Archive for the 'shoá' Category

28
Jun
10

Cuando la culpa viene de la víctima

24/06/2010
Cuando la manifestación de un hecho político, se transforma en un rechazo racial
por: Eli Cohen (Desde Madrid)
A continuación, el autor del siguiente artículo, demuestra porque el rechazo de algunos sectores de la sociedad española, ante los trágicos hechos ocurridos contra la tripulación del barco de bandera turca “Mármara”, cerca de las costas de Gaza, se transformaron en hechos antisemitas. La violencia física sufrida por tres empresarios israelíes, que viajaron a Madrid para participar de un encuentro de “Energías Renovables”, o el impedimento de la delegación israelí, de participar en el “Día del orgullo gay”, en esa misma ciudad española, dan cuenta de ello.
Muchos en España se echan las manos a la cabeza cuando, al criticar a Israel, se les acusa de antisemitas. El espíritu que encierra esta acusación ha circulado de forma incesante por decenas de artículos, comentarios, tertulias, críticas…y en todo lo relacionado con los tristes sucesos ocurridos con la “flotilla humanitaria”. Nada más cerca de la realidad, lo que se ha vivido en este país las dos primeras semanas de junio tiene un nombre muy claro: Antisemitismo. Que no cueste decirlo.
Ciertamente, el efecto principal -y también uno de los objetivos principales de los organizadores- de la flotilla ha sido una tergiversación ensordecedora sobre Israel en todo el mundo buscando su deslegitimación constante. Así, concretamente en España, se han cruzado las líneas de la crítica u oposición a las políticas israelíes y se ha incurrido en un antisemitismo recalcitrante. No es una opinión personal, son los hechos: Tres empresarios israelíes que acudían a un encuentro sobre energías renovables -no representaban a Israel como Estado ni a ninguna de sus instituciones, sino que sólo pertenecían al ámbito privado- fueron agredidos en la Universidad Autónoma de Madrid por una turba de doscientos jóvenes encolerizados que, de no ser por la policía, habrían conseguido lincharlos.. Ocurrió el pasado 7 de junio, apenas 6 días después del asalto a la flotilla. Al día siguiente, 8 de junio, los organizadores del Día del Orgullo Gay en Madrid vetaban a la representación de gays israelíes que estaban invitados a dicho evento argumentando que el Ayuntamiento de Tel Aviv no condenó la actuación del ejército israelí.
Cuesta encajar semejantes actuaciones. La primera, porque inmediatamente recuerda los peores sucesos del pasado Siglo XX, cuando echaban a los judíos de las universidades a hostia limpia. Esta vez, cambiaron la palabra “judío”, por “Israel”: esquema básico del antisemitismo de nuestros días, en el cual, es reprobable declarar un odio abierto a los judíos pero, en cambio, es hasta políticamente rentable declarar ese mismo odio hacia Israel. La segunda, porque Israel es el único país de Oriente Medio en donde un homosexual puede vivir sin que le lleven a la horca o algo similar.
Pero sucedió. Lo más escalofriante, sin lugar a dudas, no sólo fue la falta de acción por parte de las autoridades universitarias, o por parte del Rector de la institución, en última instancia. Lo que de verdad aterró, lo que nos heló la sangre a unos cuantos, fue la pasividad de los estudiantes ajenos a la manada de violentos, que en lugar de intervenir o evitar la agresión se dedicaban a mirar o a hacer fotografías con sus teléfonos móviles. La indiferencia es el mayor crimen de Europa, como dijo Hermann Bloch, en plena locura nazi. Las conclusiones son obvias. Resulta incontestable calificar esta agresión de antisemita en su grado más alto, puesto que obedece a varios aspectos intrínsecos en las actuaciones de dicha índole. El primero y más característico es la responsabilidad colectiva. Al igual que en los peores ejemplos de los ataques contra judíos -los “porgromos”- el pasado 7 de junio en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), por los actos del gobierno israelí, se hizo responsables a dos ciudadanos -y empresarios- israelíes que acudían a un encuentro de energías renovables junto a expertos españoles en la materia.
¿Si viniera Steve Jobs, que es ciudadano norteamericano, a España, ¿se le intentaría agredir y boicotear por las víctimas civiles que dejan las operaciones de su ejército en las guerras de Afganistán e Irak? ¿Atacarían el comercio de un ciudadano chino por la falta de libertad en China?
Como en el proromo del año 1938, conocido como “Kristallnacht”, o como en 1480 con los sucesos del niño de La Guardia que marcó un proceso irreversible hacia la expulsión de los judíos de España, y como en tantas otras veces en la historia, se ha buscado una excusa para la explosión de odio y agresiones. Con un idéntico proceso. Porque idénticas metas y objetivos tienen sus hacedores. Esta vez ha sido el asalto a la llamada Flotilla de la Libertad. Hace un año fue la Operación Plomo Fundido en Gaza, hace cuatro años la guerra contra el grupo terrorista Hezbollah, en Líbano. Y así seguiremos hasta que los prejuicios ciegos dejen de dominar la conciencia colectiva tanto de los países árabes como de los países democráticos. No habrá paz mientras el odio se enseñe en las escuelas y se difunda en los medios de comunicación.
Cuando la culpa viene de la víctima
El epílogo de estos días tan oscuros, lo ha escrito el Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón en el diario “El País”, el primer diario nacional. En dicho artículo, titulado: “Israel, de perfil y de frente”; Gallardón comienza mostrando sus credenciales de amigo de Israel y del pueblo judío para luego acusar a los israelíes de haber caído en posiciones radicales, calificar el asalto a la flotilla de ilegal y sanguinario, amén del bloqueo a Gaza y exigir a Israel que reconozca la “Nakbá” (“Tragedia”, según la mítica árabe-palastina, al referirse a la Independencia de Israel en 1948) y otros tantos tópicos que bien podrían haber sido manifestados por cualquier líder de extrema izquierda, para colmar su tira de improperios con esta sentencia sobre lo ocurrido en la ciudad de la cual es regidor: La brutal agresión a tres empresarios israelíes en la Universidad Autónoma de Madrid o la intolerable exclusión de la delegación israelí en la marcha del Orgullo Gay tal vez no obedezcan a un antisemitismo histórico. Pero bien podría degenerar en él. No puede descartarse que un empeoramiento de la situación en Oriente Próximo reavive los peores demonios del pasado europeo, reavivando un problema que constituye la mayor vergüenza histórica de este continente. Gallardón suscribe así otro de los clichés del antisemitismo clásico: Los propios judíos son culpables del odio que reciben.
El conflicto entre israelíes y palestinos -y todo lo que esto suscita en España- nos muestra algo desasosegante en el panorama nacional, una hostilidad que moviliza lo que ninguna otra causa contemporánea hace. Veamos un claro ejemplo: Al Qaeda tiene secuestrados en Mauritania a tres cooperantes españoles desde hace seis meses y aun ni un solo ciudadano ha salido a la calle para protestar. Las muertes de civiles siempre deben ser condenables, pero lo que aquí está en juego, es la falta de criterio -o la subjetividad del mismo- para que los mismos sectores que inmediatamente salen a las calles a quemar banderas israelíes y/o criticar y hasta agredir físicamente a ciudadanos israelíes, por el sólo hecho de serlo, sen los mismos que callan o miran para otro lado, cuando otra formas de racismo -como el desprecio a los ciudadanos norafricanos que en delicadas “pateras” acuden a estas tierras o ejecuciones medievales, como las cometidas en el mundo musulmán contra mujeres y hombres, por el sólo hecho de pensar distintos o intentar asumir su vida en libertad, dan cuenta de que -en definitiva- el odio a lo “judío”, prevalece por sobre la razón.
(fuente: revistahorizonte.org)
Anuncios
22
Mar
10

