Posts Tagged ‘letras

18
May
10

no todos los judíos piensan de igual manera…

Publicado 18/05/2010
Mundo Judío
Al intelectual estadounidense se le negó la entrada al país
Chomsky: Israel se comporta como un estado totalitario
El primer ministro Biniamín Netanyahu dijo que se había enterado por la prensa, de la decisión de no permitir que Noam Chomsky (foto) entrara en Israel, pero el intelectual judío-estadounidense de 81 años de edad, dijo que altos funcionarios del Ministerio del Interior estaban detrás de la prohibición.
“Lo hemos leído en el periódico”, dijo Netanyahu durante una sesión de la Knéset en la que Jaim Oron, presidente de Meretz, criticó la decisión de prohibir la entrada de Chomsky a Cisjordania para realizar un discurso en la Universidad palestina de Birzeit, en Ramala.

A Chomsky, profesor de lingüística en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y confieso crítico de la política israelí, le fue impedida la entrada al país desde Jordania a través del puente Allenby, el día domingo.

El Ministerio del Interior confirmó que no se le permitió cruzar el puente.

Mark Reguev, portavoz del primer ministro Netanyahu dijo: “No hay ningún cambio en nuestra política. La idea de que Israel está impidiendo que ingrese gente cuyas opiniones son críticas del Estado, es una idea absurda, no es lo que sucede. Esto fue un accidente. Alguien en la frontera se excedió en su autoridad”.

Reguev indicó que si Chomsky tratara nuevamente ingresar a Israel, tendría éxito.

Sin embargo, Chomsky dijo en una entrevista televisiva desde Jordania a la cadena Al Jazeera, que el funcionario del Ministerio del Interior que lo entrevistó estaba hablando por teléfono con otros funcionarios del Ministerio durante las horas de interrogatorio en la frontera con Cisjordania, y que estaba recibiendo instrucciones de sus superiores.

“Había dos puntos básicos”, dijo Chomsky la cadena de noticias árabe. “Una de ellas fue que al gobierno de Israel no le gusta las cosas que digo – que los pone en la misma categoría, supongo, que todos los gobiernos del mundo. El segundo era que parecía molesto por el hecho de que yo fui invitado a Birzeit, pero no tenía planes de ir a hablar en las universidades israelíes, como lo he hecho muchas veces en el pasado, pero esta vez no”.

“Este comportamiento muy poco habitual sólo se produce en los estados totalitarios”, dijo el profesor.

(fuente: aurora-israel.co.il)
Anuncios
13
Mar
10

interesante… bah, qué sé yo!

