezaron a hacerse visibles, sumó un nuevo enemigo: los terroristas de la Resistencia, como los llamaba.
Cada semana Je suis partout, del que Brasillach era redactor en jefe, publicaba una columna de denuncia: fulano es comunista ¿es posible que yo sea el único que lo sabe?; el que firma los artículos de tal periódico de Avignon con el seudónimo de Lubert no es otro que el judío Lussy; el judío David Rubiné sigue ejerciendo la medicina a pesar de que Vichy se lo prohíbe; aquel, que es sospechoso de colaborar con la Resistencia vive en tal calle.
Colaboracionista de corazón. El 13 de octubre de 1943 abandonó la dirección del semanario por discrepancias con el resto de la redacción. En el juicio, la decisión se esgrimió como prueba de que el acusado no compartía el extremismo de sus compañeros y que se sentía francés antes que nazi. Sin embargo, los documentos que ofrece Kaplan, prueban que los alemanes nunca consideraron su alejamiento como una defección.
Cuando el gobierno provisional de De Gaulle declaró ilegal la prensa colaboracionista y ordenó confiscar sus bienes, la mayoría de los redactores de Je suis partout huyeron a Alemania. Brasillach se negó. Reunió algunos libros y se mudó a un altillo. “Si los judíos vivieron encerrados en armarios durante casi cuatro años. ¿Por qué no imitarlos?”, anotó en su diario.
El 21 de agosto de 1944 fuerzas del Comité Francés de Liberación Nacional detuvieron a su madre. Cuatro días después, desde su refugio, Brasillach escuchó las campanadas de Notre Dame celebrando la liberación. No sabía que la madre estaba presa ni que habían detenido a su padrastro y a Bardèche. Recién un mes después, un amigo se atrevió a contarle lo sucedido. Brasillach decidió entregarse.
Cofradía masculina. En los meses que pasó en la prisión de Fresnes, reforzó su credo fascista y se dedicó a la literatura: escribió obras de teatro, ensayos, tradujo a Shakespeare y comenzó a planear la publicación “póstuma” de su obra.
Ya antes de la liberación, De Gaulle había comenzado a preparar el marco jurídico que debía respaldar el juicio a los colaboracionistas. Había puesto cuidado en basarse en el Código Penal vigente antes de la guerra y no crear nuevos delitos. El Código castigaba con la muerte a “todo francés que en tiempos de guerra sostenga inteligencias con una potencia extranjera o con sus agentes, en vistas a favorecer la empresa de esa potencia contra Francia”. En ese artículo, el número 75, se basó el juicio a Brasillach.
Los protagonistas. Los juicios contra quienes, desde la prensa, habían apoyado la ocupación alemana -apunta Kaplan- proliferaron, pues eran de fácil instrucción: bastaba con reunir los artículos, marcar los pasajes más comprometedores y llamar a algún testigo. El de Brasillach, en particular, prometía destacarse por la fama del acusado y las dotes oratorias del fiscal y el defensor.
El pasado de estos últimos revela que las fronteras entre colaboracionistas y patriotas no eran tan francas en la Francia recién liberada. A Jacques Isorni se lo tenía por uno de los más prestigiosos abogados defensores del foro parisino. Admirador de Maurras y partidario del mariscal Pétain, a quien poco después también defendió ante la justicia, durante la guerra Isorni había considerado a De Gaulle un desertor.
El fiscal Marcel Reboul había integrado el sistema judicial de Vichy. Había prestado, como era obligatorio, juramento de fidelidad a Pétain pero -según su hija- también siempre había hecho lo posible para blanquear los expedientes de judíos y opositores.