¿es cierto que el Vaticano escondió o facilitó la fuga de criminales de guerra nazis?

Archivos secretos podrían arrojar luz sobre Eichmann

lunes 22 de marzo
Pero el servicio de inteligencia alemán BND tiene un archivo de 4.500 páginas sobre Eichmann que una periodista está tratando de conseguir para aclarar algunos interrogantes de su vida de posguerra: ¿Quién lo ayudó a escapar? ¿Sabían los alemanes su paradero? ¿Hay cosas importantes que no han trascendido?
BERLIN (AP) – Los datos básicos de Adolf Eichmann son bien conocidos: se lo considera el cerebro del Holocausto judío por la forma en que coordinó el genocidio perpetrado por los nazis y se sabe que escapó de Alemania, fue capturado en Argentina por la Mossad israelí, juzgado y ahorcado en Jerusalén.
Foto del criminal de guerra nazi Adolf Eichmann durante su juicio en Jerusalén en 1962, a donde fue llevado tras ser capturado en Buenos Aires. Archivos secretos podrían ayudar a determinar si alguien ayudó a escapar a Eichmann y si algún gobierno sabía que se encontraba en Buenos Aires. (Foto AP)
Los archivos podrían ayudar a determinar si es cierto que el Vaticano escondió o facilitó la fuga de criminales de guerra nazis, como afirman algunos. La Iglesia Católica niega tajantemente haberlo hecho.
El BND sostiene que los archivos deben permanecer secretos, por lo que la periodista independiente Gabriele Weber acudió a los tribunales. Tres jueces de Leipzig están estudiando los documentos. Weber dijo que espera un fallo en uno o dos meses y que los jueces concedan acceso al menos a una parte de los documentos.
“Me parece imposible que en la Alemania de hoy estemos escondiendo documentos de un asesino en masa nazi que ha sido convicto”, declaró Weber en una entrevista telefónica desde Buenos Aires, donde reside parte del año.
“No concibo que logren mantener el 100% en secreto”, agregó.
La agrupación estadounidense American Gathering of Holocaust Survivors and their Descendants (Asociación de Sobrevivientes del Holocausto y sus Descendientes) se ha sumado al pedido de que se den a conocer los documentos.
“Para los sobrevivientes del Holocausto, el que retengan los archivos de Eichmann, ‘el arquitecto de la Solución Final’, más de medio siglo después es escandaloso e indecente”, declaró su vicepresidente Elan Steinberg en un comunicado. “El que lo haga Alemania es doblemente grave”.
El BND dijo que no podía hablar del tema porque el caso está en los tribunales.
Documentos presentados en el juzgado indican que la agencia sostiene que la difusión de los documentos comprometería el trabajo de un informante y que, dado que buena parte de la información fue suministrada por un “servicio de inteligencia extranjero”, se podría afectar la futura cooperación con ese país, expresó el abogado de Weber, Remo Klinger. El país en cuestión no ha sido identificado.
El BND aclaró que la información no fue suministrada por el servicio de inteligencia estadounidense, por lo que se presume que vino de Israel, según Klinger.
Rafi Eitan, político israelí y ex agente de la Mossad que ayudó a capturar a Eichmann, dice que jamás oyó hablar de los documentos y que no sabe cuál puede ser su contenido, indicó su oficina. Tampoco fue posible conseguir comentarios de la Mossad.
Klinger rechaza el argumento del BND para retener la información y dice que sería fácil pintar de negro todo tramo que pueda aludir al informante. Cree que la verdadera razón por la que la BND no quiere dar a conocer los documentos es que podrían contener elementos incómodos.
La CIA dio a conocer en el 2006 documentos según los cuales le notificó al BND en 1958 que tenía información de que Eichman “estaría viviendo en Argentina con el seudónimo de ‘Clemens'” desde 1952. Como se supo más adelante, Eichmann efectivamente estaba en Argentina y se hacía llamar Ricardo Klement.
Ni Estados Unidos ni Alemania hicieron nada, aparentemente porque les preocupaba lo que Eichmann pudiese decir sobre Hans Globke, un ex nazi que ayudó a coordinar las iniciativas anticomunistas de Estados Unidos en Alemania Occidental.
Los agentes israelíes capturaron a Eichmann en 1960 en Buenos Aires y lo llevaron a Jerusalén para que fuese juzgado. Eichmann, quien ayudó a organizar el exterminio de judíos desde la Gestapo, fue hallado culpable de crímenes de guerra, sentenciado a muerte y ahorcado en 1962.
La difusión de los archivos de la CIA y el hecho de que esa agencia haya hablado con los alemanes es lo que impulsó a Weber a preguntar al BND qué más tiene.
“Siempre supe que el BND tenía algo, pero cuando la CIA difundió sus documentos y dijo que tenía documentos sobre el BND, pude probarlo”, expresó Weber.
Agregó que se sorprendió cuando le dijeron que tal vez se podría forzar la difusión de 4.500 páginas de archivos y sospechosos que las autoridades jamás pensaron iban a tener que dar a conocer.
“Estaban seguros de que era un secreto, un secreto para siempre”, comentó.
_____
El redactor de AP Aron Heller colaboró con este despacho desde Jerusalén.
(fuente: ar.news.yahoo.com)
19
Mar
10