Cultural
Robert Brasillach (1909-1945)
El escritor que De Gaulle no perdonó
Virginia Martínez
Photobucket Robert Brasillach
ROBERT BRASILLACH cayó frente al pelotón de fusilamiento, gritando “Viva Francia, a pesar de todo”. Era el 6 de febrero de 1945. Tres días antes, el general De Gaulle había aceptado recibir a su abogado defensor. Cuando este, en un desesperanzado intento por salvar la vida de su cliente, se ofreció a aportar más información sobre el caso, imperturbable el general respondió: “No vale la pena”. Es probable que en ese momento, De Gaulle ya hubiera firmado el decreto que confirmaba la pena capital.
Novelista, periodista, crítico literario y cinematográfico, Brasillach fue el único escritor de prestigio juzgado y fusilado por colaborar con los nazis. En sus Memorias, al explicar su conducta respecto de la llamada política de depuración que siguió a la liberación, De Gaulle se refiere a él sin nombrarlo pero de manera inequívoca: “Si no habían servido directa y apasionadamente al enemigo, conmuté las condenas, por principio. En un solo caso, el único, no me sentí con derecho a conceder la gracia. Pues, en las Letras, como en todo, el talento es título de responsabilidad”. De Gaulle emplea dos palabras, talento y responsabilidad, que repitieron una y otra vez el fiscal y el defensor, durante el sonado juicio.
Cincuenta años después de los hechos, Alice Kaplan, profesora de Literatura e Historia francesa de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, se puso a investigar su caso y el de otros escritores colaboracionistas en los archivos judiciales franceses. Con ese material publicó The collaborator, the trial and execution of Robert Brasillach (University of Chicago Press, 2000). Al año siguiente Gallimard editó la obra con el título de Intelligence avec l`ennemi.
Crítico literario. El padre de Brasillach era un militar que había servido en las fuerzas coloniales de Marruecos y que cayó en combate durante la Primera Guerra Mundial. El segundo matrimonio de la madre llevó al niño y a Suzanne, la hermana mayor, a mudarse a la pequeña ciudad de Sens. A los 16 años Brasillach partió a París para preparar el ingreso a l`École Normale Supérieure (ENS). Allí conoció al joven Maurice Bardèche, que iba a tener gran influencia política e intelectual en él y con quien hizo íntima amistad. Años después Bardèche se casó con Suzanne. Eran tan inseparables que Brasillach acompañó a su hermana y a su cuñado en la luna de miel. A partir de ese momento los tres vivieron bajo el mismo techo.
Ya en su época de estudiante en la ENS, Brasillach se distinguió por su adhesión a la monárquica y ultra nacionalista Acción Francesa, de Charles Maurras. A los 21 años escribía en la revista de la Acción. Su primer artículo de éxito fue la “Oración fúnebre por Gide”. En realidad era una malévola pseudo necrológica pues Gide no había muerto, pero como a juicio del autor, el vejete hacía tiempo que no tenía nada que decir, bien podía dárselo por muerto. Esa nota definió el estilo con que ejercería el periodismo y la crítica literaria. En 1931 publicó su primer ensayo, Presencia de Virgilio, canto a la sensualidad e idealización de la amistad masculina.
Ese año abandonó la carrera universitaria, se convirtió en escritor de tiempo completo y publicó El proceso a Juana de Arco. Poco después su firma comenzó a aparecer en el semanario pro nazi Je suis par tout.
Portavoz del fascismo. A mediados de la década del treinta, Brasillach se definía como un fascista a la francesa. Daba conferencias, escribía y militaba a favor de la causa. En 1934 viajó a la reunión del Partido Nacional Socialista en Nürenberg. A su regreso escribió “Cien horas con Hitler”, artículo en el que exhibía la fascinación que le despertaba el Führer.
El nazismo de Brasillach no era un sistema político totalitario sino una gesta épica, exultante, hecha de jóvenes fuertes y musculosos y banderas al viento. Francia tenía que elegir entre hundirse en el escepticismo y la decrepitud o sumarse a la impetuosa cosmovisión nacionalsocialista. A medida que se acercaba al nazismo, Brasillach se volvía más ácido y violento contra los escritores de izquierda o con aquellos que tenían algún compromiso democrático: le resultaban mediocres, mustios, sin virilidad.
Antisemita racional. Entre 1931 y 1939, fiel a su internacionalismo fascista, viajó por Alemania, Bélgica, Italia, España y el norte de África. Publicó cinco novelas, dos libros sobre la guerra civil española, dos ensayos y una Historia del cine (1935), escrita en colaboración con Bardèche. El trabajo fue muy bien recibido y tres años más tarde lo editó el Museo de Arte Moderno de Nueva York.
La crítica cinematográfica no quedó al margen de las elecciones ideológicas del autor. Así Leni Riefenstahl, cuyo film El triunfo de la voluntad, en la primera edición del libro es sólo “monótono y por momentos magnífico”, en 1942 pasa a ser “la más grande artista del Tercer Reich”, una cineasta que se abre paso en un mundo sofocado por la corrupción judía.
A fines de la década del treinta había consolidado su antisemitismo. Sin embargo él se definía como un moderado: “No queremos matar a nadie, no deseamos organizar ningún pogromo. Pero también pensamos que la mejor manera de impedir las reacciones siempre imprevisibles de un antisemitismo de instinto es organizar un antisemitismo racional”. Seguramente esa moderación lo llevó a pedir que se privara de la ciudadanía a los judíos.
En respuesta al gobierno que prohibió a la prensa incitar al odio racial, Brasillach publicó el artículo “El asunto simio”, en el que sustituyó la palabra judío por mono: “¿Vamos al teatro? La sala está repleta de monos. Se cuelgan por todos lados, en el palco, en el escenario. ¿En el ómnibus, en el metro? Monos. ¿Me siento inocentemente en un bar? A derecha y a izquierda los monos se acomodan. Su habilidad para imitar los gestos de los hombres hacen que, a veces, no los reconozcamos enseguida…”.
Prisionero liberado. En setiembre de 1939 lo llamaron al Ejército y en junio del año siguiente fue hecho prisionero por los alemanes. Pasó diez meses en campos de internación junto a soldados compatriotas. Allí escribió la obra de teatro Berenice, el Diario de un hombre ocupado y la novela Los cautivos.
Poco después de su internación, la Embajada alemana comenzó gestiones ante las autoridades del Reich para lograr que lo liberaran. De vuelta a París, Brasillach habló en un acto organizado por Je suis partout, en el que fundamentó la necesidad histórica de una Francia fascista. Gallimard reeditó El proceso a Juana de Arco, muy elogiado por sus valores ideológicos en la Nouvelle Revue Francaise, que dirigía el fascista Drieu la Rochelle.
Brasillach desayunaba y almorzaba en el Instituto Alemán, se fotografiaba en las recepciones en compañía de nazis uniformados y seguía escribiendo contra los judíos, que ahora ya no eran simios sino ratas. Cuando los atentados contra la ocupación empezaron a hacerse visibles, sumó un nuevo enemigo: los terroristas de la Resistencia, como los llamaba.
Cada semana Je suis partout, del que Brasillach era redactor en jefe, publicaba una columna de denuncia: fulano es comunista ¿es posible que yo sea el único que lo sabe?; el que firma los artículos de tal periódico de Avignon con el seudónimo de Lubert no es otro que el judío Lussy; el judío David Rubiné sigue ejerciendo la medicina a pesar de que Vichy se lo prohíbe; aquel, que es sospechoso de colaborar con la Resistencia vive en tal calle.
Colaboracionista de corazón. El 13 de octubre de 1943 abandonó la dirección del semanario por discrepancias con el resto de la redacción. En el juicio, la decisión se esgrimió como prueba de que el acusado no compartía el extremismo de sus compañeros y que se sentía francés antes que nazi. Sin embargo, los documentos que ofrece Kaplan, prueban que los alemanes nunca consideraron su alejamiento como una defección.
Cuando el gobierno provisional de De Gaulle declaró ilegal la prensa colaboracionista y ordenó confiscar sus bienes, la mayoría de los redactores de Je suis partout huyeron a Alemania. Brasillach se negó. Reunió algunos libros y se mudó a un altillo. “Si los judíos vivieron encerrados en armarios durante casi cuatro años. ¿Por qué no imitarlos?”, anotó en su diario.
El 21 de agosto de 1944 fuerzas del Comité Francés de Liberación Nacional detuvieron a su madre. Cuatro días después, desde su refugio, Brasillach escuchó las campanadas de Notre Dame celebrando la liberación. No sabía que la madre estaba presa ni que habían detenido a su padrastro y a Bardèche. Recién un mes después, un amigo se atrevió a contarle lo sucedido. Brasillach decidió entregarse.
Cofradía masculina. En los meses que pasó en la prisión de Fresnes, reforzó su credo fascista y se dedicó a la literatura: escribió obras de teatro, ensayos, tradujo a Shakespeare y comenzó a planear la publicación “póstuma” de su obra.
Ya antes de la liberación, De Gaulle había comenzado a preparar el marco jurídico que debía respaldar el juicio a los colaboracionistas. Había puesto cuidado en basarse en el Código Penal vigente antes de la guerra y no crear nuevos delitos. El Código castigaba con la muerte a “todo francés que en tiempos de guerra sostenga inteligencias con una potencia extranjera o con sus agentes, en vistas a favorecer la empresa de esa potencia contra Francia”. En ese artículo, el número 75, se basó el juicio a Brasillach.
Los protagonistas. Los juicios contra quienes, desde la prensa, habían apoyado la ocupación alemana -apunta Kaplan- proliferaron, pues eran de fácil instrucción: bastaba con reunir los artículos, marcar los pasajes más comprometedores y llamar a algún testigo. El de Brasillach, en particular, prometía destacarse por la fama del acusado y las dotes oratorias del fiscal y el defensor.
El pasado de estos últimos revela que las fronteras entre colaboracionistas y patriotas no eran tan francas en la Francia recién liberada. A Jacques Isorni se lo tenía por uno de los más prestigiosos abogados defensores del foro parisino. Admirador de Maurras y partidario del mariscal Pétain, a quien poco después también defendió ante la justicia, durante la guerra Isorni había considerado a De Gaulle un desertor.
El fiscal Marcel Reboul había integrado el sistema judicial de Vichy. Había prestado, como era obligatorio, juramento de fidelidad a Pétain pero -según su hija- también siempre había hecho lo posible para blanquear los expedientes de judíos y opositores.
Quedaba claro que entre el Poder Judicial de antes y después de la guerra, y el de Vichy, había fuertes líneas de continuidad. La depuración alcanzó solo a los responsables de firmar deportaciones y sentencias de muerte.
El juicio. El 19 de enero de 1945 en un París liberado, pero en una Francia todavía en guerra, comenzó el juicio. La sala estaba llena. Entre el público se encontraban el filósofo Maurice Merleau-Ponty, Simone de Beauvoir y representantes de los principales diarios de la Resistencia.
Brasillach escuchó con atención los cargos y respondió con mesura. Isorni le había pedido que su conducta desmintiera la fama de violento que lo precedía. Eso no le impidió defenderse sin concesiones.
Reboul lo acusó de mantener relaciones carnales con el enemigo. Citó todos los pasajes de su obra que denotaban la seducción del escritor por el ritual y la potencia del nazismo. El fiscal golpeó bien: el rumor sobre la homosexualidad de Brasillach era un secreto a voces y en sus textos abundaban connotaciones homoeróticas como la belleza de los muchachos, la intimidad de las amistades masculinas, entre otras. Reboul apeló a los sentimientos más conservadores del jurado.
Presentó lo más odioso de sus artículos: las denuncias y la instigación. En su última intervención, en voz baja y mirando de frente al acusado, le dijo que había leído y releído su obra buscando encontrar una palabra de piedad y no la había encontrado.
La condena. “Es un honor”, dijo claro y fuerte, Brasillach cuando le leyeron la sentencia. A partir de ese momento, como era norma con los condenados a muerte, lo recluyeron en una celda de aislamiento, encadenado.
Francois Mauriac se puso al frente de la campaña para salvarle la vida. Escribió en Le Figaro apelando a la caridad cristiana y a la necesidad de cerrar las heridas. Albert Camus le replicó desde Combat acusándolo de ser portavoz de un dilema falso: odio o perdón. Francia, dijo, tiene necesidad de justicia. Igual Camus firmó por él basándose en su oposición ideológica a la pena de muerte.
Tras largas discusiones sobre el contenido y el tono de la petición, comenzó a circular una carta pidiendo por Brasillach. Se sumaron Colette, Jean Anouilh, Paul Claudel, Jean-Luis Barrault, Paul Valéry, Maurice de Vlaminck y Jean Cocteau. Entre los que se negaron a acompañarla se cuentan Picasso, Gide, Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir.
Nace el mito. Con el tiempo Brasillach se benefició de una doble reivindicación. Unos eligieron recordarlo solo por sus novelas y ensayos. Otros hicieron de su legado político objeto de culto. Para Jean-Marie Le Pen del Frente Nacional, Brasillach es el romántico sacrificado por sus ideas, el brillante que murió antes de tiempo. O para decirlo en palabras de Kaplan: el “James Dean del fascismo”.
Lo que escribió Hannah Arendt sobre Ezra Pound, vale también para Brasillach: si antes de la guerra el antisemitismo del poeta podía ser un asunto privado, sin efectos políticos, no lo era denunciar judíos -o comunistas, resistentes- cuando se los estaba exterminando. Es a esa responsabilidad de los hombres de letras a la que se refiere De Gaulle en sus Memorias.
También es cierto que Brasillach pagó culpas propias y ajenas y que su muerte le ahorró igual destino a otros periodistas tan o más radicales que él. Después de su fusilamiento no hubo más ejecuciones de escritores. A sus colegas de Je suis partout les conmutaron la condena a muerte por trabajos forzados y luego los amnistiaron. Lucien Rebatet, uno de los duros de su grupo, autor de Los escombros, libelo antisemita, éxito de ventas bajo la ocupación, reconoció la deuda: “Él nos salvó la vida, muriendo primero”.