Quedaba claro que entre el Poder Judicial de antes y después de la guerra, y el de Vichy, había fuertes líneas de continuidad. La depuración alcanzó solo a los responsables de firmar deportaciones y sentencias de muerte.
El juicio. El 19 de enero de 1945 en un París liberado, pero en una Francia todavía en guerra, comenzó el juicio. La sala estaba llena. Entre el público se encontraban el filósofo Maurice Merleau-Ponty, Simone de Beauvoir y representantes de los principales diarios de la Resistencia.
Brasillach escuchó con atención los cargos y respondió con mesura. Isorni le había pedido que su conducta desmintiera la fama de violento que lo precedía. Eso no le impidió defenderse sin concesiones.
Reboul lo acusó de mantener relaciones carnales con el enemigo. Citó todos los pasajes de su obra que denotaban la seducción del escritor por el ritual y la potencia del nazismo. El fiscal golpeó bien: el rumor sobre la homosexualidad de Brasillach era un secreto a voces y en sus textos abundaban connotaciones homoeróticas como la belleza de los muchachos, la intimidad de las amistades masculinas, entre otras. Reboul apeló a los sentimientos más conservadores del jurado.
Presentó lo más odioso de sus artículos: las denuncias y la instigación. En su última intervención, en voz baja y mirando de frente al acusado, le dijo que había leído y releído su obra buscando encontrar una palabra de piedad y no la había encontrado.
La condena. “Es un honor”, dijo claro y fuerte, Brasillach cuando le leyeron la sentencia. A partir de ese momento, como era norma con los condenados a muerte, lo recluyeron en una celda de aislamiento, encadenado.
Francois Mauriac se puso al frente de la campaña para salvarle la vida. Escribió en Le Figaro apelando a la caridad cristiana y a la necesidad de cerrar las heridas. Albert Camus le replicó desde Combat acusándolo de ser portavoz de un dilema falso: odio o perdón. Francia, dijo, tiene necesidad de justicia. Igual Camus firmó por él basándose en su oposición ideológica a la pena de muerte.
Tras largas discusiones sobre el contenido y el tono de la petición, comenzó a circular una carta pidiendo por Brasillach. Se sumaron Colette, Jean Anouilh, Paul Claudel, Jean-Luis Barrault, Paul Valéry, Maurice de Vlaminck y Jean Cocteau. Entre los que se negaron a acompañarla se cuentan Picasso, Gide, Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir.
Nace el mito. Con el tiempo Brasillach se benefició de una doble reivindicación. Unos eligieron recordarlo solo por sus novelas y ensayos. Otros hicieron de su legado político objeto de culto. Para Jean-Marie Le Pen del Frente Nacional, Brasillach es el romántico sacrificado por sus ideas, el brillante que murió antes de tiempo. O para decirlo en palabras de Kaplan: el “James Dean del fascismo”.
Lo que escribió Hannah Arendt sobre Ezra Pound, vale también para Brasillach: si antes de la guerra el antisemitismo del poeta podía ser un asunto privado, sin efectos políticos, no lo era denunciar judíos -o comunistas, resistentes- cuando se los estaba exterminando. Es a esa responsabilidad de los hombres de letras a la que se refiere De Gaulle en sus Memorias.
También es cierto que Brasillach pagó culpas propias y ajenas y que su muerte le ahorró igual destino a otros periodistas tan o más radicales que él. Después de su fusilamiento no hubo más ejecuciones de escritores. A sus colegas de Je suis partout les conmutaron la condena a muerte por trabajos forzados y luego los amnistiaron. Lucien Rebatet, uno de los duros de su grupo, autor de Los escombros, libelo antisemita, éxito de ventas bajo la ocupación, reconoció la deuda: “Él nos salvó la vida, muriendo primero”.