Aún no lo leí, pero paso el dato

18 de marzo de 2010
Nuevo E-Book. “Una inquietud: el mañana“.
Por Samuel Leillen.
Los inmigrantes judíos trasladaron a la República Argentina ciertos modelos de organización basados en el voluntariado, que eran los que se ponían en práctica en sus pueblos de Europa. Estos modelos tienen como antecedente histórico a las tribus de Israel que tenían cada una su parcela de tierra, excepto la tribu de Levi que no necesitaba tierras porque vivía de los aportes que les hacían las demás tribus que explotaban la agricultura y la ganadería. En la tribu de Levi estaban los Kohanim que se ocupaban del templo y los Leviim que eran los maestros.
El voluntariado judío en Argentina estaba integrado por personas que durante las jornadas laborales se ocupaba de sus trabajos, de sus negocios, y luego, quienes podían, se dedicaban a las misiones específicas de la comunidad. Fue así como se creó una notable red de escuelas, centros de ayuda a los necesitados, comedores populares, jardines de infantes, hogares para ancianos, centros culturales, teatros y medios de comunicación. Con el paso del tiempo este movimiento comunitario se fue profesionalizando.
Israel Leillen era, como se dice en hebreo o en idish, un askan; literalmente: la persona que se ocupa. Era un hombre relativamente humilde, un kuentenik, vendedor ambulante, que vendía a quienes los integrantes de ese oficio denominaban las marías, mujeres a quienes les daba crédito y que pagaban por mes hasta que terminaban de pagar una compra, para luego obtener nuevos créditos para compras subsiguientes. Los kuenteniks estaban asociados a cooperativas judías que les vendían mercadería al por mayor. Leillen fue un típico askan que andaba todo el día en bicicleta para visitar a sus clientes, llevando la mercadería sobre los hombros en algunos casos.
Yo lo conocí cuando era el presidente de un establecimiento educativo ubicado en la calle Morón 3067, en Flores Norte. Había una escuela y una sinagoga. Todos los días llegaba en su bicicleta, se sacaba los broches que sujetaban las bocas del pantalón a la altura de los tobillos para no mancharlo con la grasa de la cadena, dejaba la bicicleta en la entrada y atendía las necesidades de la escuela con el director, que por entonces era yo, con los maestros, y hasta con los alumnos. Todo el mundo lo conocía.
Era un hombre de corazón fantástico, sionista y orgulloso, con razón, de su hijo varón, Samuel, quien vive desde hace muchos años en Israel, de sus hijas, Eva y Berta, quien por entonces estudiaba medicina y trabajó en el Instituto Lewinstein de Recuperación, en Raanana, Israel, y de su señora esposa, Rebeca Slafman de Leillen.
Seguramente que Israel Leillen restó mucho tiempo a su familia y también a sus negocios para dedicar practicamente toda su carrera al judaísmo y al sionismo. Recuerdo que cuando había un enfermo que necesitaba ayuda -la escuela estaba a pocas cuadras del Hospital Israelita- sólo había que comentárselo a Leillen para que se hiciera cargo y solucionara cualquier problema. Su conducta era intachable, él sólo recaudaba dinero para los demás y todo lo juntado era manejado por el tesorero, generalmente un hombre mayor, retirado, respetado, que se encargaba de administrar los fondos.
Es para mí un hecho importante que la Casa Argentina en Israel haya sugerido a Samuel Leillen hacerle un homenaje a su padre, un hombre de la vieja escuela, un soldado del gran ejército silencioso que colaboró para la creación del Estado de Israel. Yo no conozco una organización parecida, de voluntarios permanentes movilizados no en tiempos de guerras sino en tiempos de vida normal, de paz (excepto que consideremos que la vida de los judíos se puede comparar a batallas permanentes para mantener las tradiciones y transmitir la heredad, el legado, a las nuevas generaciones.)
Israel Leillen quedará para siempre como un símbolo imperecedero, un ejemplo a imitar, una luz de referencia en la historia del pueblo judío.
Invito, humildemente, a leer este libro. Es el homenaje que se merecen todos los askanim.
Baruj Tenembaum