06
Mar
10

¿enseñar o no enseñar?

[05/03/2010]
INQUIETUD POR EL ÁREA EDUCACIÓN
El gobernador recibió al presidente de la D.A.I.A. Corrientes
Directivos de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentina (DAIA) – filial Corrientes, concretaron hoy la primera visita protocolar al gobernador de la provincia, Ricardo Colombi, desde que el mandatario asumió el cargo.
Promediando la mañana conversaron con el doctor Colombi en el despacho oficial de la Casa de Gobierno, el presidente de la DAIA, doctor Samuel Tolcachier y los secretarios Marcos Esquenazi y Silvio Clebañer, quienes presentaron sus saludos y auguraron éxitos en su gestión al actual gobernador.
Destacaron el párrafo del mandatario en su mensaje en la asamblea legislativa (el 1 de marzo) con respecto al rubro educación de la provincia y básicamente expresaron su interés en que se ponga en marcha la ley del Ministerio de Educación sobre la enseñanza del holocausto en los colegios y establecimientos educacionales de la provincia.
Otro punto sobre el cual giró la entrevista con el gobernador estuvo vinculado al acuerdo de gobernabilidad, que en su momento también coincidieron el arzobispado y la D.A.I.A. , abogando para que se actualice y derive en el bienestar de todos los correntinos, “estamos en la postura de agiornarlo”, dijo con tono optimista Samuel Tolcachier ante la inquietud de la prensa.
El presidente de la D.A.I.A. – Filial Corrientes, comentó la invitación que se le hizo al jefe de Policía de la provincia, a través de la Embajada de Israel, para ir el 16 de junio a Buenos Aires a una reunión en la Universidad de Belgrano, donde se abordará el tema de la peligrosidad de los grupos armados, que se habla que están en América Latina.
También pusieron en conocimiento del doctor Ricardo Colombi de la visita que hará en mayo el embajador de Israel en la Argentina, informándole que un día el diplomático lo va a dedicar a la actividad protocolar en su relación con el Estado, llegando hasta la Casa de Gobierno, el Arzobispado y la Municipalidad de esta Capital; “el otro día el embajador lo dedicará a la colectividad judía en Corrientes”.
A propósito, adelantaron que durante la presencia del embajador israelí en Corrientes, la D.A.I.A. local tratará de establecer algún convenio sobre actividades que se podrían desarrollar en nuestra provincia.-
(fuente:diariolarepublica.com.ar)
19
Feb
10