04
Feb
10

y santifican a otro y punto!

Publicado 02/02/2010
“Porque sería peor”
“Pío XII no podía hablar contra el nazismo”
Pío XII, el Papa al que los judíos acusan de antisemita y de no haber levantado la voz con más fuerza contra el nazismo, aseguró en 1942 al jesuita Paolo Dezza (foto) que “si no hablaba era porque no podía hablar, ya que sería peor”, informó el diario vaticano L’Osservatore Romano.
“Se lamentan que el Papa no habla, pero el Papa no puede hablar. Si hablase sería peor”, le confesó Pío XII en diciembre de 1942 a Dezza -el jesuita nombrado en 1991 cardenal por Juan Pablo II-, que en aquella ocasión, en plena Segunda Guerra Mundial, fue llamado al Vaticano para predicar los ejercicios espirituales.
Dezza, según cuenta el diario de la Santa Sede, mantuvo una larga audiencia con Pío XII, quien le habló de las “atrocidades del nazismo en Alemania y en los países ocupados” y le manifestó su “dolor y angustia” ante las acusaciones que le hacían de callar ante el Holocausto judío.
El jesuita agregó que Pío XII le contó que le envió sendas cartas al arzobispo de Cracovia, el futuro cardenal Sapeha, y a varios obispos de Polonia en las que deploraba las “atrocidades” nazis y que le respondieron pidiéndole que no podían hacerlas públicas “porque se agravaría la situación!
“Pío XII le recordaba el ejemplo de Pío X que frente a las vejaciones en Rusia decía: ‘tenéis que callar para impedir males peores”, agregó el diario de la Santa Sede, que subraya que ya en 1964 Dezza publicó esa audiencia con Pío XII.
El medio señaló “históricamente se podrá discutir si habría sido mejor hablar más o más fuerte, pero que lo que está fuera de discusión es que si Pío XII no habló más fuertes fue únicamente por ese motivo, el temor a empeorar la situación de los oprimidos pero no por miedo u otros intereses”.
El Pontífice le aseguró a Dezza que aunque el “peligro comunista existía” en aquellos momentos “es más grave el peligro nazi”.
Pío XII gobernó la Iglesia desde el 2 de marzo de 1939 al 9 de octubre de 1958 y le tocó vivir los duros años del nazismo y muchos historiadores le acusan de antisemita y de no haber elevado la voz con más fuerzas contra el régimen de Hitler, algo siempre negado por el Vaticano.
El pasado mes de diciembre, Benedicto XVI le proclamó “venerable”, primer paso hacia la santificación, lo que ha desatado una oleada de protestas por parte de la comunidad judía internacional.
El proceso de beatificación de Pío XII (Eugenio Pacelli, 1876-1958) se abrió en 1967 y avanzó con lentitud, en medio de las duras críticas de los judíos. EFE
fuente: aurora digital
04
Feb
10

Martin Buber

Martin Buber

El filósofo humanista
Por Lic.Rafael Winter (Rufo)
Martin Buber (1980) acrylic and ink on canvas by Andy Warhol – “Ten Portraits of Jews of the Twentieth Century” – Jewish Museum, New York.