(fuente: raoulwallenberg.net)
14
Mar
10

Iberoamérica”’

07-03-10
El Holocausto y sus consecuencias
Elena Poniatowska
Leonora Carrington entre Gabriel y Pablo Weisz, sus hijosFoto Guillermo Sologuren

No me molestes, ponte a pintar –le decía Leonora a su segundo hijo Pablo, tendiéndole unas hojas de papel y algunos colores.
Muy pronto, Pablo Weisz Carrington empezó a dibujar pegasos, caballos y figuras de espaldas y de perfil, pero él se enfilaba hacia la medicina. De niño, el mundo de su madre penetró en su inconsciente. A los 10 años interrumpía a su madre:
–¿Qué te parece mi dibujo?
Leonora entra y se sienta frente a la mesa en la que platicamos Pablo y yo, y Pablo le dice:
–When you were painting you gave me a piece of paper and told me to draw something in order to leave you alone…
Leonora se levanta y se pone de pie tras la silla en la que está sentado Pablo frente a su lap top en la que pasa uno por uno los 49 acrílicos que exhibirá el jueves 11 de marzo, a partir de las 7:30 de la noche, en el Museo José Luis Cuevas a la sombra de La Giganta. “José Luis Cuevas ha sido muy generoso conmigo.”
–Do you like them? –le pregunto a Leonora.
–Yes, of course.
–Because they are your son’s. ¿Even if Pablo wasn’t your son, would you like them?
—Yes.
–¿Si los vieras colgados sobre la pared en una galería te gustarían?
–Me gustan aquí (señala la pantalla de la computadora) y en la pared.
El núcleo Weisz-Carrington fue muy cerrado porque en la familia privó la atmósfera de persecución traída de la Segunda Guerra Mundial. Chiki Emérico Weisz, el fotógrafo húngaro ayudante de Robert Capa, salía de un campo de concentración (ya en el Holocausto habían asesinado a dos de sus hermanos) y Leonora venía de Nueva York, después de haber huido de St. Martin d’Ardeche, Francia, y sufrido mucho en Santander, España. Los Carrington se encerraron en sí mismos y hasta la fecha giran dentro del círculo de los judíos que huyeron de Europa. En Hungría, los campos de exterminio acabaron con hombres, mujeres y niños obligados a llevar la Estrella de David sobre su ropa. En las tarjetas de racionamiento, la policía ponía una “j” por judío, y la ignominia nazi quedó grabada en el antebrazo de muchos europeos que lograron sobrevivir y denunciar el Holocausto. En México, en 1946, cuando nació Gabriel, filósofo y poeta, los judíos de varias nacionalidades se unieron para protegerse, y cuando nació Pablo, el 14 de noviembre de 1947, ya la familia era lo que se ha dado en llamar un núcleo dispuesto a resistir todos los embates de la vida. Ni Leonora ni Emérico tenían un solo pariente en México, se apoyaron en otros judíos que padecían la misma soledad. No es que los Weisz fueran practicantes, lo que sí, en el colegio inglés Westminster a los niños Gaby y Pablo les recordaban que habían matado a Cristo (*), y eso los marcó, sobre todo a Gabriel, quien es más propenso a la angustia que Pablo.
El mundo de Leonora era el de la casa en la calle de Gabino Barreda, en la que se reunían en torno al dinamismo de Remedios Varo, Benjamin Péret, Gunter Gerszo, Kati y José Horna, y Esteban Frances. En esa casa llena de humedades y semi derruida los niños jugaban con los gatos mientras los mayores preparaban la comida y jugaban a cadáveres exquisitos que en Francia inauguraron André Breton y Marcel Duchamp.
Cuando el excéntrico Edward James entró por primera vez a la casa de los Weisz, le asombró que el estudio de Leonora fuera tan modesto y pareciera más bien un cuarto de trebejos en el que ella pintaba entre toda clase de objetos inservibles. James era un millonario inglés que coleccionó Dalies y Magrittes y de pronto descubrió a Leonora, compró algunos de sus cuadros y le organizó una exposición en la galería Julien Levy en Nueva York.
–Mis relaciones con Edward James no fueron perfectas, él no me quería –cuenta Pablo. En Navidad, a Gaby le regalaba un barco precioso y a mí una muñequita, así de chiquita, para niñas, porque en una ocasión en que él estaba durmiendo con la boca abierta, yo le eché adentro una mosca o un chapulín, no recuerdo bien, sólo tenía cinco años, pero él se enojó conmigo y siempre manifestó su preferencia por Gabriel. También a Benjamin Péret le mordí la pierna en París, a los cuatro años, porque quería hacerme cruzar una calle y me dio miedo, pero aunque a él le dolió mucho la mordida, nunca tomó venganza. Edward James usaba calcetines amarillos, se los quitaba y los dejaba detrás de la puerta. Se decía que era heredero del trono de Inglaterra, pero él nunca lo confirmó ni lo desmintió. “Es el hijo ilegítimo de Eduardo VII.” Invitaba a mi mamá a comer, y a la hora de la cuenta exclamaba: “Oh, olvidé mi cartera”. Cuando tenía dinero sacaba un sobre con billetes de a peso y así pagaba, pero si él no llega a nuestra vida, en la calle de Chihuahua, en la ciudad de México, nos habríamos muerto de hambre. Las pinturas que le compró a mi madre deberían estar en Westmeath, Inglaterra, pero a lo mejor ya se perdieron, porque en Xilitla también Edward James tenía Magrittes y De Chiricos abandonados contra los muros y todos descuidados.
–¿Tu padre también impulsó tu vocación?
—Sí, le gustaba que pintara, los dos me apoyaron mucho, a diferencia de Max Ernst, que fue mal padre de su hijo Jimmy, quien lo veía como a un dios.
“Quiero que mi madre oiga lo que voy a decir.” Leonora se sienta: “No podría haber tenido una mejor madre que ella”.
–Thank you –dice Leonora llevándose su cigarro a la boca.