¿pero entonces no se están tirando bombasos todo el día?

19-02-10
Cultural
DOS NOVELAS DE DAVID GROSSMAN
El Israel profundo
Andrea Blanqué
PARA ALGUNOS uruguayos Israel es sinónimo de imágenes televisivas de soldados pertrechados impecablemente, tanques de última generación y casas destruidas en la Franja de Gaza. Este estereotipo con que martillean una y otra vez los medios de comunicación no se condice con los libros de David Grossman, ni con el cine de Amos Gitai, por ejemplo. Sus obras muestran una realidad mucho más compleja y profunda que los lugares comunes que se manejan a menudo con ligereza.
David Grossman (Jerusalén, 1954) ha publicado numerosos libros -novelas y ensayos- traducidos a casi treinta lenguas. Además de escritor, incluso adaptado al cine, es un conocido activista por la paz. Sus novelas son frondosas narraciones de particular estilo, aunque también tiene algún libro de no ficción: por ejemplo Presencias ausentes. Conversaciones con palestinos en Israel (1992).
Grossman fue muy citado cuando en 2006 Hezbollah atacó Israel desde el sur del Líbano. Israel contestó con la capacidad bélica que la caracteriza y se desató la destructiva Segunda Guerra del Líbano. Después del ataque del grupo extremista islámico, y antes de que Israel respondiera hubo un tenso lapso en el que David Grossman, junto a otros dos afamados escritores -Amos Oz y A.B. Yehoshua- dio una conferencia de prensa, argumentando que Israel no debía contestar la provocación de Hezbollah, y pidiendo encarecidamente que no lo hiciera. El ruego no fue atendido. Pocos días más tarde uno de los tres hijos del escritor Grossman, Uri, de veinte años, que estaba movilizado como sargento de una unidad de tanques, murió víctima de un misil.
Traducidas al español hoy circulan dos de las novelas de Grossman: la premiadísima Llévame contigo (2000) y Tú serás mi cuchillo (1998), cuyo título evoca una tremenda frase de Kafka en su correspondencia con Milena: “amor es que tú seas el cuchillo con el que yo hurgue en mi alma”.
Las dos son bien distintas, aunque ambas transcurren en Jerusalén, ciudad única que se siente, se huele y se adora. También ambas tratan del amor entre un hombre y una mujer prácticamente desconocidos entre sí, que se buscan con desesperación, y después de múltiples periplos internos y externos se encuentran.
NOVELA DE FORMACIÓN. Llévame contigo tiene la particularidad de ser una novela sobre adolescentes. No quiere decir ello que sea “para” adolescentes, y se desmarca de los libros que el marketing hace proliferar como si a los quince años se fuera un cerebro a media máquina, cuando justamente es el momento en el que se produce el shock del encuentro con la gran literatura. Aquí un chico de 16 años, Asaf, aparentemente normal (sí, hay adolescentes que no están en estado de crisis permanente) y que pertenece a una familia armoniosa y funcional (sí, también las hay), vive una curiosa experiencia. Queda solo, durante unas vacaciones, mientras sus padres y su hermanita han viajado a Estados Unidos a ver a su hija mayor, Reli, que ha decidido no vivir más en Israel dadas las difíciles relaciones entre judíos y árabes. Entonces Asaf, un liceal, obtiene un trabajito de verano en el Ayuntamiento de Jerusalén: debe encontrar los dueños de los perros perdidos de la ciudad. Su primera candidata es Dinka, una perra adorable e inteligente, quien llevará a Asaf hacia su ama, Tamar, otra chica, que al igual que él tiene 16 años.
La novela se construye en dos líneas paralelas que el lector presiente próximas a cruzarse algún día. Ambas líneas son las vidas de Asaf y Tamar, tan distintos, y sin embargo, tan necesitados de amor por igual.
Tamar es una chica que se ha escapado de su casa, un hogar donde fluía el consumo y el dinero pero donde dos padres han sido incapaces de entender y apoyar a sus conflictivos y talentosos hijos adolescentes. Ella tiene una voz extraordinaria, pero ha desistido del conservatorio para lanzarse a ser una cantante más en el mundillo del arte callejero de Jerusalén que, al parecer, es un asunto floreciente. En verdad, la chica ha huido en busca de su hermano mayor, Shaí, un guitarrista genial pero hundido en la heroína y en el peor de los submundos.
A raíz de Shaí y de Tamar, el lector desciende a los infiernos de Jerusalén, y se sorprende de cómo en una sociedad modélica como la de los judíos de Israel y con una policía tan eficiente como la israelí, puedan coexistir las más siniestras mafias, cuyas principales víctimas son jóvenes colgados de la droga con familias devastadas detrás.
Llévame contigo es una mezcla de novela de aventuras con un toque policial, pero sobre todo es una novela de formación, donde dos chicos aprenden a ser ellos mismos y a comprender qué quieren y qué no quieren de la vida. Y, por supuesto, encuentran ¡por fin! al otro a través del amor y de su sucedáneo, el sexo.
la estrella de sus ojos. Tú serás mi cuchillo no se desarrolla en los submundos de Jerusalén, ni trata de drogadictos ni de mafias ni de padres egoístas e implacables. Se trata de dos seres perfectamente integrados.
Los protagonistas son un hombre y una mujer cultos, de clase media, casados cada uno por su lado y ambos con un hijo que constituye algo así como “la estrella de sus ojos”. No se olvide que los judíos fueron el pueblo que inventó, además del monoteísmo, la monogamia. Recuérdense por ejemplo las historias míticas de Adán y Eva, de Abraham y Sara, de Rebeca e Isaac. La monogamia significó un avance en la civilización, en tiempos en que la poligamia y la acumulación de concubinas era la norma. La consecuencia de la monogamia es que el hijo de la pareja pasa a ser el símbolo sagrado de esa unión, que atraviesa todas las pruebas a lo largo de la vida.
En Tú serás mi cuchillo, Yair y Miriam (dos monógamos), se permiten sin embargo la transgresión del adulterio a través de cartas de papel.
Yair es un librero de 33 años, propietario de una muy buena librería de viejo, que en una fiesta de exalumnos de un liceo al cual concurrió descubre a una hermosa profesora de 40 años. Ella no lo ve. Él sí y escucha su nombre. La observa sin que ella se dé cuenta y la siente hablar y oír a los otros. A partir de allí, comienza a enviarle cartas a la dirección del liceo.
En esas cartas le propone una relación exclusivamente epistolar, pero por el tono de la primera carta, Yair está dispuesto a mostrar en esos papeles lo más profundo de sí mismo. Sorprendentemente, Miriam contesta. El setenta por ciento de la novela está compuesto exclusivamente por las cartas de Yair, y si bien no se sabe qué responde Miriam, es evidente que entre ambos casi desconocidos se genera una relación amorosa y hasta erótica constituida de palabras, a lo Kafka y Milena.
¿Las palabras pueden sustituir al cuerpo? ¿Qué es lo que se ama cuando no hay cuerpo? Es la gran pregunta que planea a lo largo de la novela. Pero la narración, al final, incluye también el diario íntimo de Miriam, y allí el lector conoce a un extraordinario personaje con un pasado complejo y turbulento, madre heroica de un niño discapacitado, una mujer fuerte y a la vez llena de sensibilidad y tozudez por el hombre y el hijo amado, que evoca los grandes personajes femeninos de la Biblia hebrea.
La belleza de ambas novelas es abrumadora. Amenas, llenas de vueltas de tuerca, inteligentes, con abundantes referencias literarias y artísticas, se ganan la adhesión del lector por contar de forma atrapante historias magníficas y por su profundo mensaje moral y humano. Como trasfondo está la sociedad israelí, compleja, productiva, ancestral y a la vez novísima. Todo un aprendizaje.
LLÉVAME CONTIGO y TÚ SERÁS MI CUCHILLO, de David Grossman, Seix Barral, Barcelona, 2002. 539 y 445 págs. respectivamente.
(fuente: paíscultural)
19
Feb
10