Uno de los pensadores judíos más originales, creativos e influyentes de los últimos siglos ha sido Martin Buber. No es el objetivo de este artículo profundizar en su vida, obra y pensamiento. Simplemente escribir y explicar someramente acerca de él.
Nació en 1878 en Viena. Pero durante su infancia vivió en Lemberg (Galitzia) con su abuelo paterno Salomón Buber, estudioso, autoridad en Midrash (**1) y en literatura rabínica medieval. De 1896 en adelante Martin Buber estudió en las universidades de Leipzig, Viena y Zurich. Finalmente en la Universidad de Berlin.
Ingresó al Movimiento Sionista en 1898. Fue delegado al tercer Congreso Sionista en Basilea en 1899. Pero no adhiere a la vertiente política del Sionismo sino a la corriente sionista cultural de Ajad Haam, enfatizando ya entonces la importancia de la educación y la necesidad de una nueva creatividad cultural judía lo que lo conducirá, en el quinto Congreso Sionista, a la Facción Democrática. Integrará la misma por un tiempo.
Tenía 26 años cuando comienza a interesarse en el Jasidismo. Con el paso del tiempo traduce relatos jasídicos al alemán, adaptándolos libremente, por ejemplo “Las historias de Rabí Najman”, “La leyenda del Baal Shem” entre otros.
Buber se consustanció totalmente con el mensaje del jasidismo original, viendo en dicho movimiento algo “distinto”, cercano e identificado en muchos aspectos con su propia concepción de lo que era la religión, religiosidad y espiritualidad. Sí: aquel jasidismo transmitía espiritualidad, alegría, entusiasmo, sentimiento, devoción, apuntando al corazón más que al intelecto. Consideró necesario trasmitir el mensaje del jasidismo al mundo tanto judío como no judío. Más aún, lo popularizó. Su apego por este movimiento lo acompañaría hasta el fin de sus días.
Por otro lado Buber, judío creyente, no concordaba con la religión institucionalizada. Hay quienes lo han definido como “anarquista religioso”. No era el judaísmo normativo, la Halajá,(**) el culto sinagogal, los rituales, aquello en lo que Buber hacia hincapié. En lo que sí hacía hincapié era en la religiosidad del corazón. A su manera se consideraba religioso y al mismo tiempo era profundamente humanista. Ambas condiciones, religioso y humanista no siempre van juntas. En el caso de Buber una complementaba a la otra. Alguna vez se le preguntó si podía señalar un pasaje especialmente significativo de la Biblia, y él respondió, citando aquel versículo del Génesis que traducido, dice: “Camina delante de Mi y sé íntegro”.
Buber fue, demás está decir, profundo conocedor de la Biblia. Junto con su amigo Franz Rosenzweig, otro gran filósofo contemporáneo, deciden traducir la Biblia al alemán, tarea necesaria pues muchos de los lectores de ambos, parte de su “audiencia”, eran versados en estudios seculares pero no sabían hebreo y eran poco conocedores de la herencia espiritual judía. En la elección de las palabras, en la estructura, Buber intentó en su traducción preservar su carácter original, ser lo más fiel posible a su letra y espíritu, más allá de la interpretación que pudiera darle. Buber consideraba además que la Biblia debía leerse con mente abierta pero la misma no solo debía ser “leída” sino “escuchada” como si su voz nos hablara. De hecho, y el agregado es personal, considero que la Biblia nos sigue hablando generación tras generación. Es el encuentro permanente con el Libro. Lo importante es, y allí los judíos diferimos entre nosotros, cuáles son las enseñanzas, mensajes y valores que extraemos del Libro.
Al mismo tiempo Buber continuaba con su labor educativa y sionista, brindando conferencias, escribiendo artículos, estando en contacto con organizaciones de estudiantes judíos, influyendo en ellos. Eran los años de la Primera Guerra Mundial y posteriores. Buber, que consideraba al Sionismo distinto a otros movimientos nacionales, siguió activo en la causa. En su condición de judío también consideraba que el sionismo era la vía para llegar a ser uno mismo. Es posible afirmar que Buber se encontraba cercano a una postura sionista socialista, entendiéndose en este caso por “socialista” una combinación de elementos extraídos de nuestras fuentes bíblicas –de allí deriva su humanismo- sumado a ideas de los socialistas utópicos del siglo XIX entre otros. Buber consideraba la formación de comunas en la tierra de Israel en las cuales la gente podría convivir, relacionándose directa, cercana y personalmente. Interactuando. Seguramente esto no era muy distinto a la experiencia kibutziana que había surgido hacia el año 1909 y que tanto habría de gravitar en las décadas anteriores y posteriores a la creación de Israel.