–Ya en la secundaria sabía que mi vocación era la medicina. También a Gaby le fascinó la medicina, pero luego la dejó. En la UNAM, escogí ser patólogo, ver los colores a través del microscopio. En el 68, cursaba yo el segundo año de medicina, terminé mi carrera en la UNAM y luego viajé a Estados Unidos, y allá me hice patólogo en NYU, Universidad de Nueva York, al lado de Belleville, cerca del río Hudson, a espaldas del hospital en la calle 23 y la primera. Permanecí en NYU tres años. Antes, en México, Gaby y yo habíamos participado en el movimiento estudiantil de 1968 y escondimos una impresora en el patio de la casa. Repartíamos volantes en la calle, en los mítines, en las esquinas, y cuando a Elena Garro se le ocurrió denunciar a intelectuales simpatizantes del movimiento, dio el nombre de mi madre, simplemente porque ella era amiga de Octavio Paz, su ex marido. Entonces, Gaby y yo salimos a Estados Unidos con mi madre y yo hice allá mi carrera de patólogo. En los primeros cinco años de mi residencia, casi no pude pintar, pero después me casé en Nueva York con Wendy, y tuvimos dos hijos: Alex y David; desde entonces he hecho exposiciones de 150 dibujos o más en Shreveport, Louisiana; en Chicago en la galería Venzor, y la última, de 50 acrílicos, acuarelas y dibujos, así como esculturas de bronce y madera, en la principal galería de arte de Richmond, Virginia.
“En mi pintura aparecen muchos animales, porque en la casa siempre los hubo. Edward James traía víboras y cacatúas a la casa, y mi mamá las recibía, pero la que tenía más paciencia con las excentricidades de Edward era Kati Horna, la fotógrafa con la que mi papá hablaba húngaro.”
Los cuadros de Pablo Weisz Carrington parecen “milagros”, exvotos que se cuelgan a un lado del altar y dan las gracias por salvarse de peligros y calamidades. Tienen mucho de naive y mucho de cuento para niños. Sobre una superficie a cuadros, blanca y negra, que recuerdan a De Chirico, Pablo coloca, como en un ajedrez, caballos y personajes. De una taza saca el nacimiento del horizonte, fabricado por un hombre y una mujer. Casi todos sus personajes están de espaldas.
–¿Tú haces muchos apuntes para luego pintar?
–Sí, pero, ¿sabes lo que me pasa? Durante un tiempo largo no tengo ideas, y luego en un día vienen seis o siete, entonces tengo que anotarlas rápido, porque si no, se me olvidan. Hago un croquis. De éste, El árbol de los pájaros, hice un croquis previo.
—¿Crees que lo que pintas está relacionado con los sueños de tu infancia?
—No creo, no, no sé de dónde vienen. ¿Do you know where the things you paint come from? –le pregunta a Leonora.
–They just appeared.
–¿También tienes, como tu mamá, la obsesión por los caballos?
–I never had a horse, but I like them. My mother had many horses.
–Not so many –respinga Leonora.
–Este cuadro se llama Paseo de la Reforma, y le puse alas a los caballos porque estéticamente no me gustan los aviones. Antes, para transportarse lejos, el caballo era más humano, pero ahora el avión es el que galopa en el aire.
–Remedios Varo dibujó instrumentos exactos, tubos de química, insectos, hizo estudios de biología para libros y laboratorios. ¿No influyó en ti?
–Sí me interesaron sus dibujos, pero me interesan Magritte y Leonora, claro.
–Al mismo tiempo que tus dibujos son poéticos también son naive.
–Un poco naive, sí.
–Se parecen a lo que pintaría un niño, porque hay mucho de niño en ti. ¿Ha visto Cuevas tu pintura?
–Sí, yo quiero mucho a Cuevas, es un hombre maravilloso, me dio esta oportunidad de exponer en su museo y me siento agradecido. Siempre estaré en deuda con él.
–¿El peso del talento de tu mamá es duro de llevar?
–No, aunque mis temas se relacionan con los suyos y tenemos la misma obsesión del huevo, pero sus imágenes se remontan a su conocimiento de los celtas y mi mundo es completamente imaginario y está ligado a mi pasado judío-húngaro y a mi pasado mexicano. Ir a Xilitla con Edward James me marcó, porque James era una parte del mundo raro de mi mamá. Mira, aquí pinté un caballo encima de la cornisa de una construcción a punto de tirarse al vacío, porque no hay regreso posible, ninguna forma de dar la vuelta.
Como el Monte Análogo que unía la tierra con el cielo y en consecuencia guardaba conocimientos y saberes que guiaban a los hombres hacia otro horizonte. En La escuela de caballos voladores, los caballos tienen la ingenuidad primitiva de volar hacia el sol como en los exvotos de iglesia
–Tus cuadros parecen dar las gracias.
–¿Verdad? Como milagritos… Se meten al edificio como caballos y salen como pájaros. Es un tríptico que titulé La conversión.
Admirador de Leonardo da Vinci: “¿sabes que pintó muy pocos cuadros y su mejor cuadro, además de la “Mona Lisa y La última cena, es La Virgen del armiño?” Pablo se manifiesta una y otra vez contra el nazismo y Leonora lo secunda. Hitler es innombrable en la casa de la calle de Chihuahua y la memoria de Chiki Weisz puede sentirse honrada por sus dos hijos, Gabriel y Pablo, y por Leonora, quien ha combatido el fascismo y el autoritarismo. René Magritte es otro de los pintores que más han influido en Pablo, así como sus lecturas impulsadas por su padre: Rimbaud, Baudelaire, Mallarmé, y por su madre, Huxley, Shakespeare, William Blake y el maravilloso libro de Pierre Mabille, Mirror of the Marvelous. A los dos niños no se les daban juguetes, sino libros y discos; Mozart, Bach y Vivaldi subían por la escalera de la casa y se disolvían en la azotea.
Lo que más marcó a Gaby y a Pablo, que usaban capas para viajar y así conocieron a la blanca hija del minotauro (mitad hombre, mitad toro), es el nazismo, cuyo régimen de terror causó la muerte de cerca de 2 millones 500 mil personas (la mayoría judíos), tan sólo en el campo de concentración de Auschwitz. Para dos niños como Gabriel y Pablo debió ser muy difícil saber que los hermanos de su padre habían sido exterminados en el Holocausto y seguramente influyó en su crecimiento, sobre todo porque en México había admiradores de los nazis, y a la hora de los noticieros muchos espectadores aplaudían el paso de ganso de los soldados alemanes. Ana Frank, Elie Weisel, Edith Stein (monja católica de origen judío), Primo Levi, Imre Kertesz, Victor Frankl vivieron en carne propia el racismo, la persecución, y pocos sobrevivieron a los hornos crematorios; esto, obviamente, influyó en los dos hermanos, hijos de un húngaro judío y de una aristócrata inglesa: Chiki Weisz y Leonora Carrington.
(fuente:.jornada.unam.mx)
(*) Jesús
19
Feb
10