afirmó Eco que los jóvenes ya no leen el periódico…

Umberto Eco: “Internet es una parodia de la enciclopedia porque también incluye información falsa
Noticias EUROPAPRESS | 17/02/2010
El filósofo y escritor italiano Umberto Eco, quien fue investido hoy doctor honoris causa por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, afirmó que Internet es una “especie de parodia de la enciclopedia que reúne todo el saber del mundo, porque incluye también información falsa”, por lo que consideró que el medio ha “fracasado en su intento por ordenar el conocimiento del mundo disponible”.
Así, Eco, quien ha sido investido honoris causa por 38 universidades del mundo hasta la fecha, señaló que la función de la cultura “no es sólo conservar cosas, sino, también, saber desecharlas, indicando, en este sentido, que una biblioteca es la imagen representativa de una cultura “no sólo por los libros que tiene, sino también por los libros que no ha querido tener”.
Asimismo, el autor de la novela ‘El nombre de la rosa’ aludió durante su discurso, pronunciado en italiano, al “sueño de toda filosofía y de toda ciencia por conocer y definir las cosas por su esencia”, aspiración que ilustró haciendo un recorrido por las diferentes herramientas que ha utilizado el ser humano por realizar un compendio del conocimiento existente, entre ellas, la enciclopedia durante el Barroco.
De este modo, recordó que fue con Francis Bacon con quien se abrió camino a la idea de una enciclopedia basada en datos derivados de la experiencia científica y sobre una crítica de las falsas opiniones del pasado, como un repertorio “abierto y en continuo desarrollo”, para referirse después a Emanuele Tesauro y su ‘Indice Categórico’, donde éste propone el modelo de metáfora como forma de descubrir relaciones todavía inéditas entre los datos del saber.
No obstante, para Eco el proyecto más “completo y articulado” en este sentido es del Wilkins, quien en ‘An essay torrad a real carácter andad a philosophical language’ elabora una “colosal” reseña del saber y establece una tabla de 40 géneros mayores para después subdividirlos en 251 diferencias peculiares y derivar de ellas 2030 especies.
Destacó el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades las relaciones entre la enciclopedia barroca y la World Wide Web, indicando que el WWW no es un sistema ordenado de géneros y especies, sino una lista “infinita e indefinida” de fenómenos, definiciones, descripciones o propiedades.
“La web es incapaz de reducir al orden su propia multiplicidad ni nos ofrece instrumentos para crear desde su caos un orden posible”, afirmó, reconociendo, sin embargo, que “cualquier orden posible de nuestros conocimientos tendrá que ser elaborado usando la enciclopedia infinita de la web, pero sin sucumbir al vértigo de su laberinto”.
“EL LIBRO ES LA MAXIMA GARANTIA DE CONSERVACION”
También afirmó Eco que los jóvenes ya no leen el periódico, sino que acuden a internet y consideró el fenómeno de la aparición de la prensa gratuita, señalando que éstas publicaciones ofrecen en su primera página “todas las noticias de orden internacional que nos pueden servir”. No obstante, aseguró que la prensa “no va a morir mañana” y que durarán “mientras los viejos los lean”.
Respecto al libro electrónico y su posible influencia en la desaparición del libro tradicional, el escritor defendió que éste último es el “mejor modo de transmitir información. “El libro de papel es como una cuchara o un cuchillo, una vez inventado ya no se puede prescindir de ellos”, destacó.
Consideró, asimismo, que no existe “ninguna garantía” de que los a artilugios informáticos puedan conservar siempre la información que almacenan, mientras que los libros son la “única garantía de conservación que existe en estos momentos”.