En 1925 comenzó a dar conferencias de ética y religión judía en la Universidad de Francfort, continuando con su tarea docente hasta 1933 cuando el ascenso de los nazis al poder le hace dejar el puesto. En los sombríos años que van desde 1933 a 1938 Buber cumplió una notable tarea educativa. Fue designado por la comunidad Director de la Oficina Central para la Educación Judía Adulta, establecida con el objetivo de encargarse de la educación de los judíos luego de que a los mismos el nazismo les prohibió estudiar en institutos de enseñanza en Alemania. En los primeros años de la época nazi, Buber viaja por el país dando conferencias, enseñando, transmitiéndoles al mismo tiempo coraje y valor a los judíos alemanes, siendo uno de los principales líderes espirituales del judaísmo alemán de aquellos tiempos.
En todos estos años y posteriores Buber continuó escribiendo, más allá de los temas y traducciones vinculadas al Jasidismo. Entre sus obras principales tenemos “Yo y Tú” (a la que nos referiremos después), “El eclipse de Dios”, “Moisés” entre otras. En 1938 se establece en la tierra de Israel. Enseña en la Universidad Hebrea hasta 1951. En sus últimos 10-15 años, se mantiene activo en la vida pública y cultural judía. Fue el primer presidente de la Academia Israelí de Ciencias y Humanidades y uno de los fundadores del Instituto Bialik. También dictó cátedra fuera de Israel.
Conocido en el mundo como uno de los principales líderes espirituales de su generación, influyó profundamente en pensadores y filósofos tanto judíos como cristianos. Su fallecimiento tiene lugar en el año 1965.
“Yo y Tú”: La filosofía del diálogo. Explica Barylko interpretando a Buber: “Estamos nosotros. Concretamente tú y yo. Lo demás – los demás – es una abstracción… Somos nuestras relaciones. Para Buber yo soy mi relación…la relación me define…somos. Estamos…yo y el otro…”.
El eje central del pensamiento filosófico de Buber es la relación del “Yo y Tú”, presentada sistemáticamente en su obra del mismo título. Menciona dos tipos de relaciones: la del “yo-tu” y la del “yo-ello”. La relación “yo-ello”, y aquí nuevamente me inspiro en Barylko, es la más común. La palabra “ello” indica lo impersonal. Si es impersonal, aunque la relación sea entre personas es como si fuera a relacionarse a un objeto, a algo material. Relación muchas veces “utilitaria” que tiene lugar no por algo sino para algo. Sirve. Es útil. No es que sea malo. Incluso puede ser necesario. Pero es impersonal.
Sin embargo la relación ideal es la de “yo-tu”. Siguiendo a Barylko “La relación con el tú es directa. Entre el ‘yo y el tu’ no se interpone ningún sistema de ideas, ninguna imagen previa… ‘yo-tu’ es un encuentro de persona a persona…significa total entrega, total fe, total necesidad del otro sin ningún tipo de condicionamiento. Para Buber la fe no es cosa de teología sino de vida comprometida. En el ‘yo-tu’ se da el compromiso…toda vida verdadera es un encuentro… en la actitud de ‘ello’ no existe acción mutua. En la actitud de ‘tu’ hay relación mutua: el otro se encuentra con el yo”.
Buber lleva su postura del diálogo yo-tu al máximo extremo posible. Diálogo entre judíos y cristianos en Alemania, del cual él es artífice, todavía varios años antes de la guerra. En 1924 saca a luz una publicación, la primera editada conjuntamente por un judío, un católico y un protestante. Un precedente. Luego de la Segunda Guerra Mundial, años después intentó, hasta donde fuera posible ayudar a recomponer las relaciones entre judíos y alemanes lo que no fue aceptado – el horror era demasiado escalofriante y reciente- por muchos.
En cuanto al conflicto con los árabes Buber fue uno de los primeros en darse cuenta que en la misma tierra habitaban dos pueblos. Es famosa su propuesta al 12º Congreso Sionista (1921) referida a la situación de los árabes en la tierra de Israel. Dice entre otros conceptos: “…el vigoroso núcleo del pueblo judío está dispuesto a retornar a su antigua patria y construir allí una nueva vida basada en el trabajo independiente el cual se desarrollará y perdurará como el elemento orgánico de una humanidad nueva. Ningún poder sobre la tierra podrá atentar contra esta determinación por la cual generaciones de nuestros pioneros han entregado su vida y su muerte para realizarla…Sin embargo, esta voluntad nacional no está dirigida contra otra nación. El pueblo judío que ha sido una minoría oprimida durante 2000 años….ahora que ingresa nuevamente a la historia mundial como dueño de su destino, está definitivamente liberándose de aquellos infames métodos del nacionalismo imperialista, cuya víctima ha sido durante muchísimos siglos. No es para desplazar o dominar a otro pueblo que nos estamos esforzando para retornar al país con el cual estamos ligados espiritual e históricamente en forma imperecedera y cuyo suelo habitado espaciosamente, ofrece suficiente lugar…Nuestro regreso a Eretz Israel,(*1) el cual va a tomar la forma de una ininterrumpida inmigración, no se propone usurpar los derechos de los otros”
La postura al extremo minimalista de Buber, que tuvo algunos adeptos en el Movimiento Sionista –el grupo Brit Shalom- no fue correspondida. No hubo un Brit Shalom(*) entre los árabes, no hubo un Buber (quizás alguna honrosa excepción) entre los árabes en aquellos tiempos. En realidad hubo y habrá muy pocos como el humanista Martin Buber: ayer, hoy y siempre.