date el tiempo de recordar a los justos!

Invitada por la Fundación Raoul Wallenberg, la embajadora de EE.UU en Argentina, Vilma Martínez, habló junto a la estatua que en Buenos Aires recuerda al héroe de la Segunda Guerra Mundial.
“Raoul Wallenberg es un ejemplo de coraje sin par. Él y la gran cantidad de personas a las que inspiró en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial lograron salvar del Holocausto a miles de judíos húngaros.
Honramos a Wallenberg como un hombre que eligió hacer lo correcto en momentos extremos. Su vida deber servirnos de inspiración para enfrentar el racismo y la injusticia”, señaló la diplomática.
El 8 de febrero de 2010 la Embajadora de Estados Unidos en Argentina, Vilma Martínez, fue la oradora central del acto en recuerdo del diplomático sueco Raoul Wallenberg, a 65 años de su desaparición.
Invitada por la Fundación Raoul Wallenberg, la embajadora Martínez habló junto a la estatua que en Buenos Aires recuerda al héroe de la Segunda Guerra Mundial. También hicieron uso de la palabra el Obispo de Zárate-Campana, Monseñor Oscar Sarlinga y Nicholas Tozer, miembro del Consejo Directivo de la ONG.
Entre los presentes se encontraban el vicecanciller argentino, Victorio Tachetti; Aldo Donzis, Presidente de DAIA; Guillermo Borger, Presidente de AMIA, el Gran Rabino Salomón Ben Hamú; numerosos embajadores y representantes de delegaciones diplomáticas, así como sobrevivientes del Holocausto. También asistieron el escritor Marcos Aguinis y los diputados nacionales Gabriela Michetti, Héctor “Toty” Flores y Patricia Bullrich.
Durante la segunda mitad de 1944 Wallenberg salvó de una muerte segura a decenas de miles de judíos húngaros mediante una variedad de iniciativas riesgosas y poco convencionales. Fue detenido y desaparecido por el ejército soviético el 17 de enero de 1945. Su suerte y su paradero continúan siendo un misterio.
“Estados Unidos ha nombrado sólo a dos ‘ciudadanos honorarios’ en toda su historia, Raoul Wallenberg y Winston Churchill. La designación de Wallenberg por el Congreso de los Estados Unidos estuvo basada en los ideales que representó, particularmente su valiente determinación personal contra el racismo, la injusticia y el genocidio”, dijo la embajadora Martínez.
Foto: Embajadora Vilma Martínez, Nicholas Tozer, Gran Rabino Salomón Ben Hamú y Monseñor Oscar Sarlinga, Obispo de Zárate-Campana. (Gentileza Embajada de EE.UU)
(fuente: semana.co.il)
11
Feb
10

mas sí… negémoslo… "TOTAL" ….