(fuente: hoytecnologia.com)

14
Feb
10

qué valientes! terrible lucha, eh?

Francia lucha contra el antisemitismo con la traducción del diario de Ana Frank a persa
14/2/2010
Itongadol/AJN.- La cantidad de incidentes violentos contra los judíos se duplicó en 2009 en los países europeos después de la operación israelí en Gaza. El embajador de Francia en Israel aseguró que su gobierno trabaja para protegerlos. En ese país se inició un proyecto para la traducción de libros como “El diario de Ana Frank” al árabe y al persa, a modo de combatir la negación de la Shoá.
El año 2009 vio un fuerte aumento en el número de incidentes antisemitas en Francia, y en particular en las amenazas y la incitación contra los judíos. Pero el embajador de Francia en Israel, Christophe Bigot, aseguró que su gobierno está trabajando para combatir el fenómeno.
Bigot, señaló el jueves que, como parte del esfuerzo, se están traduciendo los libros sobre el Holocausto al árabe y al persa, que luego son distribuidos en el mundo musulmán.
El embajador subrayó que el fuerte aumento del antisemitismo deriva del gran número de incidentes que tuvieron lugar en enero de 2009, tras la operación israelí en Gaza. Se negó a vincular los dos hechos, pero señaló que 354 casos de amenazas y agresiones contra los judíos tuvieron lugar durante ese mes.
El diplomático aseguró que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, lucha contra el antisemitismo con firmeza. “Este asunto es una de las principales prioridades de Sarkozy desde su período como ministro del Interior, y por supuesto, ahora como presidente”, expresó.
Según Bigot, los esfuerzos del gobierno para erradicar el antisemitismo incluyen la conmemoración del Holocausto y la designación de los equipos de aplicación de la ley especial para combatir el fenómeno.
El ministro de Asuntos Exteriores francés ha unido fuerzas con una asociación de trabajo para evitar la negación del Holocausto en los países árabes mediante la traducción de libros en árabe y persa. Se trata de traducciones de obras famosas, como los libros de Primo Levi y el diario de Ana Frank.
“No debemos olvidar que el antisemitismo es un fenómeno mundial”, dijo el embajador.
AF
08
Feb
10

EL CASO DREYFUS

EL CASO DREYFUS

22 de diciembre del año 1894. Prisión de Cherche-Midi. El capitán de artillería Alfred Dreyfus aguarda la decisión de los siete jueces que componen el tribunal militar encargado de juzgarle bajo el grave delito de traición. El juicio había comenzado cuatro días antes bajo la presidencia del coronel Maurel. A pesar de las protestas del abogado de Dreyfus,Edgar Demange, se acordó un juicio prácticamente clandestino.
La acusación se basaba en un sólo documento, el bordereau, una lista escrita a mano que entre otras cosas detallaba las características de un nuevo cañón francés. El documento había sido encontrado en la papelera por una señora de la limpieza (y espía del contraespionaje francés) del agregado alemán, comandante Max Von Schwartzkoppen. El bordereaullegó a las manos del mismísimo Ministro de la Guerra francés, el generalAuguste Mercier. Se ordenó una investigación y muy pronto las sospechas recayeron sobre el capitán de artillería Dreyfus, que era de origen alsaciano y viajaba con regularidad a Alemania. La prueba de más peso contra el capitán judío era la escritura de la lista, que se asemejaba a la del propio Dreyfus.
El antisemitismo estaba tan extendido en Francia como pudiera estarlo en otros países europeos, aunque los ciudados semitas de la Tercera República tenían un nivel de vida mejor que el de los judíos del Este. Aunque muchos ojos no les tuvieran en buena consideración, un judío francés al menos no tenía que temer por su vida.
Aun así, los círculos antisemitas gozaban de mucha influencia en la vida política francesa. La Junta Militar temía que un nuevo escándalo hiciera zozobrar al inestable gobierno francés. Ya en 1892 un escándalo financiero relacionado con el canal de Panamá había azotado a un centenar políticos franceses, entre ellos el futuro Primer Ministro George Clemenceau, que perdió su escaño en 1895 a causa de la corruptela de Panamá. Era una época convulsa para Francia, y aquel mismo año de 1894 el presidente de la República Sadi Carnot había sido asesinado por un anarquista italiano. Ante tal situación los oficiales del alto mando, temiendo que los periódicos derechistas acusaran al ejército de encubrir a un traidor judío, optaron por organizar un juicio rápido y deshacerse de Dreyfus lo más pronto posible.
Junto con el bordereau el tribunal dispuso de la acusación del comandante Hubert-Joseph Henry, quién aseguró que un informador le había mencionado el nombre de Dreyfus como el del espía al servicio de los alemanes. Cuando se le volvió a preguntar, el comandante Henry juró sobre un crucifijo.
El juicio no sólo se intentó ocultar a la opinión pública sino que fue altamente irregular. Se entregó al tribunal (que se encontraba deliberando) un dossier que la defensa desconocía por completo. Tal dossier contenía aparentemente una serie de documentos al parecer manipulados para hacer coincidir todas las pruebas contraDreyfus, más un memorándum escrito por el comandante Du Paty en el que se había basado una maliciosa biografía del capitán de artillería.
Aquél 22 de noviembre el capitán Alfred Dreyfus era declarado culpable por el tribunal militar del coronelMaurel. Inicialmente enviado a la isla de Ré, el supuesto traidor sería llevado a pasar el resto de sus días en la prisión de la Isla del Diablo (retratada en la magnífica película Papillón), un agujero infecto situado en la costa de la Guyana Francesa. La siguiente humillación por la que tuvo que pasar Dreyfus fue su degradación pública en el Campo de Marte, don

de el general Darras le arrancó sus galones y rompió su sable. El orgulloso capitán de artillería no dudó en gritarle al general: “¡Está usted degradando a un hombre inocente! ¡Viva Francia! ¡Viva el ejército!” La gallardía y sangre fría de Dreyfus impresionaron a algunos asistentes, aunque la mayoría pidió la ejecución a gritos mientras el prisionero fue conducido frente a la multitud. El nombre de Judas también fue invocado en repetidas ocasiones.
¿Fue el antisemitismo la única razón por la que Dreyfus se vio envuelto en una tapadera tan indigna? Obviamente no. La intrincada historia tras la acusación del capitán de artillería sigue siendo debatida e investigada a día de hoy por los historiadores. Ya he citado el miedo del Alto Mando a la prensa reaccionaria de derechas. Veamos otras causas.