Por Lic.Rafael Winter (Rufo)

(*)      Pacto de paz
(*1)    Tierra de Israel
(**)    Ley judía
(**1)  Comprensión y análisis de las fuentes religiosas



noviembre 2018
L M X J V S D
« Feb    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Archivos


este blog intenta reflejar de forma objetiva, pluralista y humanista los acontecimientos que nos rodean.
es por eso, que te invito a opinar y comentar (con respeto, claro está), así podremos comprender las distintas miradas de una misma moneda.

Top Clicks

  • Ninguna

Categorías

RSS es porque soy

  • sunnitas y chiítas
    La crisis en Egipto alerta sobre la sepación entre sunnitas y chiítas19.02.2011 La crisis en Egipto puso al descubierto un fenómeno sobre el cual no se puso tanto atención y es la verdadera... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • Sin título
    Fotos inéditas del Graf Spee revelan soplos de Batalla del Río de la PlataUna veintena de fotografías inéditas del acorazado alemán "Graf Spee", que se exhiben desde este viernes, revelan nuevas... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • Inéditas fotos nazis de Navidad
    La pesadilla antes de Navidad23.12.2010 15:42En épocas de fiestas, a modo de testimonio de una Navidad espeluznante, la revista Life dio a conocer una serie de fotos inéditas de una fiesta navideña... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • El mail de Facebook
    El mail de Facebook, a punto de lanzarse Facebook está realizando el anuncio en Estados Unidos Ya está todo preparado. Después de escuchar muchos rumores sobre el mail de Facebook, parece que... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • En Uruguay se plantan dos variedades de tabaco
    Sábado 14.08.2010 Que PasaCaminos del tabacoNo muchos lo saben pero en el norte del país existen productores tabacaleros. Desde hace tres generaciones se han dedicado a un cultivo y a una... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

RSS amor vacío

  • ¿Por qué no?
    visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Condenada a muerte
    Ana Gabriela Rojas, El País.com Entrevista: Asia Bibi - Condenada a muerte en Pakistán "Me llamaron blasfema porque protesté" Ana Gabriela Rojas - Sheikhupura - 20/02/2011 La mujer, de 45... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • La Pena de Muerte
    por María Elena WalshFui lapidada por adúltera. Mi esposo, que tenía manceba en casa y fuera de ella, arrojó la primera piedra, autorizado por los doctores de la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Día Internacional contra la Violencia de Género
    Del género que sea22.11.2010 14:39Este jueves se conmemora el Día Internacional contra la Violencia de Género. El técnico celeste Oscar Tabárez, el director del Ballet del Sodre, Julio Bocca, y la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Marcha por la Diversidad - Montevideo 2010
    Marcha por la DiversidadLe dieron color25.09.2010 La Marcha de la Diversidad reclamó este viernes por la despenalización del aborto en Uruguay, el matrimonio homosexual, la educación sexual y la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
Anuncios