TRIBUNA
La perversa estrategia de negar el Holocausto
El nazismo usó ocultamiento e impunidad para perpetrar su masacre e intentar borrarla. La humanidad retrocede hasta la peor escala moral si admite los discursos negacionistas.

Por: Daniel Rafecas
Fuente: JUEZ FEDERAL, CONSEJERO ACADEMICO DEL MUSEO DE LA SHOA, BUENOS AIRES

La planificación de un genocidio por parte de sus perpetradores siempre conlleva dos aspectos bien definidos: por un lado, la destrucción física del grupo humano elegido como enemigo; por el otro, la estrategia de absoluta impunidad que habrá de imponerse a continuación, no sólo para sortear cualquier tipo de enjuiciamiento criminal, sino también para perpetuar los efectos del exterminio en la cultura imperante.

Es por eso que un genocidio no sólo persigue el exterminio de hombres, mujeres y niños en un momento determinado; su erradicación procura la desaparición de la minoría perseguida de una vez y para siempre: borrarlos de la faz de la tierra, como si nunca hubiesen existido. Así, la existencia de la minoría perseguida y destruida, en la cultura impuesta por los genocidas, pasa a ser, en las décadas siguientes, un mito, un rumor. Se procura erradicar no sólo su existencia, también su historia, su cultura, sus raíces. Es que si aquel pueblo jamás existió, entonces tampoco tuvo lugar su criminal desaparición.
La empresa genocida más acabada y bestial, emprendida a partir del empleo de los artefactos modernos más sofisticados, fue la que llevaron a cabo los nazis respecto del pueblo judío, durante la segunda guerra mundial el siglo pasado. En tal sentido, Hitler y sus huestes no lograron el objetivo en forma definitiva, pero sus planes tuvieron un significativo avance entre 1941 y 1945: de los once millones de judíos europeos cuyo exterminio habían procurado, más de la mitad fueron asesinados, entre ellos un millón y medio de niños.
Pero los nazis no sólo se ocuparon del aspecto material del genocidio judío, también dedicaron ingentes esfuerzos al día después a que el exterminio hubiera llegado a su fin, a que el último judío europeo hubiera sido gaseado. Heinrich Himmler lo dijo a sus oficiales en 1943: se trataba de una historia de la que nunca se habló ni se hablaría en el futuro.
La perversa estrategia de ocultamiento e impunidad les fue frecuentemente transmitida a los cautivos judíos por los perpetradores; es muy frecuente leer en las crónicas y biografías de sobrevivientes de la Shoá las soberbias y desafiantes arengas de los captores: nadie quedaría entre las víctimas para contar lo que pasó, y aun cuando alguien escapara al exterminio ¿quién le iba a creer a un pobre judío, privado de familia, amistades y comunidad, frente a la “verdad” monolítica del nazismo victorioso? Claro que la derrota a manos de los aliados impidió que esta estrategia pudiera hacerse realidad.
Sin embargo, aun con la Alemania de Hitler devastada y convertida en una pesadilla del pasado, retazos de aquel mecanismo de cerrojo a la verdad histórica siguieron en pie, pues no todos los vencidos quisieron rendirse ante la evidencia de que habían formado parte del crimen más espantoso que el hombre moderno haya visto.
Ese mismo mecanismo de defensa ha sido empleado, en las décadas siguientes y hasta nuestros días, por aquellos que miran con nostalgia el estado de cosas establecido por los nazis y otros movimientos fascistas en la Europa de entreguerras. Claro que para asumirse partidario del neonazismo hay que defender sin vacilar las consecuencias a las que condujo el discurso del odio racial: la matanza planificada de millones de inocentes, por el solo hecho de habérsele atribuido, de un modo cruel y arbitrario, ciertas condiciones que los identificaban como miembros de una raza enemiga, o inferior.
Como los neonazis saben perfectamente que Babi Yar, Ponary, Treblinka o Auschwitz son palabras que producen un efecto demoledor frente a sus balbuceos ideológicos, el único modo que les queda de intentar defender sus trasnochados postulados es negando la existencia de aquellos episodios. Es aquí donde aparece la funcionalidad del negacionismo. Es que el Holocausto constituye una barrera moral absolutamente infranqueable para quienes hoy en día pretenden detentar la ideología que precisamente condujo a aquella catástrofe. El único modo de superar este formidable obstáculo es poniendo en duda que lo que pasó haya tenido lugar efectivamente.
Pero este ensayo discursivo es imposible de sostener seriamente. Estamos hablando del episodio histórico más documentado de la historia reciente. Y para colmo, en la actualidad, disponemos de casi todas las evidencias a un click a través de Internet.A quienes no se conformen con ello, y además de “documentarse”, quieran ver con sus propios ojos los vestigios del horror, no hace falta que recorran las barracas del campo de exterminio de Birkenau, con su sordidez y su carga de muerte; ni que se introduzcan en las cámaras de gas de Majdanek, para ver el aterrador tono azulado adquirido por paredes y techos debido al empleo incesante de los cristales de cianuro de hidrógeno. Basta con una visita al cementerio judío de Varsovia. Un predio vastísimo, doscientas cincuenta mil tumbas, en un estado de abandono absoluto, como si el tiempo se hubiese detenido allí por 1943. Desde aquel entonces, aquellas miles de tumbas quedaron sin nadie que las visite. Como dice Tzvetan Todorov, el exterminio de los judíos tuvo ese efecto suplementario: el de dar muerte por segunda vez a los muertos anteriores, los del siglo XIX; desde ese momento no había ya más memoria que pudieran habitar.
Está claro que el progreso de la humanidad, el evitar que Auschwitz se repita, sólo podrá lograrse preservando la memoria de lo acontecido. Extrayendo las enseñanzas del pasado. Honrando a las víctimas. Todo ello, el exacto opuesto de los discursos negacionistas.
(fuente: diario clarín)