Alfred Dreyfus era judío, algo que no era bien visto por una gran mayoría de la población. Alfred Dreyfusprocedía de una familia rica. Otros militares se habían visto avocados al ejército para sobrevivir. El capitánDreyfus se había graduado con honores en la École polytechnique y la Escuela Superior de Guerra protagonizando una meteórica carrera que le llevó a formar parte del Estado Mayor de la Armada. El carácter distante de Dreyfus tampoco le ayudó a granjearse muchos amigos en el ejército. Sumando todos estos inconvenientes queda claro que el oficial no era un hombre popular entre sus colegas.
Otra de las teorías más recientes convierte al “caso Dreyfus” en una tapadera de la sección de contraespionaje (el Bureau de Statistique) que tuvo al capitán de artillería como cabeza de turco. El teniente coronel Sandherr, jefe del servicio de contraespionaje, en connivencia con el comandante Ferdinand Walsin Esterházy, miembro en el pasado del Bureau de Statistique, trataran de despistar al gobierno alemán sobre un proyecto secreto relativo al cañón de 75mm modelo 1897. Con el bordereau ofreciendo detalles al gobierno germano sobre un cañón distinto, el proyecto del cañón 75 habría pasado desapercibido. En tal caso, Dreyfus habría sido una pieza más del engaño urdido por el contraespionaje francés, una “baja necesaria”, por decirlo así.

Tan pronto como estalló el caso el gobierno alemán envió sucesivas notas de protesta negando cualquier participación en el caso Dreyfus (aunque, si todo hubiera sido cierto, ¿qué gobierno confesaría haber realizado labores de espionaje?). Y desde el mismo momento en que Dreyfus partía hacia un terrible exilio, hubieron ojos lo bastante abiertos como para ver que allí había algo que olía mal.
¿Cómo era posible que ante la perspectiva de ser enviado a la Guyana Francesa aquél espía siguiera declarando su inocencia? ¿Cómo no se avenía a proporcionar información, nombres y fechas, o de sus contactos alemanes? ¿Tan alta era su lealtad hacia Alemania?
El 15 de marzo de 1895 Dreyfus llegaba a la Isla del Diablo. En Ré el capitán había recibido algunas visitas de su mujer, pero en la lejana isla tropical se encontró solo, acompañado únicamente de sus vigilantes. La petición de la señora Dreyfus de acompañarle a la Isla del Diablo le fue denegada. Aguantando la humedad, el calor, y meses de incesante lluvia, Dreyfus languideció en una pequeña cabaña rodeado de guardias que tenían prohibido hablar con el prisionero, el Judas francés. En los primeros momentos de su encierro el jefe de los guardias, llamado Lebars, se convirtió en el Javert particular de Dreyfus, haciéndole la vida imposible. Obligado a realizar todo tipo de trabajos y con una alimentación pésima, el ex-capitán de artillería acabó enfermando. La mediación del médico de la prisión fue crucial, y se aseguró de que a partir de entonces las condiciones del prisionero no fueran tan duras.
La estancia de Dreyfus en la terrible isla se convirtió en una historia de supervivencia como la que podemos ver en el mismo film Papillon o en otras películas carcelarias. Sabiéndose inocente, Dreyfus hizo todo lo que pudo para mantener su salud y no volverse loco. Algún día volvería a Francia y limpiaría su nombre. Su rutina diaria incluía ejercicio físico, leer libros, escribir, llevar un diario y cualquier cosa que le mantuviera ocupado. Escribía incesantemente, preparaba su defensa, se comunicaba por carta con su mujer, su abogado, y todo aquél que quisiera leer su historia. Mientras el terrible clima iba haciendo mella en la salud del soldado,Dreyfus seguía declarando su inocencia a un mundo que parecía haberle olvidado.
Los familiares y amigos de Alfred hicieron circular rumores de fugas y castigos, de reglas que el prisionero tenía que obedecer, sólo para mantener vivo su caso. Por contra, aquellos persistentes rumores llevaron al gobernador de la Guyana a redoblar las medidas de seguridad. Mientras, en Europa, su mujer trataba de reabrir el caso. El tiempo, inexorable, seguía pasando. El año 1895 pasó y Dreyfus seguía confinado en la Isla del Diablo con una salud cada vez más precaria. En septiembre de 1896 dejó de escribir en su diario. Afirmaba por entonces que no sabía cual sería el día en que perdería la cabeza por completo. Sin embargo la voluntad del prisionero se acabó imponiendo, y poco a poco fue saliendo de ese negro pozo depresivo. Poco a poco las cosas parecían que iban mejorando. Dreyfus fue trasladado a una cabaña mayor y mejor acondicionada, mientras que las cartas que le iba enviando su mujer parecían ser cada vez más esperanzadoras.
El hermano de Dreyfus, Mathieu, llevaba mucho tiempo luchando por la causa de su hermano, y había ganado un poderoso aliado en el periodista judío Bernard Lazare. Los escritos de Lazare, las peticiones de la mujer de Dreyfus y la campaña de Mathieu despertaron muchas conciencias y fueron avivando el fuego que llevaría a la exoneración del una vez capitán de artillería Alfred Dreyfus.

En aquel mismo año, 1896, fallecía el coronel Sandherr. El teniente coronel Marie-Georges Picquart fue nombrado su sucesor como jefe del servicio de contraespionaje. Tras tomar posesión del cargo Picquartinvestigó los papeles y documentos relativos al caso a pesar de las trabas que puso el comandante Henry. El militar comprobó con horror que Dreyfus era inocente, y que el autor de del famoso bordereau era el comandante Esterházy. Al comunicar sus averiguaciones Picquart se dio cuenta de que el Alto Mando sólo quería salvaguardar su imagen y su buen nombre. Dreyfus continuaría sufriendo su condena mientras quePicquart era destinado a Túnez. Entretanto, una junta militar absolvía a Esterházy.
Henry fue más allá en su lucha por mantener la culpabilidad de Dreyfus, y cuando la esposa de éste solicitó la reapertura del caso, Henry envió un documento escrito por él mismo (el “falso Henry”) en el que reitera sus acusaciones de traición hacia Dreyfus y trata de demostrar que un embajador italiano había escrito a Von Schwartzkoppen hablándole de las actividades de Dreyfus.
Con todas las contradicciones, indicios y alegaciones sobre la inocencia de Alfred Dreyfus, el escándalo tan sólo requería de una pequeña chispa para hacerlo estallar. El 13 de enero de 1898 la chispa saltó en forma de un (nunca mejor dicho) incendiario artículo publicado en la primera página del periódico L’Aurore. Había llegado la hora de Émile Zola.

Yo acuso no sólo marcó el estallido del escándalo respecto al caso Dreyfus, sino que demostró la influencia y el poder que podía llegar a tener un periódico, un periodista o una línea editorial. Por entonces, un indignadoZola se decidió a usar su influencia como destacado escritor para denunciar la injusta situación en la que se hallaba Dreyfus. Para ello escribió una carta abierta al presidente francés Félix Faure, y contenía fragmentos que no dejaban lugar a dudas acerca del infame proceder de unos militares corruptos. Zola puso toda la carne en el asador, buscando ser acusado y encarcelado para definitivamente hacer arder a las masas respecto al caso del pobre militar judío.

Tras la demoledora carta de Zola el gobierno no podía seguir mirando hacia otro lado por más tiempo. El por entonces Ministro de la Guerra, Godefroy Cavaignac, se ocupa de investigar todo lo relacionado con el “falso Henry”. Finalmente en julio obtiene una confesión del comandante Henry, quien es inmediatamente detenido y encarcelado. Al día siguiente muere en su celda. Una vez se conoce la verdad, las piezas van cayendo como fichas de dominó. El propio Cavaignac dimite mientras que Esterházy huye a Inglaterra.
El presidente Faure fallece en febrero de 1899. En junio de ese año, ante la evidencia de irregularidades en el juicio y con pruebas e indicios que exoneran al ex-capitán, se reabre el caso de Alfred Dreyfus. Se anula su sentencia y se ordena un nuevo consejo de guerra. A pesar de todas las evidencias, Dreyfus fue condenado de nuevo y sentenciado a 10 años de prisión. Sin embargo el nuevo presidente de la nación, Émile Loubet, le concede el perdón a Dreyfus, quien no vería su nombre limpio hasta el verano de 1906. Tan sólo entonces fue readmitido en el Cuerpo (con rango de comandante) y se le concedió la Legión de Honor y el mando de una unidad de artillería. Debido a los problemas de salud derivados de su estancia en la Isla del Diablo Dreyfus se retiró un año después, aunque más tarde serviría como voluntario en la Primera Guerra Mundial. Alfred Dreyfus fallecía en París el 12 de julio de 1935.

(fuente: grimoriovoynich.blogspot.com)




octubre 2018
L M X J V S D
« Feb    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos


este blog intenta reflejar de forma objetiva, pluralista y humanista los acontecimientos que nos rodean.
es por eso, que te invito a opinar y comentar (con respeto, claro está), así podremos comprender las distintas miradas de una misma moneda.

Top Clicks

  • Ninguna

Categorías

RSS es porque soy

  • sunnitas y chiítas
    La crisis en Egipto alerta sobre la sepación entre sunnitas y chiítas19.02.2011 La crisis en Egipto puso al descubierto un fenómeno sobre el cual no se puso tanto atención y es la verdadera... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • Sin título
    Fotos inéditas del Graf Spee revelan soplos de Batalla del Río de la PlataUna veintena de fotografías inéditas del acorazado alemán "Graf Spee", que se exhiben desde este viernes, revelan nuevas... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • Inéditas fotos nazis de Navidad
    La pesadilla antes de Navidad23.12.2010 15:42En épocas de fiestas, a modo de testimonio de una Navidad espeluznante, la revista Life dio a conocer una serie de fotos inéditas de una fiesta navideña... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • El mail de Facebook
    El mail de Facebook, a punto de lanzarse Facebook está realizando el anuncio en Estados Unidos Ya está todo preparado. Después de escuchar muchos rumores sobre el mail de Facebook, parece que... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]
  • En Uruguay se plantan dos variedades de tabaco
    Sábado 14.08.2010 Que PasaCaminos del tabacoNo muchos lo saben pero en el norte del país existen productores tabacaleros. Desde hace tres generaciones se han dedicado a un cultivo y a una... [[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

RSS amor vacío

  • ¿Por qué no?
    visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Condenada a muerte
    Ana Gabriela Rojas, El País.com Entrevista: Asia Bibi - Condenada a muerte en Pakistán "Me llamaron blasfema porque protesté" Ana Gabriela Rojas - Sheikhupura - 20/02/2011 La mujer, de 45... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • La Pena de Muerte
    por María Elena WalshFui lapidada por adúltera. Mi esposo, que tenía manceba en casa y fuera de ella, arrojó la primera piedra, autorizado por los doctores de la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Día Internacional contra la Violencia de Género
    Del género que sea22.11.2010 14:39Este jueves se conmemora el Día Internacional contra la Violencia de Género. El técnico celeste Oscar Tabárez, el director del Ballet del Sodre, Julio Bocca, y la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
  • Marcha por la Diversidad - Montevideo 2010
    Marcha por la DiversidadLe dieron color25.09.2010 La Marcha de la Diversidad reclamó este viernes por la despenalización del aborto en Uruguay, el matrimonio homosexual, la educación sexual y la... visitá mi "página seria": RES COGITANS (esporquesoy.wordpress.com), tc
Anuncios