04
Feb
10

si no morís, no te conoce nadie

Publicado 04/02/2010
A los 97 años
Avrom Sutzkever: He made himself Israel’s Yiddish poet.
Falleció el poeta Abraham Sutzkever
El poeta y escritor Abraham Sutzkever falleció a los 97 años y la semana pasada se llevó a cabo el entierro en Kiriat Shaúl en presencia de numerosos escritores, artistas y la ministra de Cultura y Deportes Limor Livnat. En realidad se esperaba más presencia a nivel de Gobierno, teniendo en cuenta quién fue Sutzkever y el hecho de que falleció en la semana en que se conmemoró a nivel internacional la memoria de las Víctimas del Holocausto, del cual él mismo fue un sobreviviente. Justamente dicho tema está muy relacionado con este gran poeta, cuya vasta y rica obra fue publicada hace tres años en una antología completa por la Editorial Carmel y Am Oved.
Sutzkever fue una de las voces centrales, especiales y más admiradas de la poesía idish moderna,. Nació en 1913 en Bielorrusia y en 1922 se mudó a Vilna con su familia, donde se unió a los 15 años a un grupo de poetas y artistas del llamado “Iunge Vilne”. Fue muy activo también durante los años que vivió en el gueto de Vilna, donde continuó escribiendo y organizando veladas literarias.
Su colaboración a la vida cultural en todos los sitios donde vivió fue en general muy amplia, con una historia de toques muy ricos y en 1947 llegó a Israel, donde mantuvo también actividades de suma importancia en el panorama literario del país. Ch.L.
Fuente: auroradigital
Obra Recomendada:



mayo 2018
L M X J V S D
« Feb    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Archivos


este blog intenta reflejar de forma objetiva, pluralista y humanista los acontecimientos que nos rodean.
es por eso, que te invito a opinar y comentar (con respeto, claro está), así podremos comprender las distintas miradas de una misma moneda.

Top Clicks

  • Ninguna

Categorías

RSS es porque soy

  • sunnitas y chiítas
    La crisis en Egipto alerta sobre la sepación entre sunnitas y chiítas19.02.2011 La crisis en Egipto puso al descubierto un fenómeno sobre el cual no se puso tanto atención y es la verdadera... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • Sin título
    Fotos inéditas del Graf Spee revelan soplos de Batalla del Río de la PlataUna veintena de fotografías inéditas del acorazado alemán "Graf Spee", que se exhiben desde este viernes, revelan nuevas... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • Inéditas fotos nazis de Navidad
    La pesadilla antes de Navidad23.12.2010 15:42En épocas de fiestas, a modo de testimonio de una Navidad espeluznante, la revista Life dio a conocer una serie de fotos inéditas de una fiesta navideña... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • El mail de Facebook
    El mail de Facebook, a punto de lanzarse Facebook está realizando el anuncio en Estados Unidos Ya está todo preparado. Después de escuchar muchos rumores sobre el mail de Facebook, parece que... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • En Uruguay se plantan dos variedades de tabaco
    Sábado 14.08.2010 Que PasaCaminos del tabacoNo muchos lo saben pero en el norte del país existen productores tabacaleros. Desde hace tres generaciones se han dedicado a un cultivo y a una... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

RSS amor vacío

  • ¿Por qué no?
    visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Condenada a muerte
    Ana Gabriela Rojas, El País.com Entrevista: Asia Bibi - Condenada a muerte en Pakistán "Me llamaron blasfema porque protesté" Ana Gabriela Rojas - Sheikhupura - 20/02/2011 La mujer, de 45... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • La Pena de Muerte
    por María Elena WalshFui lapidada por adúltera. Mi esposo, que tenía manceba en casa y fuera de ella, arrojó la primera piedra, autorizado por los doctores de la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Día Internacional contra la Violencia de Género
    Del género que sea22.11.2010 14:39Este jueves se conmemora el Día Internacional contra la Violencia de Género. El técnico celeste Oscar Tabárez, el director del Ballet del Sodre, Julio Bocca, y la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Marcha por la Diversidad - Montevideo 2010
    Marcha por la DiversidadLe dieron color25.09.2010 La Marcha de la Diversidad reclamó este viernes por la despenalización del aborto en Uruguay, el matrimonio homosexual, la educación sexual y la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
Anuncios